lunes, 4 julio 2022

DIME Racing GT. El Mercedes-AMG GT más salvaje

No es la primera vez que vemos el deportivo Mercedes-AMG GT tras pasar por manos de algún que otro preparador de talla mundial. Brabus, RevoZport, Lorinser, Posaidon, PP-Performance… estos son sólo algunos de los aventajados especialistas que ya se han atrevido a meter mano a la máquina más salvaje que actualmente fabrican los ingenieros de Affalterbach. Pero ahora nos sorprenden los chicos de DIME Racing, que no son otra cosa que un equipo de competición afincados en California y que actualmente emplean cada fin de semana un radical Mercedes SLS AMG GT3.

También fabrican componentes para AMG

Pero este equipo de carreras no sólo se sustenta de victorias en la Pirelli World Challenge, sino que su equipo de ingenieros desarrollan, fabrican y ofrecen a clientes de todo el mundo nuevos componentes mecánicos para sus Mercedes-AMG. Por ese motivo en su catálogo encontramos pistones, bielas, cigüeñales, sistemas de admisión, sistemas de refrigeración, centralitas electrónicas, bombas de aceite… Cada una de estas piezas ha sido desarrollada para conseguir extraer el mayor potencial a cualquier motor AMG, incluído el que utilizan los exclusivos Pagani. Pero aquí no acaba la cosa, pues también crean sistemas de suspensión, diferenciales, transmisiones…

Pero ahora este equipo de competición ha querido ir un paso más allá y han fabricado este DIME GT Racing, que es su particular visión de un Mercedes-AMG GT. Para comenzar, su carrocería estrena nuevos apéndices aerodinámicos desarrollados específicamente para la competición, aunque esta criatura está homologada para circular por carreteras abiertas. Cada nuevo componente de su exterior se ha fabricado en fibra de carbono y también se acompaña de una nueva suspensión creada específicamente para él. Si su exterior impone, más sorprende lo que esconde bajo el capó delantero, donde se mantiene el conocido 4.0 V8 Biturbo que de origen genera 510 CV de potencia.

Con 745 CV de potencia

DIME Racing lo equipa con nuevos componentes que ellos mismos desarrollan y ahora este sorprendente propulsor eleva su potencial hasta los 745 CV de potencia. Ahora bien, sus prestaciones son una incógnita, pero ni qué decir tiene, que mejorarán los datos homologados por la versión más civilizada.

DIME Racing ya lo ofrece en diferentes distribuidores de Mercedes-AMG en Estados Unidos con un precio de 150.200 dólares, lo que son apenas 18.075 euros más que lo que allí cuesta un Mercedes-AMG GT S “de serie”. Además de ser más poderoso, este DIME GT Racing también es más exclusivo, pues sólo fabricarán 100 ejemplares al año. Y es sólo el comienzo, pues han asegurado que ya están trabajando en sus propios Mercedes-AMG C 63 S y Mercedes-AMG E 63 S.