Conducimos el nuevo Kia Sportage. Cambios inteligentes
A LA VENTA EN SEPTIEMBRE

Conducimos el nuevo Kia Sportage. Cambios inteligentes

Kia renueva su superventas. El Sportage recibe ligeros cambios estéticos pero profundos en cuanto a motores y sistemas, como el Mild Hybrid, que buscan la máxima eficiencia. Ya lo hemos probado.

Javier Montoya

Javier Montoya Twitter Google+

10 de Julio 2018 19:41

Comparte este artículo: 26 14 0

El Kia Sportage es el modelo principal en la marca coreana; su modelo más vendido en todo el mundo y que significa nada menos que un 25 por ciento de los coches comercializados en Europa. Por tanto, hablamos de la 'piedra filosofal' de Kia. Posiblemente por eso, el Sportage sea el niño mimado en la marca, el coche que atesora todos los avances de la firma y el encargado de estar siempre al día.

Así se deduce de esta actualización del SUV coreano, tres años después del lanzamiento de la cuarta generación. Un cambio inteligente porque no se queda en la fachada sino que profundiza en elementos técnicos y mecánicos para poner de plena actualidad al Sportage. Y para rearmarlo de cara a los retos en eficiencia y protección ambiental que se avecinan con la nueva normativa WLTP o con las cada vez más incipientes restricciones a los motores decombustión.

Por ello el Sportage, dentro de la estrategia de electrificación anunciada por Kia -según la cual hasta 2025 la marca lanzará 16 modelos electrificados- es el primer modelo de su gama en incorporar la tecnología de hibridación ligera, con batería de 48 voltios, sobre un motor diésel. Un sistema que ofrece apoyo al motor de combustión gracias a la energía de hasta 12 voltios que es capaz de sumar al rendimiento del motor -con lo que ayuda a reducir emisiones pues el motor de combustión no necesita de tanta carga para moverse- y por otro lado, en el modo 'generador' acumula la energía almacenada al frenar o al circular en modo retención en pendiente. De esta el nuevo sistema permite ofrecer una función de parada y arranque en marcha apagando el motor térmico y circulando a vela cuando no tocamos el acelerador. Y el sistema se pone en marcha de manera imperceptible al volver a pisar el pedal del acelerador.

Con Mild Hybrid, nivel de emisiones sorprendente

Además el sistema de parada y arranque refina su funcionamiento parando el motor del coche cuando al acercarnos, por ejemplo a un semáforo, la velocidad baja por debajo de los 30 km/h. Es una de las claves para la reducción de consumos y emisiones que persigue Kia; y que unido a un sistema activo de control de emisiones, con un catalizador selectivo de reducción puede reducir las emisiones de CO2 hasta en un 4% en el nuevo según la nueva norma de homologación WLTP.

El sistema Mild Hybrid está disponible, por ahora, con el motor diésel más potente, el 2.0 híbrido ligero de 185 caballos con el que logra unas sorprendentes 138 g/km en las emisiones de CO2 con la versión de cambio manual (149 con el automático de 8 velocidades) según la traslación de los datos de la homologación WLTP a la antigua NEDC. Y después de este motor, a partir de 2020 también se incorporará este sistema al resto de la gama de motores diésel, el nuevo grupo propulsor 1.6 que contará con dos nivelesde potencia: 115 y 132 caballos. Cuenta con una ventaja añadida en forma de regulación normativa, pues este sistema permitirá al Sportage disponer de la etiqueta ECO de la DGT, que le da la oportunidad de acceder al centro de las ciudades incluso cuando se produzcan episodios de alta contaminación que lleven al cierre del centro de las ciudades.

Con este sistema, por tanto, el Sportage se pone en vanguardia tecnológica en el control de emisiones. Pero hay más novedades en este apartado, porque toda la gama de motores que incorpora el Sportage cumplen ya con la normativa Euro 6D Temp.

El motor diésel más eficiente de la historia de Kia

Y la otra gran novedad en el terreno mecánico viene por parte del nuevo motor diésel 1.6 U3, el más limpio jamás creado por la marca coreana. Un propulsor que sustituye a todo un clásico, el 1.7 CRDI. El nuevo motor está disponible con 115 y 136 caballos de potencia y unas emisiones que oscilan entre los 123 y 126 g/km de CO2 ya con la normativa WLTP. Con tracción delantera, tanto la versión de 115 CV como la de 136 disponen de un cambio manual de 6 velocidades, aunque en el caso del 136 se puede optar también a tracción total y cambio automático de doble embrague y 7 relaciones.

