Conducimos el nuevo Mercedes Clase A
DESDE 31.400 EUROS

Conducimos el nuevo Mercedes Clase A

Ya nos hemos puesto al volante de la cuarta generación del Mercedes Clase A, un compacto que es completamente nuevo y que estrena tecnología que le va a permitir convertirse en la nueva referencia del segmento.

Julián Garnacho

Julián Garnacho Twitter

20 de Abril 2018 10:00

Comparte este artículo: 25 8

Desde que el pasado 2 de febrero fuera presentado en Amsterdam, mucho se ha hablado de este nuevo Mercedes Clase A, por lo que ya teníamos muchas ganas de podernos sentar frente a su volante y descubrir de lo que es capaz de hacer este nuevo compacto de la firma de la estrella.

Estéticamente se nota que da un enorme cambio generacional al estrenar la nueva firma de diseño que tendrán los futuros modelos de la marca alemana y que fue estrenada con el Mercedes CLS, la cual apuesta por unos delgados faros delanteros, que de serie contarán con tecnología Full LED, lo mismo que sucede con los pilotos posteriores, que ahora están compuestos de dos piezas para poder ofrecer así un portón trasero con una boca de acceso 20 centímetros superior a la del anterior Clase A. Vamos, que ahora es más sencillo introducir objetos voluminosos en su maletero, que arranca en unos buenos 370 litros de capacidad. Eso son 29 más que antes, pero también hay que decir que no puede equipar rueda de repuesto, ni de emergencia, aunque para darnos un plus de versatilidad, de serie en España llegan con un respaldo que se puede abatir en partes 40:20:40.

En España con línea Progressive de serie

Las opciones de personalización son prácticamente infinitas, con diversos colores que incluyen tonos mates, llantas de 17 a 19 pulgadas, diferentes líneas de diseño, como la AMG, paquete Edition 1 (sólo durante el primer año de comercialización)... Así podrá crear un Clase A único.

Nada menos que 12 centímetros son los que se ha estirado el nuevo Mercedes Clase A, que estrena el nuevo lenguaje de diseño de la firma de la estrella. La opciones de personalización serán casi infinitas gracias a las opciones disponibles.Nada menos que 12 centímetros son los que se ha estirado el nuevo Mercedes Clase A, que estrena el nuevo lenguaje de diseño de la firma de la estrella. La opciones de personalización serán casi infinitas gracias a las opciones disponibles.

Al igual que sucedía con la generación anterior, no estamos hablando de un compacto de propulsión posterior, como puede ser el BMW Serie 1 (por el momento, pues el próximo ya no será así), sino delantera o con tracción total 4Matic, la cual es de serie en España para los A250 y en un futuro también llegará a más propulsores. Aún así, la firma alemana ha retrasado todo lo posible la posición de sus propulsores, colocados de forma transversal y eso se hace notar en el habitáculo, y también ha condicionado el diseño de las puertas traseras, que dejan poco espacio para acceder al interior, también la parte final de las mismas desciende en exceso, y si eres alto, no es cómodo entrar atrás. Es cierto que no tendrás problema para la cabeza, pues se ha ganado espacio, pero el hueco para las piernas no es digno de alabanza (yo mido 1,75 metros y detrás apenas había 20 centímetros entre la banqueta trasera y el respaldo delantero, que además es de material duro) y su túnel central incomodará a un posible tercer ocupante. Ahora bien, se han colocado salidas de ventilación posteriores para ganar confort de marcha y nuevos huecos para dejar pequeños objetos.

Conectados con el vehículo

Delante la historia cambia con un puesto de conducción que se va a convertir en el espejo en el que se van a fijar sus futuros rivales, pues tanto A3 como Serie 1 están cerca de su renovación. Mercedes se la ha jugado con un cuadro de instrumentos totalmente digital que consta de dos pantallas de 7 pulgadas. Pero de forma opcional se puede mantener la de 7 pulgadas frente al conductor y sumar una de 10,25 en la consola central, aunque lo mejor de todo será apostar por las dos pantallas de 10,25 pulgadas, alternativa que presentaban todas las unidades a las que nos hemos podido subir. Curioso es que no tienen una cúpula para cubrirlas del sol, pero aún así, se ven de manera sensacional y también se pueden personalizar al gusto del conductor, aunque eso si, te va a llevar un rato adaptarte a ellas, pues el universo de opciones que ofrecen son de otra galaxia. A nivel de materiales poco o más bien nada que criticar, y también decir que aparecen grandes huecos interiores, sobre todo en las versiones que van equipadas con cambio automático, pues el selector se mantiene en la columna de dirección.

Todos los Clase A cuentan con dos pantallas digitales de 7 pulgadas, pues estas dos pantallas de 10,25 pulgadas serán opcionales. Se ha mejorado la ergonomía y la calidad de los materiales utilizados. También hay opciones que provienen de sus hermanos mayores.Todos los Clase A cuentan con dos pantallas digitales de 7 pulgadas, pues estas dos pantallas de 10,25 pulgadas serán opcionales. Se ha mejorado la ergonomía y la calidad de los materiales utilizados. También hay opciones que provienen de sus hermanos mayores.

