jueves, 7 julio 2022

Conducimos el Renault Scénic. El monovolumen del Siglo XXI

Hace 25 años, en el Salón de Fráncfort, Renault mostraba un concept denominado Scénic, que quería mostrar cómo pensaba la marca francesa que sería los familiares de finales del Siglo XX. Y solo 5 años después, ese curioso prototipo se convertía, sin grandes cambios en las líneas maestras del diseño, en el Renault Scénic, el primer monovolumen compacto del mercado y el creador de un tipo de coches que se convirtió en todo un hito. Renault fue la primera; y la que obligó al resto de fabricantes a desarrollar modelos para que la marca francesa no se quedara con todo este 'pastel'.

Pero los tiempos han cambiado y aquella moda de finales del Siglo XX y principios del XXI ha ido perdiendo fuerza. Los monovolumen compactos han dejado paso a los SUV y crossover en las preferencias de los clientes. Pero las ventas de este tipo de modelos se mantienen estables y siguen contando con muchos adeptos. Y en Renault decidieron reinventar el concepto de monovolumen compacto, tal como hicieron hace un par de años con los monovolumen grandes en la renovación del Espace. Y esa misms filosofía se aplica al nuevo Scénic y Grand Scénc, que mezclan sabiamente detalles SUV con características típicas de los monovolumen al uso.

El nuevo Scénic sigue apostando por la modularidad y las posibilidades de un interior que puede 'hacerse a la medida' cada conductor. Apuesta por una imagen exterior más atractiva, más moderna y con ciertos rasgos de todocamino. Las ruedas con llantas de 20 pulgadas en toda la gama, le da un aspecto muy personal y no significarán un coste extra, pues la firma francesa ha negociado con varios fabricantes y se compromete a ofrecerlas a un precio similar a una rueda de 17 pulgadas. Un frontal con la nueva cara de los últimos productos de la firma francesa, una gran superficie acristalada, los flancos laterales en otro material o las barras de techo en el Grand Scénic proporcionan ese aspecto SUV tan apreciado hoy en día. 

Interior muy modulable

En el interior se pierden los asientos traseros individuales para ofrecer una división 1/3-2/3, pero con el añadido de que desde la segunda versión de equipamiento contarán con la función One Touch para abatirlos con solo apretar un botón en el maletero. Este sistema también controla la tercera fila del Grand Scénic, que en España solo se ofrecerà con 7 plazas. El conductor cuenta con un pantalla central táctil tipo tablet de gran tamaño (de serie en las versiones más equipadas y en opción a partir del segundo nivel de acabado) con la nueva evolución del sistema R-LInk, desde la que maneja climatización, configuración del coche, ordenador de viaje, navegación… 

Y para todos los ocupantes aparecen -y desaparecen- huecos por todas partes con hasta 63 litros de capacidad para guardar todo tipo de cosas. Incluidas unas 'cajas-mesas-mochila' tras el respaldo de los asientos delanteros que jubilan a las tradicionales mesitas tipo avión que desde el primer Scénic han sido seña de identidad del modelo. También se mantiene el Modubox, un 'mueble' situado en la consola central, de gran capacidad y que puede desplazarse atrás o adelante a gusto de los pasajeros. 

Más detalles para que la vida a bordo sea placentera para todos: tomas USB para los pasajeros traseros, salidas de aire para estas plazas, cortinillas en los cristales traseros… El Scénic está creado pensando en los que lo van a disfrutar. Aunque tal vez, la segunda fila de asientos está muy pensada para niños, ya que la postura para un adulto te obliga a llevar las piernas demasiado altas, lo que seguro que en un viaje largo no será lo más cómodo. 

Avanzados sistemas de ayuda

Pensando en los ocupantes todas estas características, pero no se han olvidado del conductor, que tendrá a su disposición los últimos sistemas de seguridad y ayuda a la conducción, entre ellos tres nuevos dispositivos: la frenada de emergencia con detección activa del peatón (de serie en toda la gama) que analiza el comportamiento de los viandantes y es capaz de estimar su trayectoria avisar al conductor o incluso detener el coche por completo. 

