sábado, 28 mayo 2022

Rolls-Royce Ghost LWB. Todavía más señorial

Han pasado pocas semanas desde que la firma de Goodwood nos sorprendiera con su impresionante Rolls-Royce Ghost, una majestuosa berlina que ahora puede presumir de ofrecer a sus afortunados clientes una variante de batalla alargada. Y es que se lanza este Ghost Extended.

Programado para salir a la venta en breve, los de Goodwood aseguran que las primeras entregas se ejecutarán antes de que finalice el año. Y como te podrás imaginar ha sido desarrollado para ofrecer un espacio adicional en las plazas traseras, que solo quedará eclipsado por la versión también alargada de su refinado Rolls-Royce Phantom.

Este nuevo Rolls-Royce Ghost Extended mide nada menos que 5,72 metros de largo, lo que son 170 milímetros más que la versión 'convencional'. Y para ponernos en situación te diré que un Audi A8 L se conforma con 5,30 metros de longitud, por lo que este Ghost Extended no es precisamente pequeño.

Añade solo 46 kilos al conjunto

Esta distancia extra se debe básicamente a que su distancia entre ejes se estira de 3.295 a 3.465 milímetros, detalle que hace que también pese 46 kilos más que el normal con 2.599 kilos. No es mucho peso adicional, todo gracias que este nuevo Ghost apuesta ya por una plataforma fabricada en aluminio como los nuevos Phantom y Cullinan.

Diferenciar a esta versión extendida será complicado pues los diseñadores de la firma de Goodwood han agrandado básicamente el tamaño de la puerta posterior, que tiene apertura inversa al sentido de la marcha.

Gracias a ellas se accede a una sensacionales plazas posteriores donde Rolls-Royce instala un asiento denominado Serenity que cuenta con múltiples regulaciones eléctricas para incrementar el confort de sus afortunados viajeros. El departamento Bespoke se encarga de personalizar al detalle cada uno de estos Ghost y proponen incluso equiparlo con un frigorífico especial para champán, obra de un experto sumiller, tiene diferentes opciones de enfriamiento, con franjas de entre 6 y 11º C.

Bajo su capó no hay sorpresas, porque esta versión alargada del nuevo Rolls-Royce Ghost esconde el todopoderoso 6.75 V12 Biturbo, un corazón con 571 CV de potencia y 850 Nm de par motor, que se asocia a un cambio automático de 8 velocidades el cual le ayuda a acelerar de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos y a alcanzar una velocidad punta de 250 km/h, datos sensacionales si tenemos en cuenta su tamaño y su peso.