sábado, 4 febrero 2023

Conducimos el Audi Q8 e-tron. Más lejos, más rápido… mejor

No lo decimos nosotros… Es Fermin Soneira, Senior Vice President Product Line e-tron, es decir, el responsable de la estrategia eléctrica de la compañía de los aros, el que resume lo que es el nuevo Audi Q8 e-tron. “Lo que hemos querido con el Audi Q8 es más autonomía y más velocidad de carga”. Y el resultado, sin duda, es mejor porque, además de en números objetivos, consigue un efecto psicológico, llegar a los 600 kilómetros de autonomía. Y eso, comenta Soneira, acaba con muchas de esas incertidumbres que ahora tienen aquellos que se empiezan a plantear la compra de un eléctrico.

Por todo esto, el Audi Q8 es, por tanto, mejor. Y además, más fácil de identificar y de ubicar dentro de la gama, pues pasar de llamarse solo e-tron a Q8 e-tron, lo coloca en la posición que debe ocupar en la familia de la marca de Audi… en lo más alto. Un buque insignia de la electrificación que también abre caminos en otros aspectos. Porque, por ejemplo, estrena la nueva imagen de la marca, con el renovado logo de los aros en formato bidimensional integrado en el frontal del coche.

Audi Q8 e-tron

Nuevo diseño frontal y los faros más avanzados para el Audi Q8 e-tron

También por la parte del diseño, llama la atención la nueva tipografía y que Audi diga adiós a los emblemas que identifican a cada versión en la parte trasera. Ahora para saber de qué Audi se trata habrá que fijarse en el pilar B, donde irá identificado cada coche. Hay cambios en el estilo del frontal, con una renovada parrilla Single Frame en el color de la carrocería, en la que la combinación de tonos con los de los aros –que van a ir en negro- será llamativo.

En el frontal las luces seguirán siendo uno de los principales elementos distintivos como en todo Audi que se precie. En este aspecto, por ejemplo, la innovación será máxima, pues el nuevo Audi Q8 e-tron va a a estrenar los faros Digital Matrix LED, opcionales, que además, estrenan funciones como la luz de orientación que al circular por autopista marca la posición del coche en el carril y ayuda a conducir de forma segura manteniéndose centrado en carreteras estrechas. Otras nuevas funciones son la información de tráfico ampliada, la luz de carril con indicador de dirección y la luz de orientación en carreteras secundarias. Todo un mundo, este de la iluminación, en el que Audi es un auténtico maestro.

Audi Q8 e-tron

El Audi Q8 estrena baterías más capaces

Pero donde realmente encontramos que el Audi Q8 e-tron es más y mejor, es en la tecnología de propulsión. Sobre todo en cuanto a la capacidad de las baterías. Porque el trabajo con la optimización de las baterías es extraordinario. Nada menos que entre un 30 y un 40 por ciento se ha mejorado la autonomía de las diferentes versiones del Audi Q8 e-tron gracias a esa mayor capacidad de la batería. Y eso, aquilatando al máximo el peso, pues solo se incrementa unos 20 kilos respecto a las baterías del modelo actual.

Eso pese a que las baterías han crecido desde los 64 kWh del modelo anterior a una capacidad de almacenamiento neta de 89 kWh (95 kWh brutos) en el caso de la batería más pequeña. Porque la de mayor capacidad crece desde los 86 kWh anteriores a los 106 kWh (114 kWh brutos) que alcanza en el modelo actual. Más capacidad de carga y más rapidez para hacerlo, pues la potencia de carga sube hasta los 150 kW en la batería pequeña y a los 170 kW en la grande. Con ello se consigue cargar la batería del 10 al 80 por ciento en 31 minutos. Dispone de serie de un cable de carga de 11 kW (para cargar a tope en poco más de 9 horas la batería pequeña) y en opción, de 22 kW, con lo que se reduce el tiempo a la mitad.