También estrena la alerta de mantenimiento de carril que no solo avisa sino corrige la trayectoria, y la alerta de detección de fatiga que avisa al conductor con una visualización en pantalla y una señal sonora en caso de que detecte síntomas de falta de atención al volante.

Más sistemas tecnológicos del Scénic son el regulador de velocidad adaptativo, el Head-Up Display que muestra informaciones en el parabrisas para que el conductor no tenga que apartar la vista de la carretera, el sistema de aparcamiento manos libre, o la tecnología Multi Sense, que ofrece cinco modos de conducción: neutro, sport, confort, personalizado, eco.

Y en cuanto a los motores, la gama está pensada perfectamente para el tipo de conductor y el tipo de vehículo. Motores de buen rendimiento pero en ningún caso excesivamente prestacionales. Son propulsores para viajar con gran comodidad, solvencia y economía. Y dos tipos de cambio, manual de 6 velocidades y el excelente automático de doble embrague EDC y seis marchas.

En el Scénic, en diésel, se ofrecen los motores dCi de 95 caballos 110 (este disponible con cambio EDG) y 130 caballos. En gasolina, las alternativas son el TCE de 115 y 130 caballos. Para el Grand Scénic se ofrecen los mismos motores de gasolina y en diésel están el 110, con sus dos tipos de cambio, el 130 (solo manual) y como tope de gama el dCi de 160 caballos y cambio EDC.

El Hybrid Assist sorprende

Y más adelante llegará una variante híbrida, denominada Hybrid Assist, con un pequeño motor eléctrico que proporciona par instantáneo al motor de combustión y que permite unos ahorros de entre un 10 y un 15 por ciento de gasóleo. Un sistema que se combina con el motor dCi de 110 caballos y que ha sido desarrollado y está fabricado en Valladolid.

En nuestra toma de contacto en carreteras de la zona de Aquitania, en Francia, hemos podido probar el Scénic en su versión manual de gasolina de 130 caballos y el Grand Scénic en su variante dCi con 160 caballos y cambio EDC. Ambos han muestran en carretera lo mejor de su filosofía: buenos rodadores, una excelente suavidad de marcha y un compromiso con el confort muy destacable. El manejo del cambio manual no es de lo mejor y el empuje de los 160 caballos del Grand Scénic tal vez sea un poco escaso; pero la filosofía del coche, desde luego, no es prestacional. 

También tuvimos la oportunidad de probar la versión Hybrid Assist y ahí el resultado fue sorprendente. No es una hibridacion total, pues no permite circular en modo totalmente eléctrico en ningún momento, pero el motor eléctrico apoya al de combustiòn ofreciendo par y eso permite al Scénic circular en marchas más largas, por ejemplo en ciudad y salir con brío en cuanto pisamos el acelerador. Además del agrado que eso supone, conseguimos rebajar el consumo alrededor de un 15 por ciento. Eso supone que si el precio no se dispara -y nos han asegurado que no lo hará-, esta versión pueda ser una alternativa a tener muy en cuenta. 

A la venta en noviembre

Los nuevos Scénic y Grand Scénic estarán disponibles en el mercado español en la segunda quincena de noviembre. Y el precio, aún sin confirmar para toda la gama, arrancará en 19.000 euros, con todas las promociones incluidas, para la version TCe de 115 caballos de gasolina con acabado Life, que ya incluye 6 airbags , frenada de emergencia asistida con detección de peatones, alerta de colisión frontal, alerta de exceso de velocidad con reconocimiento de señales, banqueta trasera abatible 1/3-2/3, climatizador manua, detector de presión de neumáticos, embellecedores de 20 pulgadas,radio+USB+Bluetooth y regulador/limitador de velocidad. El Grand Scénic costará alrededor de 1.500 euros más.