Su avanzado sistema de infoentretenimiento, el denominado MBUX, se convierte en una pieza clave en este nuevo Clase A y te va a permitir interactuar con el vehículo gracias a los mandos del volante (semejantes a los que utilizaban las Blackberry), el touchpad de la consola central o bien con su pantalla táctil (se convierte así en el primer Mercedes que utiliza una pantalla táctil), aunque eso sí, queda ligeramente alejada de la mano del conductor. Pero lo mejor será decir 'Hey Mercedes' para que nuestro asistente nos pregunte qué deseamos hacer y tu sólo tendrás que comunicárselo para que obedezca. Con sencillos comandos vocales podrás variar la temperatura, introducir un destino en el navegador, abrir el techo solar, activar el masaje de los asientos, seleccionar tu emisora favorita... Y todo esto es sólo la punta del iceberg.

Por ahora sólo con cambio 7G-DCT

Este nuevo Mercedes Clase A se sustenta sobre una plataforma de nueva generación, que presume de tener más distancia entre ejes (pasa de 2.699 a 2.729 milímetros), ser más rígida, más ligera (se habla de unos 20 kilos de ahorro a pesar del aumento de tamaño, que no es poco, pues se ha estirado 12 centímetros)... Y para abaratar costes, porque en definitiva es para eso, los A200 y A180d equipan de serie un sencillo eje trasero formado por una barra de torsión y que han denominado Twit Beam, básicamente lo mismo que hace Volkswagen con su MQB. Ahora bien, los A250 y también las versiones que equipen el sistema de tracción total 4Matic o la suspensión adaptativa, apostarán por un esquema independiente, mucho más sofisticado y que le confiere una dinámica más deportiva. Si bien, el chasis normal va de cine, ayudado por su ligereza, una rápida dirección y gana enteros si nos decantamos por las suspensiones deportivas o mejor aún, por las adaptativas, que varían su firmeza desde el mando Dynamic Select, que nos permite elegir los programas ECO, Comfort, Sport e Individual. No sólo varía la dureza de las suspensiones, sino también la gestión del motor o de la transmisión 7G-DCT, el tacto de la dirección...

Inicialmente el Mercedes Clase A se va a ofrecer con tres propulsores, todos ellos acoplados a una transmisión automática de doble embrague, la mencionada 7G-DCT. Si bien, entrado el verano, los A200 y A180d podrán adquirirse con cambio manual de 6 velocidades, el cual todavía no hemos podido probar.

Sorprende el rendimiento de la versión A200, que estrena un nuevo motor 1.4 Turbo desarrollado junto a Renault. Eroga 163 CV de potencia y puede presumir de prestaciones. Todos los Clase A, por el momento, se ofrecerán sólo con el cambio automático 7G-DCT.Sorprende el rendimiento de la versión A200, que estrena un nuevo motor 1.4 Turbo desarrollado junto a Renault. Eroga 163 CV de potencia y puede presumir de prestaciones. Todos los Clase A, por el momento, se ofrecerán sólo con el cambio automático 7G-DCT.

La gama comienza con el interesante A200, una versión que estrena un nuevo propulsor 1.4 Turbo, que han denominado M 282. Para que te hagas una idea se trata del 1.3 TCe que acaban de estrenar los Renault Scénic y Renault Captur. Dicho motor de cuatro cilindros y sobrealimentado se ensambla en Alemania con piezas fabricadas en la factoría que la firma francesa tiene en Valladolid, y es capaz de generar 163 CV de potencia 250 Nm de par motor. Gracias a ello homologa una velocidad máxima de 225 km/h y puede acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 8,0 segundos, por lo que prestaciones no le faltan, y eso también se nota en marcha, porque presume de energía en la zona baja, media y alta del cuentavueltas. Y si en algún momento muestra síntomas de desfallecer, entra en acción su cambio automático para devolverlo a la vida. Para anunciar un consumo medio de 5,2 l/100 km (5,8 l/100 km anuncian las versiones con cambio manual) cuenta incluso con la desconexión activa de cilindros, que deja de inyectar combustible en los cilindros 2 y 3 en cargas parciales, pero en ningún momento nos lo hace saber con un gráfico específico en el cuadro. Si lo hace cuando entra en acción la función 'Inercia', que sólo está disponible en los automáticos y que exclusivamente actúa en modo ECO, cuando también lo podría hacer en Comfort, pues apenas se nota su funcionamiento y ayuda a ahorrar una décimas. Durante la prueba no conseguimos bajar de los 8 litros cada 100 km, pero será sencillo hacerlo a poco que mimemos el acelerador y no rondemos tanta carretera de curvas como fue el caso.