Audi Q8 e-tron

Y para ofrecer más facilidad y sencillez, estrena la función Plug & Charge, que identifica automáticamente el coche en las estaciones de recarga compatibles y activa la carga con tan solo conectar el cable de carga. La facturación y el pago se realiza de forma automática.

La parte de la recarga y la capacidad de la batería es, sin duda, la estrella de este nuevo Audi Q8 e-tron. Tanto que Fermín Soneira se atreve a pronosticar que la evolución no irá mucho más allá: “Con la siguiente generación de baterías con la plataforma PPE vamos a aumentar autonomía y potencia de carga que en el Q8 llegará a los 270 kWh Pero ahí llegaremos al límite de lo razonable con esta generación de baterías de ion litio”.

Este Audi Q8 e-tron es, por tanto, lo mejor de lo mejor de la actual tecnología y muy cerca de lo que serán los e-tron del futuro.

Dos carrocerías y tres niveles de potencia para el Audi Q8 e-tron

La familia Q8 e-tron se estructura con dos carrocerías, el SUV y el Sportback. No hay cambios relevantes respecto a los actuales ni en tamaño ni en capacidades. Y en cuanto a alternativas mecánicas cuenta con tres opciones de motores; en la parte baja, el 50 e-tron, con dos motores eléctricos y 340 CV y la batería pequeña con la que homologa 486 km de autonomía en el SUV y 501 en el Sportback. En el centro de la gama el 55 e-tron, que eleva la potencia a los 408 caballos y la batería –la grande- le permite hasta 575 kilómetros de autonomía para el SUV, y hasta 595 kilómetros en el caso del Sportback.

Audi Q8 e-tron

Y como topes de gama, los SQ8 e-tron y SQ8 Sportback e-tron, propulsadas por tres motores que ofrecen una potencia máxima de 503 CV con una autonomía que alcanza los 465 kilómetros en el SUV y 483 kilómetros en el Sportback. En el caso del modelo más potente, le distingue de los otros, la velocidad máxima, de 210 km/h frente a los 200 km/h del resto de versiones.

Todas estas características brillan sobre el papel… Y lo hacen aún más en la carretera. Audi ha organizado la presentación internacional de su nuevo eléctrico en la isla de Lanzarote y el escenario es perfecto. Tanto por sus paisajes, por la sostenibilidad que se destila por todos los parajes de la isla, como por unas carreteras que se muestran ideales para aprovechar las cualidades del Audi Q8 e-tron.

Potente, prestacional y eficiente

Los recorridos por la islan en completo silencio y con la máxima suavidad son una delicia. Además, las carreteras con constantes subidas y bajadas ayudan a aprovechar el desnivel para sacar el mejor rendimiento a las baterías. Tanto cuando se le exige una entrega de potencia como cuando circulamos a vela, el coche es una delicia.

El tacto de todos los elementos es exquisito: dirección, frenos, suspensiones. Es una alfombra mágica. Pero además, con un empuje sobresaliente en cuanto decidimos hacer un adelantamiento o cuando elegimos el modo Sport y decidimos dar un poco de alegría al pie derecho.

Audi Q8 e-tron

Tanto la versión 55 como el S Q8, que también probamos, se mueven con gran agilidad y en el más deportivo con ese punto picante desde el primer minuto. Y en cuanto a la eficiencia, en los diversos recorridos realizados -más de 400 kilómetros en dos días-el resultado es una cifra muy razonable. Porque los 23,9 kWh/100 km que hemos conseguido, con una conducción normal, sin tratar de bajar el consumo al mínimo, es un buen dato.

Y con ese consumo y la mayor capacidad de las baterías, estaríamos hablando de una autonomía real de unos 372 kilómetros con la batería pequeña y rozando los 450 con la batería grande. Distancias suficientes para perderle el miedo a los eléctricos.

El nuevo Audi Q8 e-tron da un paso relevante para ir más lejos en la movilidad eléctrica. El nuevo eléctrico de Audi ya está disponible con un precio que parte 84.610 euros para el SUV y 2.500 euros más para el Sportback. Una cifra elevada, sí, pero que esconde argumentos de todo un buque insignia.