martes, 6 diciembre 2022

Ford Everest 2015. Un todoterreno de los de toda la vida

Hace sólo unos días, se presentaba oficialmente el nuevo Ford Ranger. Pues bien, sobre esta misma plataforma (por cierto de largueros, como la de los todoterreno de los de toda la vida), Ford ha desarrollado este nuevo Ford Everest, un todoterreno de generosas dimensiones, aunque no llega a los 5,27 metros de la versión pick-up.

Un todoterreno grande

Eso sí, este nuevo Ford Everest mide 5,06 metros de largo, 1,79 metros de ancho y 1,82 metros de alto. Su estética gana puntos a su favor, con un aire mucho más moderno y actual, inspirado también en el nuevo Ranger. Además, el cliente del nuevo Ford Everest podrá equiparlo con llantas de 18 y de 19 pulgadas.

Interior moderno y tecnológico

Su habitáculo también presenta un diseño mucho más moderno y atractivo, y entre otros elementos podrá equipar la pantalla central táctil con 8 pulgadas y sistema SYNC2. No faltará tampoco un sistema de sonido con 10 altavoces, climatizador de dos zonas, además de un cuadro de instrumentos que mezcla indicadores analógicos y digitales, los cuales están inspirados en los que utilizan los Ford Focus Electric y Ford Monde Hybrid.

Gracias a su tamaño, el Ford Everest contará con un habitáculo que presenta una configuración de siete plazas distribuidos en 2+3+2 asientos.

4×2 y 4×4

Semejante todoterreno no llegará a Europa, pues Ford lo ha ideado para mercados como África o Ásia (de hecho el Ford Everest se fabrica en Tailandia), y allí se comercializará en versiones de propulsión posterior, o con tracción a las cuatro ruedas. En caso de decantarse por estas últimas, los Ford Everest contarán con reductora para frontar terrenos escarpados, para los que viene de maravilla una altura libre al suelo de 225 milímetros y también una profundidad de vadeo de 800 milímetros. Estas versiones también sumarán un sistema Terrain Management que permite al conductor elegir entre cuatro modos que modifican el tacto del acelerador, la asistencia del control de tracción y de estabilidad. Los modos son: Normal, Nieve, Arena y Rocas.

Hay dos mecánicas diésel TDCi para poder impulsar al nuevo Ford Everest, los cuales son idénticos a los que también utiliza el Ford Ranger. El primero de ellos es el conocido 2.2 TDCi con 160 CV y 385 Nm de par máximo, y puede estar conectado a una caja de cambios manual o automática, ambas con seis velocidades. Estos dos mismos sistemas de transmisión estarán disponibles para la opción mecánica más potente, que apuesta por el 3.2 TDCi, un motor con cinco cilindros en línea que ofrece 200 CV de potencia y un par máximo de 470 Nm.

Mucho más seguro

En materia de seguridad activa también gana muchos puntos, ya que contará con sensores de ángulo muerto, avisador por cambio involuntario de carril, además de un sistema bautizado como Curve Control, que ajusta la velocidad del vehículo a la curva a la que se aproxima (suponemos que frena el vehículo en caso de llevar conectado el control de velocidad, dependiendo del ángulo de giro del propio volante). Tampoco faltará en su equipamiento el sistema de aparcamiento asistido, útil cuando hablamos de más de cinco metros de longitud.