viernes, 9 diciembre 2022

Conducimos el nuevo y totalmente electrificado Mercedes GLC

Ya conocemos y hemos conducido el nuevo Mercedes GLC, el modelo más vendido a nivel mundial de la marca alemana. El embrujo SUV sigue calando hondo. Su línea es bastante continuista a nivel estético, aunque es nuevo de arriba a abajo y toda su gama está ya electrificada.

Medidas del nuevo Mercedes GLC

Parte, como es lógico, desde la plataforma de la nueva Clase C. En este caso se remata con más músculo y altura, en los parámetros y el formato que triunfa ahora. Ha crecido hasta los 4,72 metros de largo (son 60 milímetros más), mantiene la cota de anchura en 1,89 y rebaja 4 milímetros la altura, hasta los 1,64 metros. También estira 15 milímetros la distancia entre ejes (2,89 metros).

Mercedes GLC 2022 2 Motor16

Más allá de todo esto, y de una mejora en su aerodinámica (Cx 0,29), llama la atención que toda su oferta mecánica está, de una u otra manera, electrificada. Y toda ella recurre a la tracción total 4MATIC y a una transmisión automática 9G-TRONIC de serie.

Versiones ‘mild hybrid’ e híbridas enchufables

La versión de acceso es la variante GLC 200 de gasolina con 204 CV (58.150 euros). Como el resto de la oferta presenta un bloque de dos litros de cilindrada y se asocia a un sistema híbrido ligero de 48V. El alternador de arranque integrado (ISG) apoya eléctricamente al motor de combustión interna en ciertos estados de funcionamiento con hasta 17 kW (23 CV) de potencia, pero no mueve el vehículo por sí mismo. La oferta en gasolina se completa con el GLC 300 con 258 CV.

Mercedes GLC.

Este modelo sigue teniendo una fuerte demanda en diésel, sobre todo en nuestro país. Por eso sigue apostando por este combustible con las versiones GLC 220d de 197 CV y GLC 300d, ya con 269 CV. Las cuatro variantes indicadas cuentan con la etiqueta medioambiental ECO gracias su sistema ‘mild hybrid’.

Un paso por encima tecnológicamente hablando están las variantes híbridas enchufables, que además se adornan con el sello 0 emisiones de la DGT. En este caso Mercedes pone en juego el GLC 300e con 312 CV y sigue apostando por algo que hasta la fecha sólo contempla Mercedes: un PHEV combinado con un bloque diésel. En este caso se trata del GLC 300de, que eroga 333 CV de potencia. Salvo este último, que llegará antes de fin de año, el resto de los modelos ya se pueden adquirir. El plazo de entrega ronda los tres meses.

Más de 100 kilómetros de autonomía eléctrica

Las versiones PHEV recurren a una batería de iones de litio que tiene una capacidad de 31,2 kWh, aspecto que le permite homologar más de 100 kilómetros de autonomía eléctrica (hasta 133 en un uso exclusivo por ciudad). La potencia del generador eléctrico es de 136 CV. Son cifras de vehículos exclusivamente eléctricos modestos. La velocidad máxima en modo EV está limitada a 140 km/h.

Mercedes GLC.

El cargador embarcado de las versiones híbridas enchufables es de 11 kW, función que permite en dos horas recargar la batería por completo. Si lo hacemos en una toma de 7,4 kW necesitaremos tres horas, y seis si es de 3,7 kW. Además admite una carga rápida de 60 kW que reduce el tiempo a apenas 30 minutos.

Por su parte, el nuevo chasis contempla en opción un sistema de dirección en el eje trasero. De este modo las ruedas traseras giran hasta 4,5 grados. No hay opción hasta los 10 grados como en el EQE. Esta tecnología permite incrementar la dinámica en curva y agilizar las maniobras en parado, donde el radio de giro se reduce hasta los 11 metros. La dirección integral se contempla con el paquete Tecnológico, que añade elementos como la suspensión neumática AIRMATIC.

Cualidades offroad muy resolutivas en el Mercedes GLC

Todas las versiones presentan en su dotación de serie un práctico control de descensos. Y si nuestras necesidades fuera del asfalto son mayores, el nuevo Mercedes GLC incorpora un paquete Técnico Offroad que añade una suspensión adaptativa AGILITY CONTROL con una distancia al suelo 20 milímetros mayor, además de montar protecciones en los bajos y una pantalla en el cuadro de mandos específica.

