sábado, 2 julio 2022

Lamborghini Huracán LP 580-2. Todo a sus neumáticos traseros

Hace pocos días hablábamos de unos ligeros cambios que se habían practicado en el deportivo Lamborghini Huracán, una verdadera máquina en cuyas entrañas se esconde el nuevo Audi R8. Cuando se lanzaron estas noticias, había quien hablaba de una hipotética versión que sólo contaría con propulsión posterior, a imagen y semejanza de la que al final de su vida comercial llegó a ofrecer el desaparecido Lamborghini Gallardo LP 560-2.

Su 5.2 V10 genera 30 CV menos

Al final así ha sido y en Los Ángeles ha sido desvelado este imponente Lamborghini Huracán LP 580-2, una versión que envía todo su potencial a sus dos neumáticos posteriores, a diferencia de los Lamborghini Huracán LP 610-4, dotados de tracción total, la única opción disponible hasta la fecha de este bólido de Sant'Agata Bolognese. Comparten el mismo corazón, un bloque 5.2 V10 atmosférico que está ubicado en posición central y que en esta versión genera una potencia de 580 CV y un par máximo de 540 Nm, quedando por debajo de los 610 CV y 560 Nm de los tracción total. Ahora bien, ambos apuestan por la misma transmisión automática de doble embrague y siete relaciones bautizada como LDF (Lamborghini Doppia Frizione).

Aunque tiene menos potencia, sus prestaciones no son mucho peores (tiene una relación peso/potencia de 2,39 kg/CV por los 2,33 kg/CV de los LP 610-4), pues se permite el lujo de alcanzar los 320 km/h de velocidad punta y de acelerar de 0 a 100 km/h en tan sólo 3,4 segundos (325 y 3,2 en los LP 610-4). Ahora bien, su consumo medio se rebaja de 12,5 a 11,9 l/100 km, pues entre otras cosas ahora se benefician ambos del sistema de desconexión activa de cilindros.

33 kilos más ligero

El prescindir de una barra de transmisión y de un diferencial delantero ha permitido que su peso se reduzca en 33 kilos comparado con el de un Huracán LP 610-4, y es que este bólido sólo pesa 1.389 kilos en vacio.

Para ofrecer el máximo placer de conducción al igual que en los Huracán de tracción total, Lamborghini ha trabajado a nivel de su chasis, incorporando unas suspensiones que han sido revisadas, también han retocado la dirección y sobre todo se ha variado el tarado de sus sistemas de ayuda a la conducción: ESP y TCS. Por último, Lamborghini ha colaborado estrechamente con Pirelli para crear unos neumáticos específicos para esta versión de propulsión posterior.

Al margen de todos estos cambios, estas versiones de tracción trasera también estrenan nuevos paragolpes delanteros y traseros, unas nuevas llantas de 19 pulgadas… Y no descartes el que llegue esta versión de propulsión trasera con carrocería Spider.

Lamborghini ha puesto precio a esta versión, que se vende por unos módicos 203.605 euros, lo que viene a significar un “ahorro” de 26.000 euros comparado con un Huracán LP 610-4.