miércoles, 6 julio 2022

DGT: cómo entrar y salir de una glorieta para que no te multen nunca

Pese a que en las rotondas solemos ir a una velocidad reducida, el número de siniestros es muy elevado a día de hoy, como si se tratara de un mal endémico de estas vías desde hace 45 años. Según un informe de Automovilistas Europeos Asociados, el 10 % de los accidentes con víctimas se producen en las glorietas. Las estadísticas son contundentes e invitan a la reflexión: de 2015 a 2019, por ejemplo, se registraron 45.000 siniestros, con un saldo total de 317 fallecidos y más de 58.000 heridos graves.

Una rotonda se define como plaza de circulación giratoria. Siempre, precedida e indicada con señal R-402, que es circular de fondo azul y tres flechas blancas formando un círculo que nos indica el sentido obligatorio giratorio que deben seguir los vehículos. Ahora bien, saberse la definición está genial, pero hay que seguir ahondando en la teoría para conocer mucho más sobre un punto tan importante de nuestras vías.

Si no cumples, multa al canto

¿Quieres evitar una multa? Entonces sigue las recomendaciones expuestas, de lo contrario llevarás a cabo una infracción grave según el Artículo 76.c de la Ley de Seguridad Vial y Tráfico, por “incumplir las disposiciones en materia de preferencia de paso, adelantamientos, cambios de dirección o sentido y marcha atrás, sentido de la circulación, utilización de carriles y arcenes y, en general, toda vulneración de las ordenaciones especiales de tráfico por razones de seguridad o fluidez de la circulación”.

La multa para infracciones graves es de 200 euros. Si no respetas un ceda al paso para acceder a la rotonda, puede que te quiten, además, cuatro puntos en el carnet, pues supone infringir un punto claro: Incumplir las disposiciones legales sobre preferencia de paso, y la obligación de detenerse en la señal de stop, ceda el paso y en los semáforos con luz roja encendida.

dgt