lunes, 4 julio 2022

No puedes llamarte conductor si no conoces estos 9 secretos

Para comenzar, haz una prueba con tu círculo cercano. Pregúntele a tus amigos, familiares o conocidos como eres como conductor. O en otras palabras, directamente, compromételos a que reconozcan que lo hacen mal. Lo cierto, es que nadie te lo reconocerá, ya que todo el mundo cree saber conducir al nivel de un extraordinario piloto de Fórmula 1. Entonces, pocos usuarios admiten que manejan mal, que tienen deficiencias y que deberían apuntarse, por ejemplo, a algún curso específico de una academia. En concreto, ponerse al volante de un vehículo requiere actitud, aptitud, paciencia, ciertos conocimientos técnicos y legales y, sobre todo, grandes capacidades de sentido común.

Igualmente, para circular correctamente hay que empezar por el principio: sentarse bien en el coche. Por ello, con la espalda bien pegada al respaldo, estira completamente un brazo, sin separar el hombro. Este tiene que quedar extendido justo por encima del aro del volante. Luego, las piernas deben quedar algo flexionadas para llegar bien a todos los pedales. Es esencial, que regules bien los espejos retrovisores y que te abroches el cinturón de seguridad. Aun cuando, se puede conducir un coche sin saber dónde tiene el motor, los conocimientos técnicos ayudan mucho a entender su comportamiento en la carretera. En conclusión, las unidades actuales son infinitamente más seguros que hace tan solo una década. Lo anterior, tiene que ver con las numerosas ayudas al conductor cada vez más presentes en el equipamiento de serie.