Nissan Micra. Vuelve a la carga
AL VOLANTE

Nissan Micra. Vuelve a la carga

Uno de los utilitarios clásicos en Europa, el Nissan Micra, vuelve a la carga. Esta vez con un modelo cien por cien europeo, de diseño rompedor, un comportamiento muy dinámico, buena habitabilidad y un alto contenido tecnológico. Ingredientes para dar la batalla.

Javier Montoya

Javier Montoya Twitter

4 de Noviembre 2017 21:12

Comparte este artículo: 35 0

La historia del Micra en Europa, modelo del que ha vendido más de tres millones de unidades, escribe un nuevo capítulo con la llegada de la quinta generación. Con un diseño rompedor que no deja indiferente, se ha desarrollado con el foco puesto en el cliente europeo, olvidando aventuras de coche global que aquí no funcionaron. Ahora la marca apuesta por que el Micra renazca con fuerza. No quieren ser comparsa en un segmento B cada vez más competido, y tienen claro el objetivo: quieren estar en el 'Top Ten' en el primer año y después... ya se verá.

Diseño, tecnología y dinámica

Por eso el nuevo Micra ofrece argumentos sólidos para, al menos, pelear ese objetivo usando tres pilares: diseño, tecnología y dinámica. Si hablamos de diseño, podemos estar de acuerdo en que este Micra nada tiene que ver con el actual. No solo eso, posiblemente hablemos del diseño más original del segmento. Si nos fijamos en la tecnología, además de los consabidos asistentes a la conducción, seguridad o conectividad, añade cosas nunca vistas en grupo, como el control de trazada activo -heredado del Qashqai-, que al tomar curvas se activa automáticamente y ajusta frenos en la parte interior y las ruedas en la parte exterior, para mantener al Micra en la trazada óptima. También el sistema de frenada de emergencia con detección de peatones o el monitor con cuatro cámaras, que ofrecen una visión de 360 grados. Eso por no hablar del sistema de sonido Bose Personal, con altavoces integrados en el reposacabezas del conductor y que ofrecen una experiencia sonora inédita.

Y el tercer pilar es la dinámica, con un chasis y un comportamiento afinado para el gusto europeo. La puesta a punto del chasis se ha realizado en el NTCE, el centro técnico de Nissan en Barcelona. Y el trabajo es notable. Con una sonoridad muy cuidada en el interior, el tren de rodaje filtra perfectamente lo que pasa bajo las ruedas y ofrece una nobleza y una seguridad de alto nivel. Ayudan las suspensiones, firmes pero cómodas.

Y en cuanto a los motores, una gama equilibrada -en la que se echa de menos algún propulsor con más potencia, pero todo llegará...- que cubre el 80 por ciento del mercado. Para empezar, el Micra se ofrecerá en gasolina con el tricilíndrico 0.9 TCe de 90 caballos y el diésel 1.5 dCi también de 90 caballos, ambos turboalimentados. Y más adelante, una versión de acceso con un tricilíndrico atmosférico 1.0 de 73 caballos. Todos ellos con caja de cambios manual de cinco marchas, aunque en 2018 se espera que cuente con cambio automático. Los dos primeros cuentan con sistema start & stop, lo que unido al ahorro de peso y a la cuidada aerodinámica -Cx de 0,29- da como resultado un gasto medio de 3,2 l/100 km en la versión más eficiente del diésel, y de 4,4 l/100 km en la variante más ahorradora de gasolina.

Innovación con un toque picante

Y todo ello sin olvidar una máxima que está en el ADN de Nissan, cuyo lema -Innovation that excites- está presente en el nuevo Micra. Lo hemos podido comprobar en carreteras de Croacia, en los alrededores de Dubrovnik. Allí, en un recorrido con la versión de gasolina de 90 CV demuestra que es lo que aparenta su diseño: ágil y dinámico; pero también cómodo, noble y con un cierto picante. Su chasis aguantaría sin rechistar muchos más que los 90 caballos de este motor. La dirección es muy directa, los frenos funcionan bien y el cambio es adecuado, con un manejo agradable.

Y el recorrido que realizamos con el diésel mejora aún más esta percepción, con un rendimiento suave y progresivo que cuadra a la perfección con el Micra y que le da tacto de coche más grande.

El interior es amplio y está bien terminado, con un cierto aire premium en los materiales del acabado Tekna -el más completo-, y la disposición de los mandos está pensada de forma muy intuitiva para el conductor. Aunque hay dos olvidos incomprensibles: no dispone de elevalunas eléctricos atrás y no ofrece, hasta 2018, el protocolo Android Auto -solo contempla Apple Car Play- para conectar el smartphone.

Ya está disponible con precios que, sin descuento, van de los 13.500 euros del 1.0 Visia a los 20.600 del 1.5 dCi Tekna. Y con la promoción de lanzamiento, de 11.250 a 16.550 euros.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon