Lamborghini Diablo VT Roadster. Un coche hecho a medida
CON 530 CABALLOS DE POTENCIA

Lamborghini Diablo VT Roadster. Un coche hecho a medida

Topcar nos presenta una creación espectacular para empezar el año. Se trata del Lamborghini Diablo VT Roadster, un descapotable cargado de cuero blanco que cuenta con un espectacular V12 de 530 caballos bajo su capó.

Jesús Martín

Jesús Martín Twitter

18 de Enero 2016 07:38

Comparte este artículo: 0 0

El Lamborghini Diablo VT Roadster entró en producción en 1995 con considerables mejoras respecto a su predecesor (el VT-Top de cubierta fija) como su techo tipo targa de accionamiento eléctrico o el completo restyling de su frontal. Pero lo que aquí presentamos hoy va un paso más allá.

Cuero blanco y fibra de carbono como máximas

Los chicos de Topcar han realizado un trabajo espectacular sobre la base de este Diablo. Base que contaba de fábrica con una transmisión mejorada que volvió al modelo 4WD. Gracias a ello, este impresionante deportivo podía mandar hasta un 25% de potencia del par a las ruedas delanteras con el fin de conseguir una mejor tracción cuando las ruedas de atrás deslizasen (cosa que con 530 caballos detrás hacía en repetidas ocasiones).

Esto se tradujo en una mejora significantiva de las características de manejo en un coche que ganó los elogios de todo aquel que lo hubiese probado. Sin embargo, hoy en día, los seguidores de la marca no le tienen mucho aprecio por ser precisamente un vehículo demasiado "controlable". Tampoco goza de muy buena salud entre los clásicos si se le compara con el Miura o el Countach.

Pero volviendo a nuestro protagonista de hoy, el Lamborghini Diablo de Topcar cuenta con un trabajo en el interior de muy alto nivel. Su tapicería ha sido actualizada con un maravilloso cuero blanco perforado con incrustaciones de fibra de carbono. Un toque muy actual que rejuvenece hasta el último centímetro de su fisonomía. Si nos fijamos en su mecánica, cuenta con un motor V12 de 530 caballos que puede acelerar de 0 a 100 Km/h en menos de 4 segundos. Unos tiempos que nada tienen que envidiar a los actuales superdeportivos.

Eso sí, si algún día eres el dueño de tal bestia ten cuidado con tu peinado porque no creo que cuando te bajes de él puedas arreglar el desastre creado en tu cabeza con tales cifras.

Artículos recomendados

Sigue Motor16