Si estos niveles de prestaciones no son suficientes para ti, puedes apostar por los A250, que llegan en el mes de octubre y cuyo 2.0 Turbo (lo denominan M 260) proporciona 224 CV y 350 Nm de par motor. Esta mecánica exclusivamente viene asociada con el cambio 7G-DCT (en esta ocasión realizado por GETRAG, porque en los otros es de desarrollo interno) y con la tracción total 4Matic, lo que encarece el producto. Eso sí, sus prestaciones son de verdadero deportivo, con una velocidad máxima limitada a 250 km/h y un tiempo de 6,2 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h. En marcha sorprende por su contundencia y por la facilidad que tiene para ganar velocidad. La unidad probada apostaba por la línea AMG y añadía llantas de 19 pulgadas y potentes frenos perforados que ayudaban a tener todo bajo control, sin olvidar de que su chasis activo se convierte en una pieza clave para poder enlazar curvas y curvas con una facilidad pasmosa. Nos ha llamado la atención el que con dicho paquete AMG no es tan seco e incómodo con el anterior, cuyas suspensiones pecaban de una firmeza equiparable a la de un vehículo de competición. Sin duda estos A250 se convierten en una opción ideal para aquellos que busquen deportividad, aunque su consumo también se disparó por encima de los 10 l/100 km. Sin embargo será sencillo rebajarlo a cifras mucho más convincentes.

Un diésel 'Made in Valladolid'

Igual de interesante es la única opción diésel que se va a ofrecer por el momento y que sigue apostando por el conocido propulsor 1.5 diésel (conocido como OM 608), el cual es fabricado por Renault en Valladolid. Es cierto que Mercedes ha creado una gestión electrónica propia entre otros elementos y que eroga 116 CV de potencia y 260 Nm de par motor, pero en definitiva hablamos del consagrado 1.5 dCi. Sorprende el que no se hayan decantado por el moderno 1.6 dCi, que en modelos de la firma francesa está disponible con 130, 145 y 160 CV de potencia (estos dos últimos biturbo), pues también son más silenciosos, refinados y prestacionales. Tiempo al tiempo.

La nueva plataforma le confiere ligereza y dinamismo al nuevo Clase A, más si nos decantamos por la suspensión adaptativa Agility Control. También se ofrecerá con el conocido corazón 1.5 Diésel, pero con 116 CV de potencia. Más adelante llegarán versiones 4Matic y con cambio manual.La nueva plataforma le confiere ligereza y dinamismo al nuevo Clase A, más si nos decantamos por la suspensión adaptativa Agility Control. También se ofrecerá con el conocido corazón 1.5 Diésel, pero con 116 CV de potencia. Más adelante llegarán versiones 4Matic y con cambio manual.

Casa muy bien con el cambio 7G-DCT y es verdaderamente agradable siempre que no apuremos la zona alta del cuentavueltas, pues ahí saca a relucir un sonido bastante feo, por mucho que se han esmerado en su insonorización utilizando materiales provenientes de sus hermanos mayores. Firma unas prestaciones bastante aceptables (202 km/h de punta y 10,5 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h) y lo que es mejor aún, un consumo medio de 4,1 l/100 km que no es imposible conseguir, pues gasta verdaderamente lo justo. Al equiparse con este cambio también tiene función 'Inercia', sin olvidar el programa ECO.

Está claro que si recorres miles de kilómetros al año, este A180d será la opción ideal, pero sino es así, un A200 sería mi elección, más si somos muy sensibles con el incierto futuro que tienen los vehículos diésel, por mucho que estos cumplan las normas anticontaminación más exigentes de la historia, pues los A180d incluso añaden el sistema AdBlue (ojo que el A200 también tienen ya filtro de partículas) para superar la normativa Euro 6d TEMP.

Los nuevos Clase A no sólo presumen con su estética, su calidad, su equipamiento, su comportamiento dinámico o sus propulsores. Ahora incluso pueden apostar por elementos como el Head-Up display, visión 360 grados, iluminación ambiental con 64 colores, asientos delanteros con masaje, sistema de sonido Burmester, faros Multibeam LED, un sistema de navegación con realidad aumentada (uno de los elementos que más me han sorprendido al combinar en su pantalla central las indicaciones del navegador con las imágenes tomadas por la cámara frontal) o un elenco de sistemas de seguridad activa y de ayuda a la conducción, los conocidos como Intelligent Drive, que provienen directamente de los que utilizan los sofisticados Mercedes Clase S y entre los que se encuentra la conducción semiautónoma. Ahora bien, conviene no 'calentarse' con opciones, porque el precio final de este compacto que huele a éxito asegurado, se puede disparar.

Estos nuevos Clase A ya se pueden reservar, y estos son sus precios:

- Mercedes A200: 31.400 euros.

- Mercedes A 200 7G-DCT: 33.572 euros.

- Mercedes A180d 7G-DCT: 32.700 euros.

Como ya te hemos dicho, cuando llegue el verano podrán adquirirse los A200 y A180d con el cambio manual de seis velocidades, por lo que nos ahorraremos 2.172 euros en ambos casos al no llegar a los 120 g/km de CO2. Y en octubre conoceremos los precios de la versión más potente, el A250, que en Alemania cuesta 36.461 euros sin la tracción total 4Matic, que será de serie en España, por lo que también será ligeramente más caro.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16