En gasolina no hay cambios respecto a la gama actual, salvo ligeros retoques. Ofrece dos motores de gasolina, el 1.6 T-GDi con turbo y 177 CV o sin turbo y 132. Y ambos con un nuevo filtro de partículas para motores de gasolina, que reduce aún más la emisiones.Y toda la gama Sportage ofrecerá de serie sistema de parada y arranque automáticos.

En el interior no hay grandes cambios. Calidad estupenda y nuevos detalles como la pantalla, que puede ser de 7 u 8 pulgadas de tamaño.En el interior no hay grandes cambios. Calidad estupenda y nuevos detalles como la pantalla, que puede ser de 7 u 8 pulgadas de tamaño.

La eficiencia, por tanto, es la estrella en el apartado tecnológico de esta nueva gama que además guarda otras novedades como las relativas a asistentes de ayuda a la conducción. Ahí el Sportage también da la talla y suma control de crucero adaptativo inteligente con función de parada y arranque automáticos, un monitor del entorno con cámara de 360 grados para facilitar el aparcamiento o el sistema de control de la atención del conductor que detecta el cansancio o la falta de atención al volante. Elementos que se suman al asistente para evitar colisiones frontales, el de mantenimiento de carril, el avisador inteligente de límite de velocidad o los detectores de ángulo muerto o de tráfico trasero.

Nos hemos trasladado a Fráncfort, la sede europea de la compañía para poner a prueba, sobre el terreno, al renovado SUV. Y en una apretada jornada de pruebas, conducimos las principales novedades. Empezamos por el 2.0 Mild Hybrid, el sistema de hibridación ligera que se estrena por primera vez en este segmento. El recorrido nos lleva por zonas del centro de Fráncfort, por autovías y carreteras de doble dirección. Para empezar, decir que detectamos que el sistema está en funcionamiento porque en el cuadro de instrumentos, aparece un esquema del coche que va cambiando indicándonos los diferentes modos de uso: cuando la batería apoya al motor térmico, cuando el coche funciona con el motor de combustión apagado... No se notan vacíos de potencia ni saltos o transiciones bruscas al entrar en funcionamiento la parte eléctrica. El motor empuja con decisión y habría que tener un Sportage equivalente, sin sistema Mild Hybrid para apreciar las diferencias en el rendimiento y comportamiento. Porque las principales diferencias estarán en esos beneficios medioambientales y de consumo mencionados.

En marcha, suave, refinado y con carácter

Circulamos por autopista en modo eléctrico con absoluta suavidad y en cuanto pisamos el acelerador el coche responde desde su lado 'clásico' con contundenica. El cambio automático de doble embrague es una delicia por rapidez y suavidad. Y en el resto de apartados que tienen que ver con el comportamiento, como no ha habido grandes cambios respecto al actual Sportage, el resultado sigue estando a al misma altura del anterior modelo.

Nuestro siguiente compañero de viaje es el 1.6 CRDI en su configuración de 115 caballos, con tracción delantera y cambio manual de 6 velocidades. Es el modelo que será la estrella en las cifras de ventas de la gama. Y al sustituir a un clásico como el 1.7 CRDI que tan buenos resultados ha dado tanto en Kia como en Hyundai, hay quemirarlo con lupa. Para empezar, nos parece una versión muy racional; porque su nivel de potencia es más que suficiente. Eso ya lo era en el anterior motor; pero ahora con un importante añadido, pues su suavidad de funcionamiento supone un gran salto adelante frente al anterior motor 1.7 que debido a su edad mostraba un funcionamiento un tanto áspero. Este motor es mucho más agradable. Y con mucho brío, como comprobamos en algún adelantamiento en carreteras de doble sentido saldado en un corto espacio que ofrece seguridad. Además, el motor estira con ganas más allá de las 4.000 vueltas y empuja desde muy abajo, pues el par máximo está disponible desde solo 1.500 vueltas. El cambio manual está bien por recorridos, pero el tacto de la palanca es un poco pastoso. Frenos potentes y dirección precisa con la dureza justa rematan un conjunto muy agradable. Una versión muy recomendable para acceder a la nueva gama del Sportage.

Y los que la elijan no se equivocarán; como no se han equivocado en Kia proponiendo cambios en el nuevo Sportage centrados en características inteligentes más que en retocar la fachada y dejar lo de dentro sin cambios. Aún sin precio ni gama definida, el nuevo Sportage llegará al mercado el próximo mes de octubre. Y seguirá agrandando su leyenda en el mercado y también en Kia. Motivos le sobran.

Artículos recomendados

Sigue Motor16