lunes, 4 julio 2022

Renault Twingo Z.E. Ciudadano modelo

El Twingo se mueve como pez en el agua en medio del tráfico urbano, y ahora lo hace de forma silenciosa y sin emisiones contaminantes con el Renault Twingo Z.E. para convertirse en un ciudadano modelo. la marca del rombo esta volcándose con la nueva movilidad eléctrica y este urbano es una buena muestra de ello.

El Twingo se ha hecho eléctrico para adueñarse de la ciudad. Ya no hay motores de gasolina. El pequeño Renault Twingo Z.E., con sus compactas dimensiones –3,61 metros de largo por 1,65 de ancho–, ha nacido para sacar ventaja en cualquier escenario urbano, en silencio y sin emisiones.

Renault Twingo Z.E.

Urbanita 100%

Un ciudadano modelo. Y que se divierte en este escenario, donde la respuesta inmediata al acelerador lo hace muy ágil entre semáforos; sus 82 CV mueven los casi 1.200 kg con total soltura. Eso, con una conducción simplificada, como todo en el Renault Twingo Z.E., lo que se echa hoy de menos en eléctricos de nueva generación. Dispone de dos programas de conducción, Normal y Eco. Al segundo se accede desde una tecla poco a mano, escondida muy baja, lo que te obliga a despegar la espalda del asiento para pulsarla.

Renault Twingo Z.E.

Modo ‘ahorro’

Un modo ‘ahorro’ que interviene sobre la respuesta al acelerador, reduciendo la velocidad máxima de 135 a 108 km/h y que utilizaremos bastante en conducción urbana, pues mantiene intacta la aceleración y aumentamos la autonomía. Y es que hasta 50 km/h el motor no limita su capacidad, si bien al alcanzar esta cifra la potencia disminuye a 46 CV.

Renault Twingo Z.E.

Modo Eco

El modo Eco no es para carretera y, aunque el Renault Twingo Z.E. no es un coche para viajar, sí se adapta perfectamente al flujo de las vías interurbanas. Si vivimos fuera de la ciudad o hacemos una escapada de fin de semana, el pequeño eléctrico se siente a gusto con su excelente capacidad para acelerar, adelantando sin esfuerzo y manteniendo cruceros legales sin problemas, donde los ruidos aerodinámicos en un interior poco aislado, rompen el buen equilibrio en marcha.
De hecho, es un coche divertido en zonas sinuosas, con sensaciones muy directas a las órdenes del volante, sin inclinaciones de la carrocería evidentes y un eje trasero que llega a abrirse de forma progresiva si forzamos la situación.

Renault Twingo Z.E.

Tres niveles de retención

Para reducir la velocidad, por medio de la palanca del selector del cambio disponemos de tres niveles de retención, que en ciudad casi nos permite no tocar el pedal de freno, con un modo B3 que llega a detener el coche al levantar el pie del acelerador.
Su naturaleza urbana de este Renault Twingo Z.E. se manifiesta a la hora de cargar la batería que alimenta el propulsor colocado en la parte posterior, de 21,4 kWh de capacidad útil, ubicada bajo los asientos delanteros para lograr un reparto óptimo de pesos. Y es que no es posible recargar en corriente continua. Básicamente, toca hacerlo en cargadores domésticos; eso sí, con hasta 22 kW en corriente alterna trifásica, cifra que pocos coches ofrecen.

EN DATOS, Renault Twingo Z.E.

Autonomía

En 40 minutos cargaremos el 60%, para invertir una hora y media en una carga completa. Ésta nos da una autonomía de unos 190 km según indica en la pantalla al terminar la carga. ¿Reales? El consumo es reducido. En ciudad, con 12,4 kWh/100 km nos iremos más allá de los 220 km con buena temperatura. En ciclo mixto, con una conducción sin acudir al modo Eco, nos moveremos por encima de los 14 kWh/100 km, con lo que haremos unos 170 km.

La Clave.- Un urbano con todo el sentido para ser eléctrico, con un rango aprovechable en el día a día, con obligada carga doméstica, pero con una potencia elevada de hasta 22 kW a través de un cargador tipo wallbox. Muy agradable de conducir, es capaz de moverse por carretera con naturalidad, pero en distancias ajustadas.