Conducimos el Renault Talisman. Quiere recuperar el tiempo perdido
DESDE 24.000 EUROS

Conducimos el Renault Talisman. Quiere recuperar el tiempo perdido

El segmento de las berlinas deja atrás sus horas bajas. La mejora de las expectativas económicas ha dado alas al sector de empresas que crece a un ritmo del 21,3 por ciento y cuyo peso en el mercado español es del 47 por ciento. Pero los particulares también tienen mucho que decir. Renault quiere que su Talisman cuente a partir de ahora en cualquier elección.

Andrés Mas

Andrés Mas Twitter

12 de Noviembre 2015 09:15

Comparte este artículo: 0 0

Las dos primeras generaciones del Renault Laguna tuvieron un éxito incuestionable. Y en España, se impusieron varios años en su segmento. Eran tiempos, allá por 2001, en los que incluir un ESP de serie en todas las versiones le permitía liderar la revolución que se preparaba en cuanto a seguridad, y disponer de dirección a las cuatro ruedas en 2007, también le situaba en un lugar privilegiado a nivel tecnológico. Sin embargo hay que reconocer que los últimos años del Laguna no han sido buenos.

La estética y el planteamiento comercial cuando no la tecnología de una serie de modelos como el Opel Insignia o el VW Passat ha ido relegando a la berlina francesa de 5 puertas a puestos secundarios. A modo de ejemplo hay que decir que en 2014 se vendieron cerca de 8.000 Opel Insignia y 7.000 VW Passat berlina por nada más que 1.750 Renault Laguna. Atrás quedaron las 26.894 unidades que se vendieron en España del Laguna en 2002. Pero Renault está dispuesta a parar esa sangría con su nuevo Talismán, una berlina de 4 puertas con diseño tricuerpo y maletero separado cuyas líneas y formas entran por los ojos desde el minuto uno. Así, el portón trasero cede a la fórmula tradicional de una tapa de maletero que, a través de un hueco bastante más limitado, deja paso al segundo maletero más grande del segmento con nada menos que 608 litros de volumen para equipaje. Es el equivalente a 4 bolsas de golf, o al equipaje completo de una familia que emprende un viaje largo. Además se incluyen de serie los respaldos abatibles 1/3-2/3 con trampilla para esquís.

El Talisman hereda la arquitectura CMF CD del nuevo Renault Espace y también muchas de sus medidas. De hecho firma una longitud de nada menos que 4,85 metros y una batalla de 2,81, lo que ayuda bastante a conseguir unas cotas interiores suficientes para defenderse bastante bien frente a los rivales aunque en este sentido no supere al VW Passat. Pero queda cerca y por delante de casi todos sus rivales. El Renault Talisman Sport Tourer llegará en primavera con algo menos de maletero pero mayor versatilidad y una estética muy convincente y esta vez no habrá carrocería Coupé debido a la escasa demanda.

Interior de calidad y tecnológico

El habitáculo está bastante cuidado aunque desentona un poco el aspecto de los plásticos duros de la parte inferior del salpicadero. Pero los ojos no se van a fijar mucho en ese detalle teniendo delante una tablet como la que llevan algunas versiones  integrada en la parte central del cuadro. Nos referimos a la pantalla táctil vertical de 8,7 pulgadas de los acabados más completos e incluso a la de 7 pulgadas del resto. Van asociadas al sistema R-Link 2 que hace las veces de centro de control y al sistema Multi-Sense que permite la personalización de medio coche. Es cierto que cuesta un poco acostumbrarse a su manejo por la cantidad de información o controles que se pueden decidir desde aquí, pero una vez habituados no debería suponer mayor problema. No obstante y con buen criterio los mandos de la calefacción se mantienen a mano y en formato tradicional de rueda. El Talisman lleva climatizador de dos zonas de serie desde la versión de acceso Life, y los asientos pueden ser eléctricos, llevar calefacción o ventilación e incluso llevar incorporado un sistema de masaje de dos programas y cinco secuencias.