Mercedes GLC.

Otra novedad tecnológica es el denominado capó transparente. Cuando se activa se ofrece en la pantalla táctil del salpicadero una imagen virtual de la parte delantera del vehículo, así como la posición de las ruedas. De esta forma se pueden ver obstáculos ocultos y presenciar lo que hay al superar una cresta tras una subida prolongada, por ejemplo. El trabajo se basa en la información que recogen las cámaras 360 grados situadas en el frontal y en los retrovisores exteriores.

El interior convence por su habitabilidad y calidad. La presentación es totalmente digital, con un cuadro de mandos configurable de 12,3 pulgadas y una pantalla táctil en el salpicadero de 11,9. La puesta en escena es, como no puede ser de otras manera, prácticamente un calco a la que encontramos en la Clase C. También contempla un completo Head up-Display de alta definición y hasta introduce un sistema de reconocimiento por huella dactilar para identificar a diversos conductores a la hora de personalizar aspectos como la ergonomía o el sistema multimedia.

Mercedes GLC.

Las plazas traseras ofrecen un espacio considerable, aunque la plaza central penaliza por el voluminoso túnel de transmisión. La banqueta trasera no cuenta con regulación longitudinal y el maletero cubica hasta 600 litros (50 más que el modelo anterior). Las versiones PHEV se quedan en 400 litros.

Mercedes GLC muy avanzado tecnológicamente

Destacar, asimismo, la fuerte carga tecnológica del nuevo Mercedes GLC. El Paquete de Asistencia a la Conducción presenta sofisticados elementos, como el asistente activo de distancia DISTRONIC, capaz ahora de reaccionar a vehículos detenidos sobre la calzada al circular a una velocidad de hasta 100 km/h (antes hasta 60 km/h).

Asimismo añade un asistente activo para retenciones, otro de dirección con advertencia Hands-off, de frenado activo con detección de vehículos, bicicletas y peatones, de maniobra evasiva, de señales de tráfico con indicación de semáforo en rojo, señal Stop y prohibido el paso, o el sistema PRE-SAFE con impulso lateral.

Mercedes GLC.

También contempla en opción unos avanzados faros DIGITAL LIGHT que cuentan con proyección de información sobre la calzada. Y no podemos pasar por alto el sistema de infoentretenimiento MBUX. Se ha mejorado tanto el hardware como el software para que su funcionamiento sea más rápido y digital, y goza de realidad aumentada en la navegación y una capacidad de diálogo y aprendizaje superior.

Al volante del Mercedes GLC 220d

Tuvimos ocasión de conducir en un tramo de carretera, básicamente, el nuevo Mercedes GLC 220d 4MATIC. En España será la versión más vendida, junto al híbrido enchufable también combinado con el bloque diésel, tecnología que sólo ofrece Mercedes. El diésel de acceso es una opción tremendamente confortable y el interior está muy bien aislado.

Mercedes GLC 2022 12 1 Motor16

Los 197 CV de potencia mueven con solvencia un conjunto que ronda las dos toneladas de peso. Nuestra unidad portaba el acabado AMG, que incorpora elementos enfocados a una conducción más dinámica, como las llantas de 20 pulgadas con más medida en las ruedas traseras, y una suspensión algo más firme.

Esto provoca una mayor agilidad cuando aparecen las curvas, pero sin pasar factura especialmente al confort. El asistente de conducción nos permite elegir entre tres perfiles de uso y acelera y recupera con solvencia gracias al eficiente trabajo del cambio automático, que con 9 relaciones apenas deja caer el régimen de giro del motor en sus transiciones.

Al finalizar el recorrido el ordenador de a bordo indicaba 7,5 litros de media. Es una cifra plenamente orientativa, ya que rodamos a un ritmo alegre con numerosos adelantamientos. Lógicamente esa cifra se puede rebajar con una conducción más eficiente (homologa 5,9 litros de media).

PRECIOS
GLC 200 4MATIC 204 CV 58.150 euros.
GLC 300 4MATIC 258 CV 65.175 euros.
GLC300e 4MATIC 204 CV 74.925 euros.
GLC 220d 4MATIC 197 CV 60.850 euros.
GLC 300d 4MATIC 269 CV 68.450 euros.