Lamborghini Diablo. Felices 30 años
1990

Lamborghini Diablo. Felices 30 años

El Lamborghini Diablo alcanza la treintena y lo celebramos recordando un poco lo que significó este espectacular modelo.

Santiago Casero

10 de Diciembre 2020 13:00

Comparte este artículo: 0 0

Treinta años se cumplen desde que apareciese en el mercado un modelo tan espectacular como el Lamborghini Diablo. Y aunque parece que 1990 queda a tiro de piedra, tres décadas han pasado ya, lo que no ha evitado que muchos sigan sin poder olvidarse de este demoníaco deportivo.

En 1985 comienza todo

La historia sin embargo comienza cinco años antes del citado 1990, con el Project 132. Este había sido diseñado por Marcello Gandini y más tarde revisado por el Centro de Diseño de Chrysler; por aquel entonces máximo socio de la casa italiana.

Tras este proceso, en 1990 veía la luz la bestia, un modelo que rugía como un demonio con su V12 de 5,7 litros y 490 caballos, pero que lo hacía aún más si cabe si contaba con el V12 de 6 litros especial mejorado.

El primero modelo no contaba con dirección asistida ni ningún tipo de ayuda electrónica a la conducción; era un hierro viejo con el que nos convalidaban una sesión en el gimnasio si lo sacabas de paseo una hora. Lo que sí que tenía era una tapicería completa en cuero, ventanillas eléctricas, asientos ajustables de manera eléctrica y aire acondicionado.

Más adelante, en 1993, llegó la versión con tracción a las cuatro ruedas; el Diablo VT, que también traía consigo otras mejoras mecánicas y visuales. El SE30 alcanzaba los 527 CV y celebraba los 30 años de Lamborghini. Dos años más tarde la saga Diablo continúo su progreso en el Salón del Automóvil de Ginebra, donde se presentó el nuevo modelo, con tracción trasera, 512 caballos y un alerón posterior ajustable.El modelo cabrio no llegaría hasta diciembre de 1995, convirtiéndose en el primer 12 cilindros de tracción total, descapotable y producido en masa de la compañía.

Audi toma los mandos

En 1999, cuando Audi compró Lamborghini, el modelo se actualizó una vez más, alcanzando los 530 caballos y montando por primera vez en un Diablo el ABS.

En el año 2001, tras 2.903 unidades producidas, el Diablo hincó la rodilla y dejó paso a su sucesor: el salvaje Murcielago.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon