Maserati Quattroporte Shooting Brake. Esta extraña criatura está a la venta
TIENE UN MOTOR DIÉSEL

Maserati Quattroporte Shooting Brake. Esta extraña criatura está a la venta

Este particular Maserati Quattroporte Shooting Brake nació del empeño de su actual propietario. Sin embargo ahora ha decidido que es el momento de desprenderse de esta pieza única.

Julián Garnacho

Julián Garnacho Twitter

12 de Abril 2020 14:00

Comparte este artículo: 22 2

La firma del tridente jamás fabricó un Maserati Quattroporte con carrocería Shooting Brake. Sin embargo eso fue lo que hace prácticamente diez años hizo el exclusivo carrocero italiano Carrozzeria Touring, que de forma artesanal fabricó cuatro ejemplares del Bellagio Fastback, los cuales estaban creados sobre la base del Quattroporte de la generación anterior.

De esas cuatro unidades, solo una de ellas salió a la venta tras su primera adjudicación. Los expertos de RM Sotheby's la subastaron en el año 2013, y el propietario de este particular Quattroporte que ahora tienes ante tus ojos fue uno de los que pujó por aquella pieza, que finalmente no cayó en sus manos.

Decepcionado, se puso manos a la obra para fabricar su propio Quattroporte Shooting Brake. Y este es el resultado.

Sobre un Quattroporte diésel de 2016

Durante varios años estuvo consultando a varias empresas en el Reino Unido para crear esta transformación, pero la mayoría de ellas no estaba dispuesto a hacerlo por debajo de las 200.000 libras, lo que son algo así como más de 225.000 euros. Y a eso había que sumar el precio de la berlina de la firma del tridente. Finalmente se puso en contacto con Adam Redding, que tiene una empresa dedicada a la restauración de Jaguar, Aston Martin, Lancia, Bristol... Y Reddin aceptó el desafío.

Para convertir un Quattroporte en un Shooting Brake, tuvieron que cortar la parte posterior de la carrocería y una gran sección del techo. Y posteriormente acoplar unos paneles fabricados en exclusiva para esta criatura. Tanto es el trabajo realizado, que aseguran que se necesitaron unas 1.500 horas de artesanal trabajo para acabar este proyecto único.

Lo extraño es porqué después de tanto empeño (y seguro que dinero invertido) ha decidido desprenderse de esta criatura. Lo cierto es que esta unidad del año 2016 apenas ha recorrido 8.700 millas (poco más de 14.000 kilómetros) y conserva su corazón 3.0 V6 original, pues nace sobre la base de un Quattroporte Diésel, por lo que hablamos de un vehículo con 275 CV y 600 Nm, que en su versión 'convencional' alcanza los 252 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en 6,4 segundos.

Y por cierto, ni una palabra del precio, aunque hay que decir que está a la venta en el concesionario Classic Driver de Reino Unido.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16