Conducimos el Ford Edge. Quiere ser premium
YA ESTÁ A LA VENTA

Conducimos el Ford Edge. Quiere ser premium

El Ford Edge llega al mercado europeo dispuesto a dar batalla entre los SUV premium. Solo se ofrecerá con cinco plazas y dos motores diésel de 180 y 210 caballos.

Andrés Mas

Andrés Mas Twitter

8 de Mayo 2016 16:04

Comparte este artículo: 122 0

El Edge llega a España precedido de un éxito incuestionable en Norteamérica donde es el vehículo más vendido de su segmento con 124.000 unidades matriculadas en 2015. El SUV de Ford mide 4,80 metros de longitud y ofrece un gran habitáculo con capacidad para 5 ocupantes. Ford renuncia en Europa a las 7 plazas ( no en China donde sí hay una versión con tres filas de asientos) lo que permite a la marca americana anunciar unas cotas en las plazas traseras que según Ford son más generosas que las que podemos encontrar en modelos de un tamaño muy superior como un Audi Q7 o un VW Touareg. Y un maletero entre los más grandes del segmento.

Porque Ford quiere que su nuevo Edge, modelo tope dentro de su gama SUV, sea en España una alternativa dentro del segmento premium donde encontramos modelos de la talla del Audi Q5, BMW X3 o Volvo XC60, aunque también sitúan al Hyundai Santa Fe o el Kia Sorento como rivales naturales de un Edge que en España se ofrece con los propulsores diésel de 180 y 210 caballos ya conocidos en otros modelos de la marca. El primero va siempre asociado a un cambio manual de 6 marchas, mientras que el segundo solo puede combinarse con el cambio automático PowerShift también con 6 velocidades y levas en el volante de serie.

Dos motores, ambos diésel, dos tipos de cambio, pero solo con tracción total en el nuevo Ford Edge.Dos motores, ambos diésel, dos tipos de cambio, pero solo con tracción total en el nuevo Ford Edge.

Siempre con tracción total

Eso sí, a diferencia de otros países, en España los Edge serán todos tracción total aunque su sistema inteligente permitirá transitar en tracción delantera mientras que la adherencia no requiera la actuación de los dos ejes. Su altura libre al suelo en condiciones normales de carga es de 203 mm mientras que a plena carga esta se reduce a 152 mm. Es decir, que con dos ocupantes y con poco equipaje el Edge puede superar sin contratiempos caminos rotos, riachuelos y zonas de dificultad media-baja. Y por supuesto puede subir a una estación de esqui con una buena nevada, aunque de acudir frecuentemente a practicar este deporte o a zonas de alta montaña recomendamos el uso de neumáticos de invierno para apoyar a la tracción total.

Ford hace mucho hincapié en el trabajo de insonorización que ha efectuado en el coche, incluido un sistema de control activo de ruido que emplea el equipo de sonido, aunque vaya apagado, para contrarrestar las 'malas vibraciones'. Y la verdad es que nos esperábamos más. No es que el Edge sea más ruidoso que cualquiera de sus rivales, sin embargo no nos ha parecido que destaque especialmente sobre el resto en este apartado.

Cómodo pero eficaz

Sí que destaca, como es habitual en cualquier Ford, su estabilidad, su aplomo y su agilidad y todo ello sin sacrificar algo tan importante en un modelo de este segmento como es el confort. No le ha hecho falta al Edge recurrir a una suspensión regulable, la plataforma utilizada, común a S-Max y Mondeo, aporta un equilibrio sorprendente incluso en la versión más potente, aunque en el acabado Sport se ha revisado la firmeza de muelles y amortiguadores para lograr apoyos más uniformes y un tacto más deportivo.

En este aspecto tiene mucho que ver también la suspensión trasera integral con componentes de aluminio, amortiguadores de altas prestaciones y cojinetes diseñados para minimizar las desigualdades del asfalto y con un objetivo prioritario: una conducción suave y de calidad. Además, la Dirección eléctrica Adaptativa, de serie en el Sport y opcional en el acabado Titanium (700 euros), aporta la precisión necesaria a medida del tipo de conducción que se esté realizando.

