sábado, 13 agosto 2022

¿Es posible mejorar un Porsche 928? Júzgalo tú mismo

Las reediciones de clásicos están de moda. Más de 35 años después, Tom Cruise vuelve a estar de moda gracias a la segunda parte de Top Gun. De la misma manera que a mediados de los años 80, muchos jóvenes sueñan con imitar al actor de Hollywood y ser pilotos de caza. Pero el F14 y la Kawasaki Ninja 900 no fueron los únicos vehículos que popularizó Tom Cruise en los 80.

También convirtió al Porsche 928 en una estrella de la gran pantalla gracias a Risky Business. Aunque lo cierto es que el deportivo de Stuttgart no necesitó la ayuda de Cruise para ser un éxito. De hecho, arrasó desde que llegó al mercado en 1977 y fue un auténtico bombazo para Porsche hasta que desapareció en 1995.

El Porsche 928 es una leyenda

Y es que se trata de un modelo de gran importancia para la marca alemana. Llegó para ser el sustituto del Porsche 911 y, aunque esto nunca llegó a suceder, no fue porque al Porsche 928 le faltaran argumentos para acabar con el legendario nueveonce.

Eso sí, a diferencia del “todo atrás”, el Porsche 928 tenía un enfoque más gran turismo y apostaba por una configuración completamente distinta: motor V8 colocado en posición delantera. A lo largo de los casi 20 años que se mantuvo en producción se fabricaron más de 61.000 unidades y hoy en día es uno de los Porsche más cotizados.

Respeta las líneas maestras del Porsche 928 original

Por eso no es de extrañar que una compañía llamada Nardone Automotive haya decidido reeditarlo en forma de restomod. Es decir, una restauración de un Porsche 928 original, pero con numerosas mejoras para adaptarlo a la época actual.

Se trata de un nuevo modelo de este tipo, como los Singer 911, el Kimera EVO37 el Alfa Giulia de Totem Automobili. Eso sí, es la primera vez que el Porsche 928 se convierte en el protagonista de uno de estos proyectos que tan de moda están.

Un homenaje que quita el hipo

Para su creación, Nardone Automotive ha contado con la ayuda de empresas como Michelin, Involute Transmission o Italtecnica Engineering. El objetivo es crear un tributo del Porsche 928 que no solo esté a su altura, sino que lo supere. Su diseño respeta las líneas maestras del modelo alemán, incluidos los particulares faros delanteros retráctiles.

Pero Nardone se ha tomado ciertas licencias para adaptar la estética del Porsche 928 a los estándares actuales. Sin ir más lejos, los faros utilizan tecnología led, como los pilotos traseros. Las llantas son bastante más grandes que las del modelo original y llegan hasta los 18 pulgadas, además de estar calzadas en los nuevos neumáticos Michelin Pilot Sport 5. Además, buena parte de la carrocería está fabricada en fibra de carbono para contener al máximo el peso del conjunto.

Interior made in años 80

Por su parte, el interior es un soberbio homenaje al habitáculo del Porsche 928 original. Combina materiales de primer nivel, como el cuero y el Alcantara, mantiene la sencillez del Porsche 928 y prácticamente copia su disposición de mandos y posición de conducción. Sin embargo, introduce elementos modernos, como el cuadro de mandos semi digital y la radio, que ofrece una conectividad actual. Por supuesto, con Apple CarPlay y Andrpod Auto.

En cuanto a la mecánica, bajo el capó del Nardone Automotive Porsche 928 se esconde un bloque V8 atmosférico de 5.0 litros extraido de un Porsche 928. Pero la cosa no podía quedar ahí. Nardone lo ha modificado para llevarlo hasta los 400 CV (50 CV más), siempre ligado a una caja de cambios manual de seis marchas situada en la parte trasera (transaxle) y a la tracción trasera.

Llegará en 2024

Por supuesto, el chasis, que también es el original del Porsche 928, se ha modernizado con suspensión regulable electrónicamente, dirección asistida, frenos más eficaces, diferencial autoblocante y numerosos refuerzos.

El Porsche 928 de Nardone Automotive se podrá ver en el próximo Festival de la Velocidad de Goodwood, a finales de este mismo mes. Para que las primeras unidades lleguen a sus clientes habrá que esperar hasta 2024. Su precio es todavía una incógnita, pero debería rondar el medio millón de euros.