Cinco motores para comenzar

La oferta mecánica comprende tres propulsores diesel y dos de gasolina (aquí tienes los datos mecánicos). El dCi 110 Eco2 con cambio manual de 6 velocidades que homóloga un consumo de 3,6 l/100 km, el dCi 130 disponible con cambio manual o automático de doble embrague EDC de 6 marchas con consumos de 3,9 y 4,2 l/100 km respectivamente, y el dCi 160 EDC Twin Turbo con un gasto cada cien kilómetros de 4,4 l/100 km, los tres cuentan con sistema Stop/Start de serie. Lástima que no se contemple ni en opción las levas de cambio en el volante, según los responsables de la marca francesa porque ellos las asocian a modelos más deportivos, como el próximo Mégane GT que sí las lleva y además de gran tamaño. Con respecto a este cambio EDC hemos detectado, respecto al Espace, un funcionamiento más ajustado a las exigencias de un conductor que puede llegar a querer de verdad que en la posición Sport del sistema Multi-Sense el cambio por ejemplo actúe de una forma más deportiva, manteniendo la marcha seleccionada aunque se levante el pie en pleno apoyo de una curva.

En gasolina la oferta se limita a dos motores TCe de 150 y 200 caballos y este último, con el que realizamos la primera toma de contacto, ofrece la suavidad y las prestaciones que se esperan de ese nivel de potencia. Durante la presentación del nuevo Talisman pudimos probar también el dCi de 160 con doble turbo y cambio EDC automático de doble embrague. Se trataba de la versión Initiale París que es el summun en refinamiento y dotación. Con un peso 200 kilogramos más ligero que el Espace, con el que comparte mecánica, el Talisman se mueve con más diligencia pero con la misma suavidad y silencio de marcha. Y con este propulsor los consumos no superan los 6 litros cada 100 kilómetros a un ritmo de marcha ágil y bajan de los 5 l/100 km si nos empeñamos.

Rodar de premium

Con todo, lo mejor del Talisman es su aplomo y agilidad cuando se lleva un Initiale París (con el 4Control y la amortiguación pilotada de serie) o cuando se opta por las dos opciones  en el acabado Zen (909 euros el 4Control y 454 euros la amortiguación pilotada). En posición Sport el Talisman ofrece mayor rigidez de amortiguadores para evitar balanceos e inercias y el ángulo de giro de sus ruedas traseras ayuda a trazar y a cerrar las curvas con tiralíneas evitando en gran medida que el morro tira hacia fuera con el típico efecto subvirador de los tracción delantera potentes. Otros modos menos extremos permiten una conducción turística agradable y segura. Y siempre agrada lo bien que se planta sobre el asfalto y la seguridad que transmite al margen de lo bien que se desenvuelve en ciudad gracias al reducido radio de giro que le otorga el sistema 4Control .

De 24.000 a 39.000 euros

Los precios del Talisman comienzan en los 24.000 euros del dCi 110 caballos en acabado Life, un modelo bien equipado de serie, con climatizador bizona, sensores de lluvia y luces, freno de estacionamiento eléctrico, cuatro elevalunas eléctricos, respaldos abatibles por partes asimétricas y control de presión de neumáticos entre otros. Se trata de un precio muy competitivo a caballo entre un Opel Insignia- el modelo equivalente cuesta 1.200 euros más barato, pero con un equipamiento inferior- y un VW Passat, alrededor de 3.000 euros más caro en su modelo de acceso en diésel y con un equipamiento similar al del Renault. El siguiente nivel de acabado es el Intens disponible desde 26.200 euros con el dCi de 110, aunque si se quiere tener acceso a una serie de opciones como el 4Control o la suspensión pilotada, no habrá más remedio que inclinarse por el acabado Zen con faros Full LED, pantalla de 8,7 pulgadas y una larga lista de sistemas de ayudas a la conducción de serie. Un acabado que con motor dCi de 130 caballos- que por lógica será el más vendido- estará disponible desde los 30.300 euros (aquí tienes todos los precios del nuevo Renault Talisman).

Artículos recomendados

Sigue Motor16