miércoles, 6 julio 2022

DGT: cómo entrar y salir de una glorieta para que no te multen nunca

Pese a que en las rotondas solemos ir a una velocidad reducida, el número de siniestros es muy elevado a día de hoy, como si se tratara de un mal endémico de estas vías desde hace 45 años. Según un informe de Automovilistas Europeos Asociados, el 10 % de los accidentes con víctimas se producen en las glorietas. Las estadísticas son contundentes e invitan a la reflexión: de 2015 a 2019, por ejemplo, se registraron 45.000 siniestros, con un saldo total de 317 fallecidos y más de 58.000 heridos graves.

Una rotonda se define como plaza de circulación giratoria. Siempre, precedida e indicada con señal R-402, que es circular de fondo azul y tres flechas blancas formando un círculo que nos indica el sentido obligatorio giratorio que deben seguir los vehículos. Ahora bien, saberse la definición está genial, pero hay que seguir ahondando en la teoría para conocer mucho más sobre un punto tan importante de nuestras vías.

Y una vez dentro, ¿Cómo circulo en la glorieta?

La DGT señala que es básico tener en cuenta que por regla general y siempre que esté libre, se debe utilizar el carril exterior (el más situado a la derecha), mientras que el resto ha de usarse para adelantar. Si haces esto nunca estarás cometiendo un error, así que ante cualquier duda escoge la opción segura.

No obstante, en las glorietas urbanas se puede circular por el que más convenga al destino (primera salida, segunda, tercera etc.). Si pretendes salir de la rotonda en la primera salida utiliza el exterior, mientras que si quieres cambiar de sentido se aconseja el uso de los interiores, sobre todo si se trata de intersecciones muy transitadas. Eso sí, no hagamos trampas. Jamás se puede confundir “circular” en el interior de la rotonda con “salir” de ella, que siempre debe hacerse desde el carril exterior. Cuando circules en el interior una rotonda, activa el intermitente al cambiar de carril o para indicar que sales de ella. Solo en estos casos.

dgt