Renault Twingo GT. Circuito urbano
PRUEBA

Renault Twingo GT. Circuito urbano

Cuando Renault lanzó su nuevo Twingo, las mentes maquiavélicas comenzaron a urdir algo más picante. Su naturaleza ?todo atrás? era un punto de partida perfecto, y para los urbanitas más dinámicos lanzaron esta versión GT, puesta a punto por Renault Sport.

Julián Garnacho

Julián Garnacho Twitter

15 de Agosto 2018 21:00

Comparte este artículo: 35 10

En mayo de 2013 estábamos todavía a un año de conocer la tercera generación del Renault Twingo, pero la firma francesa nos lo adelantaba con el impresionante Twin Run, un prototipo -inspirado en el legendario R5 Turbo y en el Clio V6- que utilizaba un motor 3.5 V6 con 350 caballos colocado en posición central. Así, era capaz de lanzar sus 950 kilos de peso hasta los 250 km/h de velocidad punta o de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos.

La versión de calle heredaba en cierta medida la esencia de aquel Twin?Run gracias a su naturaleza 'todo atrás' -tracción trasera y motor trasero-, pero había quien echaba en falta más potencia y un sutil toque maestro. En otras palabras, faltaba que Renault Sport pusiera su 'mano' sobre el pequeño utilitario de la firma del rombo.

En ese momento nació la hipótesis de un posible Twingo R.S., que finalmente se ha quedado en este GT, una versión que combina diversión, prestaciones y agilidad para convertir la ciudad en tu circuito diario.

El tono Naranja Sunset exclusivo para él -cuesta 409 euros-, los adhesivos negros, las llantas de 17 pulgadas o la doble salida de escape delatan a este GT, que apuesta por el conocido 0.9 TCe con una admisión específica -incluida la toma especial en el lado izquierdo-, entre otras mejoras, para pasar de 90 a 110 CV. Potencia que debe mover poco más de una tonelada.

El Twingo GT presume de la misma habilidad 'callejera' del resto, por lo que la ciudad es su hábitat favorito. Hay que hacerse al puesto de conducción, con un piso muy elevado y un reposapiés algo incómodo, pero te acostumbras. No estaría mal, dado su aire urbaníta, que se hubiera apostado por un cambio automático, pero Renault Sport ha trabajado en la caja manual de cinco marchas, que tiene mejor guiado y recorridos más cortos que en el resto de los Twingo. Así, da gusto recurrir al pie izquierdo y escuchar su motor subir de vueltas... Sólo escuchar, porque no hay cuentavueltas en este GT, por lo que para apurar las marchas debemos recurrir a la vieja fórmula: el oído.

En ciudad serás el rey del 'arranca-para'

Pero fuera de ese paisaje este Twingo GT no desentona. Sólo cuando hay viento lateral o el asfalto está muy roto muestra su peor cara, pues las suspensiones son bastante firmes para pegar al asfalto su carrocería en las curvas... Pero prepárate para poner a punto tus brazos con sus 3,9 vueltas de volante entre topes, una dirección demasiado lenta. Pero el Twingo GT no es nada torpe, y sólo tienes que ver sus datos de aceleración y recuperación. Además, tampoco gasta en exceso.

Las curvas le gustan, y se nota ese concepto 'todo atrás' por una dinámica especial, aunque debería ofrecer un modo 'Sport' -en su lugar tiene ECO-, en el que sus controles te dejaran disfrutar más de este deportivo de bolsillo.

LA CLAVE

Si te mueves mucho por ciudad y buscas algo diferente, este Twingo GT es ideal, pero en ese escenario ganaría con un cambio automático como el del Smart. Corre de sobra, gasta lo justo, se mueve como pez en el agua por calles estrechas, se aparca bien... En carretera no se achanta y ofrece diversión por su tracción trasera.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
neckmarine