jueves, 6 octubre 2022

Bañador, bikini y chanclas: los complementos playeros a evitar si no quieres una multa de la DGT

Bañador, dos piezas y chanclas: los cómplices de la orilla del mar de los que hay que alejarse en caso de no querer una multa de la DGT al volante.

En esta época se producen un gran número de viajes y escapadas. Numerosos españoles eligen la costa para relajarse en esta época de verano, es igualmente posible que una y otra vez un conductor reciba una sorprendente multa por conducir con vestimenta poco adecuada como trajes de baño, espaldas o bañadores.

Por ejemplo, adecuada en la playa no está permitida para conducir. El calzado de verano, como las chanclas, puede provocar una falta de tacto con los pedales y puede quedar atrapado e impedirle responder en una circunstancia de sobresalto. En la mayoría de los países europeos no es un multa como tal, sin embargo. Conducir con ellas o sin zapatos puede acarrear una multa, ya que los policías podrían identificarlo como una disminución de margen de movimientos al volante.

Como indica la Ley

Conducir en Bikini

El Reglamento General de Circulación no expresa en sentido literal que no se pueda conducir sin camiseta o con chanclas; sin embargo, los artículos 17 y 18 son lo suficientemente claros como para legitimar cualquier multa de un policía por no llevar la vestimenta adecuada.

El artículo 18 expresa que «el conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia oportunidad de movimientis, el imprescindible campo de visión y la seguridad en la conducción, para garantizar su propia seguridad, la de los distintos habitantes del vehículo y la de los demás clientes de la calle”. Por estas razones, se debe tener cuidado de mantener la posición y que los demás viajeros la mantengan, así como la sujeción adecuada de los artículos o criaturas transportadas para que no haya obstrucción entre el conductor y cualquiera de ellos.

Conducir en chanclas puede suponer una grave pérdida de control en el caso de que la chancla se aísle del pie y nos impida tener la opción de pisar el pedal del freno a tiempo o con la potencia adecuada para tener la opción de detener el vehículo en la distancia necesaria.