jueves, 18 agosto 2022

Este sistema será vital para superar con nota las pruebas de seguridad

El ANCAP (Programa de Evaluación de Vehículos Nuevos en Australia) hará indispensable un nuevo sistema de seguridad. Y este será de obligado cumplimiento para todos aquellos fabricantes que deseen sacar una buena puntuación en estas pruebas con sus vehículos.

Este nuevo sistema de seguridad exigido por ANCAP no es otro que un sistema que permite que las puertas y las ventanas del vehículos puedan continuar funcionando incluso si el propio vehículo se encuentra sumergido en el agua.

Este sistema de seguridad evitará posibles desgracias

ANCAP sistemas de seguridad inundación

Los requisitos para que ciertas funciones del vehículo permanezcan operativas después de que un vehículo se sumerja en el agua se están implementando como parte de una extensión de los protocolos de rescate poscolisión de ANCAP. Y estos elementos están destinados a ayudar a los primeros en acudir al rescate de los ocupantes.

Las nuevas pruebas de seguridad van a requerir que los fabricantes demuestren que las puertas de sus vehículos se puedan abrir desde el interior y desde el exterior cuando este tenga su sistema eléctrico inutilizado. También requerirá que los fabricantes de automóviles se aseguren que las ventanas se mantengan operativas hasta 10 minutos después de que el vehículo se sumerja. Aquellos fabricantes que no cumplan con este protocolo de seguridad deberán describir un método en el manual de usuario. En él deben plasmar la manera de cómo abrir o romper una ventana lateral.

También se examinarán otros sistemas a partir de 2023

ANCAP prueba seguridad

“La respuesta posterior al accidente es un momento crítico para garantizar la supervivencia. Los sistemas de inmersión requieren que los sistemas eléctricos del vehículo permanezcan operativos una vez sumergido, de modo que las puertas y ventanas del automóvil puedan abrirse”, describió en un comunicado la directora ejecutiva de ANCAP, Carla Hoorweg. “Si bien es importante que nunca nos adentremos deliberadamente en aguas que puedan inundar nuestro vehículo, los fenómenos climáticos como las inundaciones recientes nos han recordado nuevamente que las estas pueden llevarse inesperadamente un vehículo con sus ocupantes en el interior”.

A partir del año 2023 también se van a realizar otros nuevos protocolos de seguridad por parte del Programa de Evaluación de Vehículos Nuevos en Australia, un organismo equivalente a ‘nuestro’ EuroNCAP. Por ejemplo, se evaluarán los sistemas de detección de presencia de niños. Estos sistemas se encargan de vigilar los asientos traseros, debiendo informar al conductor mediante avisos sonoros y visuales de la presencia de un ocupante (sobre todo niños) en el interior del vehículo.

Estos nuevos protocolos de seguridad de ANCAP también monitorearán cómo los sistemas autónomos de frenado de emergencia y de asistencia al cambio involuntario del carril, detectan y responden frente a ciclistas y motocicletas. Cosa que ahora no se examina en estas pruebas de seguridad.