lunes, 4 julio 2022

Se dispara el precio de los coches en los últimos 5 años

Al igual que está ocurriendo con otros productos, los coches nuevos son cada día más caros. De media, su precio ha subido un 35% más desde hace cinco años. Por ejemplo, un Dacia Sandero, el modelo más barato en el mercado español, ha pasado de costar 7.035 euros en 2017 a 9.990 euros en 2022 (supone un 42% de incremento), según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que ha alertado de que el coste de los coches en este periodo ha subido muy por encima del IPC, un 35% frente al 12,8%.

La organización de consumidores habla de una subida “sin precedentes” en el precio y la achaca a aspectos como “la inflación, las penalizaciones por emisiones de CO2 de la Unión Europea, la crisis de los microchips y el mayor nivel de equipamiento y complejidad de los vehículos”.

Evolución precios de los coches.

La OCU ha comparado el precio de los coches más baratos en 2017 y en la actualidad en 15 de las marcas más importantes constatando que solo dos modelos han mantenido el precio por debajo del IPC, el BMW X1 y el Mercedes GLC.

Mayores subidas en diésel y gasolina

Además, las mayores subidas se han producido en los modelos diésel y de gasolina, con motores tradicionales de combustión, mientras que los híbridos han experimentado crecimientos de precio más contenidos y los eléctricos han bajado sus precios.

Renault Captur.

En concreto, el híbrido no enchufable más barato, el Mazda 2 (18.220 euros), cuesta un 18% más que el modelo más económico de hace cinco años. Por otro lado, el híbrido enchufable más económico en la actualidad, el Renault Captur (30.160 euros), tiene casi el mismo precio que el más barato en aquel momento. Y el eléctrico más asequible, el Dacia Spring (17.905 euros), cuesta un 18% menos que el eléctrico más barato de hace cinco años.

Para ahorrar a la hora de comprar un coche, la OCU recomienda buscar los modelos que estén en oferta o en stock y comparar precios, ya que esto puede suponer un descuento de hasta el 20% sobre el precio oficial.

Además, desde la OCU se pide a la Administración que impulse “el desarrollo de industrias nacionales de microchips que puedan garantizar el suministro regular de este tipo de componentes y aseguren un precio estable”. También instan a aumentar la red de cargadores rápidos: “favorecer el uso del coche eléctrico pasa necesariamente por la presencia de una cada 50 kilómetros”, explican.