lunes, 4 julio 2022

MG SV-R XPower. Un deportivo tan feo como exclusivo, busca hogar

Es un secreto a voces que el extraño MG SV-R XPower no es el deportivo más bonito de todos los tiempos. Sin embargo, esta criatura desarrollada a comienzos de la década del 2000, presenta unas especificaciones que lo hacen realmente interesante. Y ahora tienes la oportunidad de hacerte con esta pieza que tienes ante tus ojos.
Semejante criatura es realmente avanzada para su época. Para empezar, su extraña carrocería estaba fabricada en fibra de carbono, que se construía en una artesanal factoría ubicada próxima a las instalaciones de firmas como Maserati, Pagani, Ferrari o Lamborghini. Bajo ella había un avanzado chasis desarrollado por el mismo ingeniero que desarrolló el icónico McLaren F1, sobre el que se asentaba un motor V8 atmosférico sobre el eje delantero. Este provenía de los poderosos Ford Mustang de la época.

Motores V8 para los MG SV-R XPower

2005 MG SV-R XPower Bonhams estática

Tan terribles como fascinantes, el nacimiento de estos MG SV-R XPower era bastante enrevesado, porque cada unidad viajaba de Reino Unido a Italia, para luego regresar a su país de origen. Allí se revisaba y entregaba al cliente. Estos podían elegir entre un motor 5.0 V8 con 324 CV de potencia para las versiones de ‘acceso’, mientras que los SV-R se decantaban por ese mismo bloque, pero retocado por el especialista Roush Performance. Estos elevaban su potencia hasta los 390 CV.
Lamentablemente para MG, el elevado precio de estos deportivos, unido a su controvertida estética, hizo que no muchos clientes se interesaran por ellos. Por ello tan sólo se llegaron a ensamblar 82 unidades, de las cuales 42 eran SV-R. Todos ellos se completaron antes de que la compañía británica MG (después ya sabemos a manos de quién fue a parar la empresa) quebrara en 2005. Y eso convierte a este MG SV-R XPower en una criatura bastante especial… a pesar de ser feo con avaricia.

Bonhams saca a subasta esta unidad con 4.000 kilómetros

2005 MG SV-R XPower Bonhams exterior

Este ejemplar, precisamente del año 2005 y con volante a la izquierda, apenas ha recorrido 4.000 kilómetros desde que fuera entregado. Aún con ese bajo kilometraje, el vendedor asegura que necesita pasar por manos de especialistas para volver a rodar por carretera, por lo que hay que meterle dinero. Sin embargo los expertos de Bonhams, quienes lo tienen en subasta hasta el próximo 31 de marzo, esperan venderlo por un precio bastante ridículo. Y es que esperan recaudar entre 20.000 y 25.000 euros por esta unidad que se ofrece sin reserva.
Eso podría atraer un gran interés, pero a día de hoy, la puja más alta es de 14.000 euros. E igual no sube en exceso antes del jueves.