domingo, 4 diciembre 2022

Un incendio en tu garaje, lo que debes hacer y lo que nunca jamás debes hacer

Un incendio en un edificio es uno de los mayores peligros con los que te puedes enfrentar, ya sea en un edificio comunitario o en una vivienda individual tipo chalet. Pero un incendio es además especialmente preocupante cuando se produce en el garaje por varios motivos.

Incendio en un garaje, un peligro incipiente

Por un lado el garaje está en el punto más interior y delicado del edificio, lo cual puede provocar daños en la estructura e incluso el colapso total del edificio. Por otro lado los garajes están habitualmente cerrados por completo, lo cual es bueno por un lado para evitar las corrientes de aire y con ello que se aviven las llamas pero malo por otro porque se produce un efecto horno que eleva muchísimo la temperatura del interior.

Incendio


Se trata además de una zona de difícil acceso para los bomberos, pues en muchas ocasiones lo normal es que sus camiones no tengan acceso hasta el interior el mismo. Además los garajes suelen contener productos muy inflamables como son los propios automóviles.

Los coches tienen multitud de productos plásticos que arden con suma facilidad, a lo que hay que añadir que los líquidos como el aceite o el propio combustible también son inflamables, sin dejar de lado los neumáticos. Se trata además de elementos que una vez que comienzan a arder resultan complicados de apagar.

El peligro de la electrificación

Por si fuera poco la electrificación del automóvil ha supuesto la llegada de las baterías de ion litio de alta capacidad a los garajes, un verdadero problema que ya ha causado problemas muy serios en diversos lugares. Pues los incendios de este tipo de baterías son muy complejos y laboriosos de apagar para los bomberos.

incendio

Legalmente los garajes deben pasar una revisión oficial cada 10 años para verificar que se encuentran en correcto estado de mantenimiento, con los extintores necesarios y que además disponen de puertas metálicas para sellarlos en caso de incendio. Además la empresa de mantenimiento del edificio está obligada a revisar las instalaciones una vez al año y de la correcta homologación de los medios de extinción.

Incendio, el riesgo de almacenar productos

Por supuesto jamás se debe almacenar productos inflamables como puede ser combustible y aceite, lo cual además de estar prohibido supone un riesgo muy importante en caso de incendio. Los garajes y talleres deben contar con una homologación especial para el almacenamiento de productos inflamables como pueden ser los aceites usados o similares.

Por supuesto todos los garajes deben contar con la señalización correspondiente que indique las vías de escape en caso de incendio, carteles homologados y reflectantes para indicar vías de escape o la presencia de extintores.

incendio


Precisamente los extintores deben pasar una revisión anual en la que se verifique su funcionamiento, así como un control periódico de la fecha de caducidad de los mismos.
El problema de este tipo de incendios es que al tener lugar en un recinto aislado del resto del edificio suelen ser bastante difíciles de detectar hasta que no están en un estado avanzado.
Las recomendaciones de los bomberos en caso de tener un incendio en el garaje es asegurarse de que todas las puertas metálicas y cortafuegos están correctamente cerrados. Alejarse de la zona y quedarse dentro del domicilio. En caso de detectar la presencia de humo hay que poner toallas húmedas bajo las puertas para que no entre a la vivienda y procurar encerrarse en la habitación más alejada de la puerta del domicilio y que cuente con ventana.
Por supuesto en los instantes iniciales deberemos haber dado aviso a emergencias y a los bomberos, que son los encargados de apagarlo y de velar por la seguridad de los vecinos.