domingo, 4 diciembre 2022

Movilidad eléctrica en España: seguimos en el pelotón de cola

La movilidad eléctrica en España no acaba de despegar y seguimos a la cola de Europa en lo que a penetración del vehículo eléctrico se refiere, solo por delante de países como República Checa y Hungría, según refleja el Barómetro de Electromovilidad elaborado por la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), un estudio que valora la penetración de los vehículos electrificados y la instalación de infraestructuras de recarga de acceso público.

El informe de Anfac, pone de manifiesto que, aunque España mejoró en tres décimas la puntuación del trimestre anterior (22,7 puntos), se quedó muy por debajo de la media de la Unión Europea, que alcanzó los 48,4 puntos entre los meses de julio a septiembre. Esto supone que, al ritmo actual, España no llegará a los objetivos marcados en materia de movilidad eléctrica y desarrollo de infraestructuras de recarga de acceso público comprometidos con Europa.

Muy lejos del top 3 en movilidad eléctrica

Estado de la movilidad eléctrica en Europa.
España sigue en la misma posición que a mediados de año en cuanto a movilidad eléctrica.

Además, nuestro país se mantiene igualmente my alejado de los territorios que lideran la movilidad eléctrica, con Noruega a la cabeza, con 216,1 puntos; Países Bajos (78,7 puntos) y Alemania (74,3 puntos).

Si hablamos de vehículos electrificados, a lo largo de este año, en España se han matriculado un total de 55.472 coches de este tipo, lo que supone que solo llegamos al 46,2% de las 120.000 unidades necesarias en este 2022 para cumplir los objetivos de reducción de emisiones exigidos en materia de movilidad eléctrica. Para alcanzar este hito, se tendrían que haber comercializado 90.000 unidades electrificadas hasta el mes de septiembre.

En este sentido, España también está mal posicionada en el ranking de vehículos electrificados sobre el mercado total en Europa, con 23,9 puntos, mientras que la media de la Unión Europea se establece en 51,3 puntos.

Por comunidades, Madrid se sitúa en la primera plaza por penetración del vehículo eléctrico, con 38 puntos, por delante de Navarra, con 26 puntos, y de Cataluña, con una puntuación de 25,4.

cargadores

Movilidad eléctrica: también a la cola en cuanto a cargadores

En cuanto a las infraestructuras de recarga, en nuestro país se abren unos 264 puntos públicos de carga nuevos al mes, un dato que nos coloca en la cuarta posición por la cola en el continente europeo, con 6,2 puntos, lejos del 12,1 de la media continental y con Noruega también liderando este ranking, con 125,7 puntos.

Aunque las infraestructuras de recarga aumentan, no lo hacen al ritmo adecuado. En concreto, en el tercer trimestre del año se han abierto 793 cargadores nuevos en España, llegando a los 16.565 puntos de recarga de acceso público. Una cifra que está muy alejada de los objetivos de 45.000 puntos de recarga previstos para este año y necesarios para cumplir con las exigencias de los compromisos europeos y marcados a nivel nacional por el PNIEC para 2030 en cuanto a movilidad eléctrica.

Además, Anfac explica que, de los 793 nuevos puntos de recarga instalados, 418 corresponden a potencias de hasta 22 kW y solo 307 están por encima de los 50 kW, asociados a la carga rápida con tiempos inferiores a los 40 minutos. Por otro lado, destacan que el 89% de los puntos de recarga de acceso público de alta potencia responde a proyectos de fabricantes de automóviles.

«Los datos registrados no hacen más que reflejar el lento progreso en materia de infraestructura de recarga y de entrada de vehículos electrificados. El sector de la automoción «está cumpliendo con su papel» y la oferta comercial sigue en aumento con cerca de 230 modelos en el mercado, pero la «oferta que no se está viendo respondida con el mismo nivel de demanda», explica José López-Tafall, director general de Anfac.

«El Gobierno ha apoyado en Europa el reciente aumento de exigencia de reducción de emisiones y la prohibición de la compra del vehículo de combustión para 2035. Pero ese mismo nivel de exigencia se tiene que plasmar con el mismo nivel de medidas y compromisos desde el ámbito público para poder alcanzarlos. Es un claro aviso de la urgencia de implantar medidas de carácter fiscal, mejoras de los planes de ayuda y acelerar los trabajos para la instalación de puntos de recarga que necesita nuestro país», añade.