Mercedes SLR Roadster McLaren Edition. El que no corre, vuela...
EL PRIMERO

Mercedes SLR Roadster McLaren Edition. El que no corre, vuela...

Tan solo se hicieron veinticinco de estos Mercedes SLR McLaren Edition, y solo seis de ellos eran descapotables...

Santiago Casero

22 de Septiembre 2020 10:35

Comparte este artículo: 25 12

Este impresionante y precioso Mercedes McLaren SLR Roadster es uno de los tan solo veinticinco que se convirtieron en McLaren Edition en manos de McLaren Special Operations (MSO). Pero para hacerlo todavía más especial, de estos 25 ejemplares, tan solo seis eran Roadsters, siendo este además el primer modelo.

#001 de 25

Pero empecemos por el principio, no mucha gente recuerda que, cuando la producción del SLR llegó a su fin y el acuerdo entre Mercedes y McLaren terminó, la firma británica ofrecía, a través de McLaren Special Operations, un paquete de conversión del modelo para así contar con todo el extra de identidad de McLaren en sus vehículos.

Este ejemplar que tenemos hoy entre manos es el primero de estos SLR que recibió el tratamiento McLaren Edition, dato que atestigua la placa que encontramos en el centro de la consola con el número #001 inscrito.

Ahora, este impresionante SLR está siendo subastado a través de Collecting Cars, con una cifra total de kilómetros a sus espaldas de tan solo 2.729, además de que tan solo ha tenido un dueño desde que se compró nuevo y de que empezó su vida como un SLR 'normal' para acabar en manos de MSO para esta conversión.

Hablando de la conversión, ¿qué le hacía McLaren al modelo? Pues bien, los británicos otorgaban una carrocería completamente revisada, con nuevos parachoques, delantero y trasero, nuevas tomas de aire en el capó, un alerón posterior, un gran difusor... Todo esto se hacía en busca de una mejor aerodinámica y un mayor downforce, aunque también se buscaba que el SLR tuviera un look todavía más agresivo.

No todo es el look

Bajo todo esto, el SLR McLaren Edition contaba con una suspensión mejorada, una dirección que había sido ajustada, una preparación en el motor y un sistema de escape exclusivo que hacía que sonase incluso más. En cuanto a las cifras de su motor, no se saben con exactitud, pero el V8 sobrealimentado de 5,4 litros AMG que escondía bajo el capó, tras los toqueteos de McLaren, daba un plus de potencia sobre esos 650 CV con los que contaba el SLR 722S.

El interior por su parte también tenía mejoras, con una tapicería en cuero y gamuza, mezclando el rojo y el negro, un salpicadero en cuero, así como su consola, o un volante en fibra de carbono.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon