lunes, 3 octubre 2022

La norma para el coche autónomo llegará a finales de 2023, pero ¿está España preparada?

Los vehículos actuales tienen capacidad para niveles de autonomía muy superiores a los que permite la ley en nuestro país. Por eso, la DGT prepara ya una normativa «seria y realista» que regule la circulación de coches autónomos de hasta nivel 4, «que pretendemos pueda aprobarse en un año y medio», según ha explicado Jorge Ordás, subdirector general de Gestión de Movilidad y Tecnología de la DGT.

En España actualmente solo se permite que circulen coches autónomos con nivel 2 de SAE (Society of Automotive Engineers) o nivel de autonomía 2 y la aprobación de la nueva normativa daría paso a la posibilidad de que circularan automóviles con un gran nivel de autonomía, ya que el nivel máximo de este tipo de coches es 5. En los coches de nivel 3, el conductor puede decidir que el sistema de conducción automatizada tome el control, aunque él sigue siendo el único responsable de las maniobras de seguridad.

La nueva regulación, que nos equipararía a países de nuestro entorno como Francia o Alemania, fue anunciada durante la presentación del primer ‘Informe sobre Vehículo Autónomo y Conectado’, elaborado por la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC) con el objetivo de evaluar y medir el desarrollo del entorno y las tecnologías de conectividad y autonomía en España respecto a otros países.

penetracion coche autonomo españa Motor16
España está en el puesto 12 en el desarrollo del vehículo autónomo.

¿Esta España preparada para la conducción autónoma?

La realidad es que, de momento, no. Nuestro país se sitúa a la cola del ranking de territorios que reúnen las condiciones adecuadas para desarrollar el vehículo conectado y autónomo con 50,5 puntos sobre 100, lejos de los países líderes como Estados Unidos (67,8 puntos), Suecia (63,3) o Finlandia (62,5).

El estudio de ANFAC destaca que España cuenta a escala mundial con una buena red e infraestructuras de carreteras (90,7 puntos sobre 100), pero que hace falta una amplia capacidad de mejora tanto en el ámbito de inversión en nuevas tecnologías (Inteligencia artificial, Internet de las cosas, tecnologías de la información), como en la propia infraestructura y calidad de las redes de conectividad.

Por lo que respecta a los vehículos, los turismos son los que ofrecen un nivel de autonomía más avanzado, con puntuaciones medias por encima de 3 sobre 5, mientras que los comerciales ligeros están levemente por debajo, situándose en 2,9 puntos, como tecnología de autonomía mayoritaria.

En lo que se refiere a la oferta que encontramos en el mercado, como en España no se permite circular a modelos con nivel 3 o superior, la mayoría de los modelos ofertados cuenta con un nivel de autonomía 2, en concreto un 62% de la oferta existente, mientras que en los comerciales ligeros solo el 5% de los modelos ofrece ese nivel.

Carreteras preparadas para el coche autónomo

Respecto al vehículo conectado, el informe señala que la seguridad es la principal prioridad para los fabricantes en el desarrollo e inclusión de tecnología vinculada a la conectividad en sus vehículos. Según ha explicado el director general de ANFAC, José López-Tafall, hay que cuidar el mantenimiento de las carreteras para que el desarrollo del vehículo autónomo sea una realidad.

En este sentido, Ordás se ha mostrado de acuerdo en que «hay que priorizar la señalización vertical y horizontal y que las carreteras estén en perfecto estado para que los vehículos autónomos puedan circular, aunque no hace falta esperar a un modelo digitalizado de carretera»