lunes, 28 noviembre 2022

Mercedes-Benz Clase B: se pone en forma como los Clase A

Siguiendo los pasos del también recién actualizado Clase A, la firma de la estrella pone a tono su sensacional Mercedes-Benz Clase B, un práctico y funcional monovolumen compacto que mantiene sus 4,42 metros de longitud. Y lo hace poniendo a punto su imagen exterior, su tecnología, además de la eficiente versión híbrida enchufable, la conocida como B 250 e.

A nivel estético este monovolumen compacto estrena unos grupos ópticos delanteros con nuevas formas. La compañía alemana también le equipa con unos paragolpes modificados (se mantiene como opción la deportiva Línea AMG), parrilla frontal, pilotos posteriores… Quienes apuesten por uno de estos Mercedes-Benz Clase B también contarán con nuevos colores para elegir, así como con nuevas llantas de hasta 19 pulgadas. Algunas de ellas están firmadas por la división AMG.

Sutiles toques exteriores para el Mercedes-Benz Clase B

La compañía alemana también ha concebido para este monovolumen compacto unos discretos alerones ubicados en los laterales de la luna posterior que optimizan la aerodinámica.

Si damos el salto al interior hay que decir que se mantiene su gran habitabilidad. Sin duda alguna una de las señas de identidad del Mercedes-Benz Clase B. Frente al conductor se mantiene una configuración de doble pantalla, que de serie tienen 7 pulgadas el cuadro de instrumentos y 10,25 pulgadas la central. Si bien como opción la primera se puede reemplazar por otra con 10,25 pulgadas. Las tres salidas de ventilación centrales se mantienen con su diseño tipo turbina. Ahora bien, la zona de consola central luce un nuevo diseño y un acabado Black Panel, a la vez que llega un volante nuevo y vestido con cuero napa.

Nuevos acabados y más equipamiento

Mercedes-Benz Clase B. Imagen interior.

Ese amplio habitáculo se podrá elegir con diferentes tapizados, molduras decorativas… Pero lo que son nuevos son sus asientos delanteros, porque se han rediseñado para hacerlos más confortables. Precisamente algunos de sus tapizados se fabrican en su totalidad con materiales reciclados.

Para ganar atractivo de cara al cliente, el Mercedes-Benz Clase B ahora viene mucho mejor equipado de serie. Muestra de ello es que ahora elementos como la cámara de marcha atrás, las pantallas multimedia, el paquete USB y el volante en cuero forman parte de su dotación de fábrica. Sin embargo, desde el acabado Progressive, ya se suman los faros Full LED, un asiento para el conductor con soporte lumbar, el asistente de aparcamiento, el paquete retrovisores y el paquete Easy Pack con portón trasero ‘manos libres’.

Un actualizado MBUX llega el Mercedes-Benz Clase B

Mercedes-Benz Clase B. Imagen salpicadero.

Las pantallas mencionadas anteriormente lucen nuevos gráficos y estrenan la última generación de su sistema MBUX. También llega un sensor de huellas dactilares que permite identificar al conductor, nuevos puertos USB-C y más potencia para los mismos. Pero lo que se mantienen son los sistemas de infoentretenimiento con conectividad Apple CarPlay y Android Auto.

También se han mejorado los asistentes de ayuda a la conducción. Muestra de ello es que ahora el asistente de mantenimiento de carril es menos intrusivo, además de que llega el asistente de remolque, aunque como opción.

Sus motores de gasolina ahora con 48 voltios

Mercedes-Benz Clase B. Imagen estudio trasera.

Importantes mejoras llegan bajo el capó delantero de estos Mercedes-Benz Clase B. Y es que sus opciones de gasolina se han electrificado con un sistema híbrido ligero de 48 voltios. Este alimenta a un motor eléctrico 10 kW de potencia (14 CV), que hace las veces de motor de arranque y alternador. Esta tecnología desgraciadamente no ha llegado a las opciones mecánicas diésel, porque se mantienen los eficientes B 180d, B 200d y B 220d, que erogan 116, 150 y 190 CV de potencia como ocurre en la actualidad.

En gasolina también se mantienen los conocidos B 180, B 200, B 220 4Matic y B 250 4Matic. Estos cuatro si que tienen esa tecnología híbrida ligera y los dos primeros nacen de un bloque 1.3 Turbo, mientras que los dos segundos lo hacen de un bloque 2.0 Turbo. Siempre con cuatro cilindros y siempre con etiqueta ECO cuando lleguen a España.

El Mercedes-Benz Clase B híbrido enchufable tiene una batería mejorada

Mercedes-Benz Clase B. Imagen estudio B 250 e.

Mención especial tiene la versión híbrida enchufable. Estos B 250 e estrenan una batería mejorada. Sin embargo, su capacidad se mantiene inalterada con 15,6 kWh de capacidad (10,7 kWh útiles). Lo que también mejora es su potencia de recarga, porque ahora se puede cargar en corriente alterna a una potencia de hasta 11 kW, cuando antes se conformaba con 7,4 kW. Pero como antes las recargas en corriente continua se pueden hacer hasta 22 kW, de forma que esta batería puede pasar del 10 al 80% en apenas 25 minutos. Por si no fuera suficiente, el motor eléctrico de estos Mercedes-Benz Clase B híbridos enchufables pasan de 75 a 80 kW de potencia (de 102 a 109 CV). A pesar de ello la potencia conjunta continúa siendo de 218 CV, mientras que su par motor es de 450 Nm, enviado todo ello al eje delantero por medio de un cambio automático de doble embrague y 8 relaciones.

Estos presumen de acelerar de 0 a 100 km/h en 7,6 segundos y de alcanzar una velocidad máxima de 223 km/h. Además ahora la autonomía en modo eléctrico ha pasado de 70 a 77 kilómetros en ciclo WLTP. Por lo tanto la etiqueta ‘0 emisiones’ la tiene más que conseguida.

En cuanto a sus precios aún se mantienen en absoluto secreto. Sin embargo el actual Mercedes-Benz Clase B arranca en 35.166 euros en el caso de la versión B 180. Por su parte el híbrido enchufable lo hace desde los 45.993 euros. Y poco deberían variar cuando estos actualizados lleguen a España.