Interior amplio y cuidado

El interior del Edge sorprende por una luna frontal de gran tamaño que permite una visibilidad hacia delante especialmente amplia. Y en las plazas traseras sobran centímetros a lo largo y ancho aunque vayan ocupadas por adultos. El piso atrás es casi plano, sin apenas túnel central, y los respaldos se pueden inclinar varios grados lo que aumenta el confort notablemente. Y opcionalmente estas plazas traseras, a las que por cierto se accede de una forma muy cómoda porque están 50 mm más altas que en el S-Max, pueden llevar cinturones de seguridad dotados de airbag (250 euros).

Un interior de gran amplitud, buena terminación y y gran visibilidad.Un interior de gran amplitud, buena terminación y y gran visibilidad.

El maletero, con 602 litros y hasta 1.847 litros de volumen con los respaldos traseros abatidos, resulta suficiente para llevar casi cualquier cosa con la ventaja de que al bajar esos respaldos la superficie resultante queda totalmente plana.

Solo motores diésel

Los dos propulsores propuestos para el Edge son diesel y rinden 180 y 210 caballos de potencia. Lo cierto es que ambos mueven al SUV americano con soltura aunque el gran tamaño del coche, mide lo que un BMW X5, ha disparado ligeramente el peso que parte de las 1,9 toneladas, lo que convierte al motor de 210 caballos en el más recomendable si se va a ir habitualmente cargado o el comprador prefiere que le sobre potencia antes de echar a faltar algún caballo de vez en cuando.

La diferencia de precio entre el Edge de 180 caballos con cambio manual y el de 210 caballos de cambio automático son 4.000 euros, y aunque el cambio manual es preciso y rápido, el PowerShift con levas en el volante sumado a los 30 caballos más, bien merece esa inversión por comodidad, eficacia y agrado. En cualquier caso el peso del Edge puede haber impedido que destaque en prestaciones pero lo que no ha logrado es perjudicar el consumo que para ambas versiones se ha homologado en 5,8 l/100 km contando en ambos casos con carga regenerativa inteligente y sistema Start/Stop, una cifra sobresaliente en línea con la de sus rivales más pequeños y ligeros.

Desde 43.000 euros

El Edge está disponible en el mercado español desde 43.000 euros aunque las ventas de la versión Trend correspondiente a ese precio y con un equipamiento básico serán solo testimoniales. En realidad las previsiones de la marca del óvalo es la de vender más los acabados Titanium y Sport. El primero, disponible desde 46.425 euros, incluye, además del Asistente Precolisión con Detección de Peatones, la pantalla táctil a color de 8 pulgadas, la cámara de visión trasera, el climatizador automático bizona, el Sync 2 (el Sync 3 llegará a finales de año) o las llantas de aleación de 19 pulgadas incluidas en el Trend, el sistema de navegación, sistema de apertura y arranque sin llave, el portón trasero manos libres, los sensores de aparcamiento delantero y trasero, el parabrisas térmico o los asientos y el volante calefactado.

El maletero del Ford Edge parte de unos extraordinarios 602 litros de capacidad.El maletero del Ford Edge parte de unos extraordinarios 602 litros de capacidad.

Y en el caso del acabado Sport, a partir de 47.925 euros, se añaden las llantas de aleación de 20 pulgadas, el sistema de navegación Sony, la dirección eléctrica adaptativa, la suspensión deportiva o el kit exterior deportivo.

Descuentos de lanzamiento

Pero Ford lanza en España el Edge con una promoción que sitúa al SUV de la marca norteamericana en una posición excelente para plantar cara a sus rivales del segmento premium. Son 4.200 euros de descuento básico al que habría que sumar cantidades importantes por la entrega de un usado, por financiar con la marca o por adquirir equipamiento opcional, unos descuentos que dejarían la horquilla de precios entre los 36.000 y los 44.500 euros. En cuanto al equipamiento opcional incluye elementos como los faros LED dinámicos adaptativos, el control de crucero adaptativo, detector de ángulos muertos, techo panorámico, los asientos delanteros refrigerados, asistente de aparcamiento perpendicular, en paralelo o asistente de salida de aparcamiento.

A finales de este año Ford pondrá a la venta el Edge Vignale (casi a la vez que el Kuga Vignale) con el acabado tan cuidado y rico propio de esta línea de modelos.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon