Conducimos el Infiniti Q60. El coupé que planta cara a Audi, BMW y Mercedes
YA A LA VENTA

Conducimos el Infiniti Q60. El coupé que planta cara a Audi, BMW y Mercedes

Llega al mercado el Infiniti Q60, un elegante y deportivo coupé con el que la marca japonesa quiere dar guerra entre los alemanes premium. Ya lo hemos conducido.

Pedro Martín

Pedro Martín

15 de Febrero 2017 13:42

Comparte este artículo: 145 0

El importador español de Infiniti acaba de iniciar la comercialización del Q60, un coupé de rasgos muy deportivos que con su carrocería de cuatro plazas y 4,69 metros de longitud, sus dos motores de gasolina de 211 y 405 CV, y sus dos posibilidades de tracción (trasera para el motor menos potente y a las cuatro ruedas para el V6 Biturbo) supone una interesante alternativa a rivales del segmento Premium, donde mandan los alemanes (los coupés de Audi A5, BMW Serie 4 y Mercedes Clase C) pero también destaca el Lexus RC. Y el Q60 desembarca con una agresiva política comercial, pues la oferta especial de lanzamiento deja en 43.990 euros el precio de la versión de acceso 2.0 Premium, cuya factura recomendada es de 48.400 euros. Con acabado Sport, más equipado y aspecto más llamativo, el precio es de 50.800 euros, mientras que el Q60 Sport con motor ?gordo? y tracción total cuesta 66.700 euros.

Dinámico y con buen comportamiento

Nuestra primera toma de contacto ha tenido como protagonista al Q60 2.0 Premium, dotado de un cuatro cilindros turboalimentado de 211 caballos que mueve bien al coupé japonés. No se trata de una mecánica especialmente melódica, aunque tampoco suena mal, y ayudado por el cambio automático de siete velocidades (sin levas de cambio manual en este acabado) permite adelantar de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos o alcanzar los 235 km/h de velocidad punta. El gasto oficial es moderado (6,8 l/100 km) y el rendimiento general del coche resulta muy satisfactorio, pues la suspensión independiente en los dos ejes (detrás, de tipo multibrazo) o la potencia de los frenos elevan las posibilidades de disfrute a medida que la carretera se retuerce.

Menos convincente nos ha parecido la dirección eléctrica de asistencia variable en función de la velocidad, con un tacto demasiado suave. Pero las versiones Sport, sea cual sea el motor, optan por una dirección más evolucionada que, en principio, debe mejorar el tacto. En concreto, se trata de la segunda generación del Direct Adaptive Steering, que estrena modos Sport+ y Eco.

Al volante, el Q60 resulta cómodo, pues la postura de conducción es buena, hay una correcta visibilidad en todas direcciones y quedan a mano los mandos principales, incluyendo la pantalla táctil de gran tamaño. Materiales muy buenos y atmósfera refinada en general, aunque el acabado dista de ser perfecto pues se echa de menos un poco más de precisión en los ajustes o algo más de sensación ?premium? en pespuntes y tacto de los botones. Si pasamos a la segunda fila, limitada a dos plazas, la calificación baja, pues no sobra espacio para las piernas y, peor aún, no hay mucha altura al techo. Los pasajeros que midan más de 1,70 llevarán su cabeza tocando la luneta trasera, y en verano, a pleno sol?

Equipamiento exhaustivo

En cuanto al maletero, Infiniti anuncia 342 litros, que está bastante bien, y las formas son bastante aprovechables. El borde de carga queda un poco alto, pero el respaldo trasero se puede abatir (no por partes, sino como una pieza) y así se logra una cierta versatilidad. Y el equipamiento está a gran nivel, especialmente en el recomendable acabado Sport, que respecto al Premium añade la citada dirección adaptativa, el sistema ALC de mantenimiento de carril activo, levas en el volante, retrovisores calefactados y plegables, ajuste eléctrico del volante, pedales y reposapiés en aluminio, discos de freno de mayores dimensiones, acabados interiores en fibra de carbono? Infiniti, de hecho, espera que la mayor parte de las ventas correspondan a los Q60 Sport.

Y, curiosamente, prevé que un 50 por ciento de las matriculaciones sean de la versión tope de gama, con sus 405 CV y su tracción total. No hemos tenido ocasión de probarlo aún, pero el modelo promete: cinco segundos exactos para acelerar de 0 a 100 km/h, 250 km/h de velocidad punta, equipamientos específicos como la suspensión dinámica digital, pinzas de freno de color rojo, doble tubo de escape perforado? Y si de deportividad puede presumir el Q60, en cuestión de seguridad o asistencia a la conducción tampoco se queda atrás, pues toda la gama incluye de serie el Care Pack (control de crucero, asistencia a la frenada, sistema frontal de frenada de emergencia con detección de peatones, alerta de colisión frontal FCW, sistema de predicción de colisión frontal PFCW y alerta por salida involuntaria de carril LDW), así como ayuda al arranque en pendiente, el capó activo para la protección de peatones, sensor de lluvia, control de presión de neumáticos y ocho airbag.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon