Volkswagen e-UP! Style. Electroagilidad
258 KM DE AUTONOMÍA

Volkswagen e-UP! Style. Electroagilidad

La movilidad eléctrica ha llegado para quedarse, sobre todo en nuestras ciudades, y si lo hacemos con un utilitario como el e-Up!, muy ágil por su recortada figura y su agradable dinamismo, te lo pasas bien y, de paso, beneficias a la comunidad.

Gregorio Arroyo

Gregorio Arroyo

14 de Diciembre 2020 22:00

Comparte este artículo: 0 0

Vaya por delante que el nuevo e-Up! lanzado a finales de 2019 -el anterior, nacido en 2014, llevaba una batería de solo 18,7 kWh- parte de un proyecto que puso en el mercado otros dos productos casi clónicos, y también dotados ya de la batería de 36,8 kWh: el Seat Mii electric y el Skoda Citigo e iV. Y eso es una suerte, porque el cliente puede escoger entre tres alternativas, en función de afinidades hacia una marca u otra, la estética, el precio, los equipamientos... Y, por supuesto, según sea la oferta final que encontremos en cada concesionario, aspecto donde Volkswagen parece menos 'agresiva' -o más, según lo miremos- que las otras dos firmas del consorcio.

Funcional, sencillo y eléctrico

Sea como fuere, el caso es que hemos probado a fondo el modelo de la marca alemana -los tres se fabrican en la misma planta, también en ese país-, y con el acabado superior Style, que cuesta 940 euros más que el básico pero compensa con una mayor dotación de serie. En ese capítulo disfrutamos de lo imprescindible y un poquito más, pero conviene echar un vistazo a la lista de opciones porque hay elementos interesantes y con buenos precios: seis altavoces en vez de dos, los paquetes Hola Almacenamiento, Hola Tecnología y Hola Invierno... Y parece casi obligado pedir el cable opcional -180 euros- para enchufe doméstico, que debería ser de serie, pues el que trae el coche es el Modo 3 Tipo 2 de 32V para carga rápida. Lo que no está disponible es el navegador, un elemento clave en las ciudades que aquí deberemos suplir con nuestro smartphone -hay un soporte sobre el tablero-.

El e-Up! está bien hecho. Es más funcional que refinado o más austero que lujoso, pero el puesto de conducción cuenta con lo necesario, empezando por un cuadro analógico de fácil lectura y complementado por un display. Y los materiales son robustos y están bien ensamblados, los asientos son cómodos, hay más amplitud interior de lo que podría suponerse a la vista de su compacto exterior... Pero ofrece solo cuatro plazas, y llama la atención el volumen del túnel central, por más que no moleste a un quinto pasajero que nunca existirá. En cuanto al maletero, generosa capacidad también y formas aprovechables.

Así las cosas, estamos ante un vehículo cuya carrocería ya presume de practicidad. Pero esa virtud se acrecienta en el caso del e-Up! por su mecánica eléctrica, que puede no parecer muy enérgica -83 CV-, pero mueve de cine un conjunto de solo 1.235 kilos. Acelera desde parado en silencio casi total pero con brío -anuncia 11,9 segundos en el '0-100' y le medimos 10,8-; e incluso en carretera, pese a no parecer ése su medio natural, hace adelantamientos solventes.

Regulalo a tu gusto

Además, su tecnología eléctrica no es precisamente simple. Por ejemplo, permite elegir con rapidez -hay un botón delante del cambio- entre tres modos de conducción: Standard -disponemos de los 83 CV y podemos alcanzar 130 km/h reales, que son 136 de velocímetro-, Eco -potencia limitada a 68 CV y velocidad punta de 115 km/h-y Eco+ -54 CV y 90 km/h-. No obstante, si circulamos en el programa Eco+ y aceleramos a fondo, los 83 CV reaparecen de inmediato.

Y también podemos graduar el poder de retención en las deceleraciones mediante impulsos en la palanca del cambio automático. Si circulamos en D el coche no retiene nada al dejar de acelerar -sigue 'a vela' por inercia, lo cual es una gozada en ciertas situaciones-, pero podemos pasar a D1 -retiene un poco-, D2 -retiene algo más- y D3 -retiene ya con claridad-; e incluso podemos seleccionar el modo B, en el que retiene tanto al decelerar que acabaremos prescindiendo del freno a poco que le cojamos el tranquillo.

Volkswagen homologa 258 kilómetros de autonomía en ciclo mixto WLTP, una cifra considerable si hablamos de trayectos urbanos o periféricos, donde los recorridos diarios suelen de ser de 20, 30 ó 50 kilómetros. 80 ó 100 a lo sumo si vivimos lejos del trabajo. En ese sentido, va sobrado de alcance con los 32,3 kWh útiles que caben en su batería de 36,8 kWh. Porque en ciudad -solo con el conductor y sin climatización- registramos 12,1 kWh/100 km, y eso se traduce en 266 kilómetros teóricos. Distinto es si salimos a autovía, pues bajo idénticas condiciones de medición, a 120 km/h la media se va a 17,6 kWh/100 km: 183 kilómetros de autonomía. Ahí ya conviene sacar la calculadora o tener claro dónde cargaremos electricidad, operación que lleva 13 horas -carga completa- en un enchufe doméstico, casi 5 horas en un wallbox de 7,4 kW y una hora escasa cargando a 40 kW, que es el máximo del e-Up!. Y a través de su división Elli, Volkswagen nos instala ahora los cargadores ID. Charger de hasta 11 kW, a partir de 399 euros.

No obstante, durante nuestra prueba sometimos al eléctrico germano a un test de consumo algo más exigente: ritmo más 'vivo', mayor carga, climatización activada... Y ahí el promedio ciudad-carretera-autovía subió a 18,5 kWh/100 km -16,9 gastó en su día el Hyundai Kona 39 kWh y 21,9 el Peugeot e-208-, para una autonomía real de 174 kilómetros, que es el dato que nosotros tendríamos en mente.

En cuanto a seguridad, comportamiento o agrado, nada que objetar: unos frenos que cumplen bien, dirección agradable con solo 2,7 vueltas entre topes, estabilidad suficiente para las prestaciones del coche... Quizás los movimientos de la carrocería deberían contenerse un poco con una suspensión más firme. Los 165/65 R15 que monta de serie parecen correctos desde el punto de vista de la eficiencia, pero con los 185/50 R16 gana frenada y agarre, aunque eso realzará los balanceos cuando serpenteemos con 'alegría'.

LA CLAVE

Dispones de cargador o puedes instalarlo, buscas un coche para moverte por la ciudad y alrededores, y ya tienes otro vehículo para viajar en familia o, directamente, no sueles hacer desplazamientos largos por carretera. ¿A qué esperas para comprar un eléctrico? Y empezar por un práctico utilitario como el e-Up!, que sale por menos de 20.000 euros con las ayudas, es un buen modo de electrificarse.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon