sábado, 3 diciembre 2022

Conducimos el actualizado Mitsubishi ASX

Aunque no te lo creas, el Mitsubishi ASX es toda una institución en su segmento con cerca de nueve años a sus espaldas. Y es que este revitalizado SUV apareció en el mercado allá por el año 2010 (si lo recuerdas tuvo hermanos gemelos como el Citroën C-Aircross o el Peugeot 4008) y desde entonces se han vendido cerca de 50.000 unidades en España, de forma que se ha convertido en el modelo de la firma nipona de mayor éxito dentro de nuestras fronteras. Si bien es una pequeña parte de los 1,36 millones de ASX que se han vendido en los más de 90 países donde se ofrece este SUV compacto.

Desde entonces Mitsubishi no lo ha desatendido ni un solo minuto y lo vuelve a poner al día con un acertado 'lavado de cara'. Ahora luce su característico diseño Dynamic Shield en el frente, estrena detalles estéticos, pilotos con tecnología LED, llantas de 16 y 18 pulgadas (estas últimas son de serie en los acabados Motion y Kaiteki), nuevos colores como el Bronce Coffee o el Rojo Diamond… Pero lo más llamativo es que desde el acabado más sencillo, denominado Challenge, equipa faros Bi-LED. Además de climatizador, sensores de lluvia y luces, sensores de aparcamiento traseros, siete airbag, asistente de arranque en pendientes… Y es que el equipamiento del Mitsubishi ASX es brillante. Y si subes de nivel, llega a ofrecer absolutamente todo lo que imagines.

Muy bien aprovechado por dentro

A pesar de sus contenidas dimensiones (se conforma con 4,36 metros de largo), su interior está aprovechado al milímetro y presume de unas amplias plazas traseras y de un maletero más que correcto, el cual oscila entre los 406 y los 1.183 litros de capacidad.

1 IYgqF0ak7LiPv Motor16

También ofrece un buen acabado y un puesto de conducción ordenado, ahora presidido por una gran pantalla táctil de 8 pulgadas (antes era de 7 pulgadas) con lo último en conectividad, que es de serie desde el nivel de acabado Spirit. Si bien, para disponer de navegador hay que sincronizar nuestro smartphone, y no hay un cargador inalámbrico.

Una importante incorporación a la gama ASX es la llegada de nuevo de la tracción a las cuatro ruedas, todo un extra en seguridad, tanto dentro como fuera del asfalto, pues presume de una altura libre al suelo de 190 milímetros y permite sus 'pinitos' por caminos.

Regresa la tracción total

Este sistema de tracción total solo se ofrece con el acabado más alto y asociado a un cambio automático de variador continuo CVT, lo que encarece el producto (se queda en 25.700 euros con descuentos). Este sistema ofrece tres programas de funcionamiento: 2WD, Auto y Lock. Y será una opción muy valorada por quienes frecuenten carreteras nevadas.

Pero seamos realistas, igual las versiones de tracción delantera serán las más demandadas y las dos primeras (Challenge y Spirit) recurren a un cambio manual de 5 velocidades, mientras que una opción interesante es la transmisión automática, que es del tipo CVT y la única que tuvimos ocasión de conducir.

2 IYgqF0ak7LiPv Motor16

Ahora el ASX se ofrece únicamente con un motor 2.0 MIVEC de gasolina, el que emplea también el eficiente Mitsubishi Outlander PHEV. Proporciona 150 CV de potencia (33 más que el anterior 1.6) y sus prestaciones son más que suficientes para el cliente tipo de estos vehículos. Y es que puede alcanzar una velocidad máxima de 190 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en 10,2 segundos. Si bien, los automáticos demandan 11,7 segundos.

En marcha es muy agradable y empuja con solvencia, pero si es cierto que el cambio presenta un excesivo resbalamiento que incomoda a la hora de ganar velocidad. Ahora bien, mejora considerablemente en modo secuencial. Además, presenta unas sensacionales levas metálicas heredadas del desaparecido Lancer Evolution.

Sorprende su comportamiento dinámico, ayudado por una suspensión posterior multibrazo. Si bien, la dirección es algo artificial y requiere de continuas correcciones. Pero el conjunto convence de sobra, además de que estrena nuevos sistemas de ayuda a la conducción como la alerta por cambio de carril, la frenada de emergencia frontal, las luces de carretera automáticas

Pero también es cierto que su consumo jamás bajará de 7,5 l/100 km (es por ello que se agradece que mantenga un depósito de combustible con 63 litros de capacidad), algo que Mitsubishi contrarresta con un precio de derribo, porque hay un descuento de 4.600 euros para cualquiera de ellos, de forma que el más 'sencillo' parte de 16.700 euros.