viernes, 19 agosto 2022

Jeep Renegade. Con alma de TT

Sorprendió Jeep cuando anunció que plantaría batalla en los todocamino urbanos porque parecía una claudicación de la marca. Tal vez Jeep se iba a “domesticar” haciendo un SUV que sólo tuviera de SUV el aspecto. Nada más lejos de la realidad, porque el objetivo era el contrario poner un punto indómito en este grupo de coches.

Se venderá en más de 100 países

Y la primera impresión en nuestra toma de contacto es que lo ha conseguido. El Jeep Renegade es un coche global -que además, sirve de base a otro pequeño SUV en el grupo, el Fiat 500X-, pensado para ser vendido en más de 100 países, diseñado y desarrollado en Estados Unidos y fabricado en Europa. Toda esa mezcla podría haber dado como resultado un “ni carne ni pescado”. Pero el Renegade toma lo mejor de dos mundos: las capacidades todoterreno están desarrolladas en EE UU, donde desde 1941 saben, y mucho, de esto. La producción y la ingeniería de producto en Italia ha permitido que el tacto, de los acabados y de la puesta en carretera sean europeos. El Renegade es posiblemente el primer Jeep que tiene un comportamiento acorde a lo que los europeos demandan. Una suspensión firme, aplomada es su principal característica en marcha y enlazar curvas será un ejercicio divertido. Lleva la misma marca y tiene, en principio el mismo objetivo que el Compass, pero nada que ver con aquel, claramente un experimento fallido.

Versiones 4×2 y 4×4

Pero este Renegade no tiene pinta de fallido, porque la marca ha puesto toda la carne en el asador. Está disponible con versiones de tracción delantera y total. Pero incluso los 4×2 muestran muchas habilidades para salir de carretera. Una buena altura libre al suelo (hasta 210 mm), un buen ángulo de ataque permiten que incluso el más “inofensivo” de los Renegade muestre carácter “off road”. Y si hablamos del Trailhawk, la variante más 4×4, refuerza su capacidad con mayor protección en los bajos, un frontal rediseñado en su parte baja para aumentar el ángulo de ataque y, por supuesto un sistema de tracción total a la altura. Dos sistemas -Jeep Active Drive o Jeep Active Drive Low- se combinan con el control de tracción para ofrecer 4 modos de conducción: Auto, Nieve, Arena y Barro (el Trailhawk, con el Active Drive Low suma un quinto modo: Roca). Capacidad todoterreno garantizada sin que el consumo se dispare, pues incorpora un sistema de desconexión del eje trasero para que el coche se comporte, de forma automática, como tracción delantera si no es necesaria la tracción total.

6 propulsores para elegir

La gama de motores también invita a todo, a darle marcha en carretera o a atreverse con obstáculos fuera de ella. Seis propulsores diferentes: tres de gasolina (110, 140 y 170 caballos) y tres diésel de 120, 140 y 170 CV. El modelo de acceso en diésel, el 1.6 Mjet de 120 caballos, será la versión más demandada pues ofrece buenas prestaciones, agrado de uso y un consumo contenido (4,6 l/100 km). Se trata de un motor que empuja desde abajo y recupera bien con un funcionamiento suave y agradable ayudado por un cambio de seis marchas de relaciones muy bien escalonadas. Pero si esos 120 caballos se nos hacen pocos aún hay una variante de 140 y otra de 170 que se pueden combinar con un cambio automático de nueve velocidades primicia en este segmento. Todos los motores cumplen la normativa Euro6 y cuentan con “Start & Stop”.

El interior, para 5 ocupantes, ofrece un maletero de formas cuadradas y 351 litros. Buena amplitud sobre todo en la cota de altura, aunque en anchura y espacio para las piernas los centímetros no sobran.

Un Renegade para cada gusto y necesidad

La gama se estructura en cuatro acabados: Sport, Longitude, Limited y Trailhawk, con equipamientos muy completos tanto en seguridad como en elementos tecnológicos: 6 airbag, control de estabilidad, sistema de mitigación antivuelco, aviso de colisión frontal y de salida de carril -corrige demasiado la trayectoria-… son dispositivos de seguridad. Y si hablamos de multimedia, el nuevo sistema Uconnect que agrupa funciones que se manejan desde una pantalla táctil de 5 pulgadas.

Y rematamos con el tema de los precios, ése que pondrá finalmente al Renegade entre los favoritos del segmento. Y ahí vemos que Jeep también apuesta fuerte, pues con descuento promocional, Plan PIVE y financiación propia, el Renegade parte de 17.300 euros en su versión más básica (motor 1.6 Mjet de 120 CV 4×2 y acabado Sport), un precio muy razonable para un segmento en el que Jeep quiere dar mucha guerra.