miércoles, 10 agosto 2022

Honda NSX. En EE.UU. cuesta como un Audi R8 V10

Desde hace algún tiempo, el exclusivo Honda NSX ya se ofrece en los concesionarios de Estados Unidos con un precio de partida de 167.700 dólares. Como curiosidad decir que allí, un Porsche 911 Turbo arranca en los 159.200 dólares, mientras que un Audi R8 V10 FSI con 540 CV lo hace en 162.900 dólares. Si queremos el más potente, el Plus de 610 CV, su precio escala hasta los 189.900 euros. Con todo ello, a nivel económico, el Honda NSX está bastante bien posicionado teniendo en cuenta la tecnología que encierra.

Se fabrica en EE.UU.

En realidad, en Estados Unidos este deportivo se comercializa bajo la marca Acura y ya se han entregado incluso las primeras unidades, pues esta máquina híbrida que produce 575 CV de potencia se fabrica de forma artesanal por sólo100 expertos, en la factoría que la firma nipona tiene en Marysville, Ohio, a un ritmo de entre seis y ocho unidades a la semana.

Curioso es que en su país de origen, Japón, no se van a hacer las primeras entregas hasta 27 de febrero de 2017, aunque la firma nipona ya admite las primeras reservas, aunque allí su Honda NSX no les va a salir nada barato, ya que el precio de partida es de 23.700.000 Yenes, que al cambio actual son algo así como 207.600 euros.

Estas son sus opciones

Si tienes tiempo, puedes adentrarte en el configurador de Acura para poder crear tu NSX ideal. Verás como te deja elegir entre ocho colores diferentes (los metalizados cuestan 700 dólares y los exclusivos Nouvelle Blue y Valencia Red, tonos perlados, ascienden hasta los 6.000 dólares), cuatro combinaciones de color para su habitáculo u otro diseño diferente de sus llantas forjadas, que cuestan 1.500 euros y pueden ir pintadas en negro. Eso sí, siempre se combinan con unos neumáticos 245/35 R19 delante y 305/30 R20 detrás.

Honda o en este caso Acura, propone diferentes opciones en fibra de carbono para su NSX, comenzando por un completo paquete exterior que nos va a salir por 9.000 dólares. Si además queremos sumar la cubierta del motor también en carbon hay que añadir otros 3.600 dólares, cantidad que se eleva a 6.000 en el caso de apostar también por el techo en fibra de carbono. Para su habitáculo también se ofrece un completo kit en este ligero material, que obliga a desembolsar 2.900 dólares.

Y si vamos a utilizar nuestro NSX en intensas jornadas dentro de circuito, lo mejor es decantarse por el sistema de frenos carbocerámico, una opción que en Estados Unidos cuesta 9.900 dólares o 10.060 dólares si queremos las pinzas pintadas en rojo o en plata, pues de serie son negras.