martes, 6 diciembre 2022

Koenigsegg Gemera. El primero de todos viajará a Carolina de Norte

Hace tiempo que conocemos todos los secretos de este impresionante Koenigsegg Gemera, el primer deportivo de cuatro asientos del fabricante sueco.

Pero ahora toca hablar del primero de los 300 que se van a fabricar de forma artesanal, el cual curiosamente se vende en un concesionario de la firma británica McLaren. Concretamente lo anuncia el concesionario que los chicos de Woking tienen en Charlotte, Carolina del Norte. Si bien dicho concesionario no solo se limita a ofrecer deportivos británicos, sino que entre su actual repertorio encontramos Aston Martin, Ferrari o Rolls-Royce… sin olvidarnos de este bólido sueco.

Seguro que no es barato

Lo cierto es que la producción del Gemera aún no ha comenzado, por lo que lo que está a la venta es la llave de acceso al primero de todos ellos, pues hablan de que se trata del chasis VIN 001, un ejemplar que sería calcado al prototipo que todos conocemos, con un exterior en color gris y un interior en cuero naranja.

1 LsLo1BcENqP9H Motor16

Según se dice, cada uno de los Gemera que se van a fabricar van a costar 1,5 millones de euros, pero esta unidad, la primera de todas igual es ligeramente más cara. Y para comprobarlo solo tienes que dar un telefonazo a este concesionario para que te pongan al día.

Independiente de su precio, lejos del alcance de la inmensa mayoría de los mortales, lo cierto es que este deportivo esconde una sobrenatural mecánica híbrida enchufable que proporciona un total de 1.700 CV y 3.500 Nm. Gracias a estos datos no es de extrañar que pueda acelerar de 0 a 100 km/h en 1,9 segundos y que alcance los 400 km/h en tiempo récord según apuntaron desde la firma sueca. Y todo teniendo en cuera que esta criatura pesa 1.715 kilos en vacío. Sin duda un peso pluma gracias a que utiliza unas baterías de 15 kWh (le aseguran una autonomía en eléctrico de 50 kilómetros) y a que su motor térmico, un bloque de 2 litros y tres cilindros que genera 600 CV el solito, pesa apenas 70 kilos. De no haber sido así, lo lógico sería haber pensado en más de dos toneladas.