jueves, 7 julio 2022

Los colores de coche que evitan accidentes

A la hora de comprar un coche uno de los aspectos estéticos fundamentales es la pintura. Todo el mundo tiene en mente su color favorito y quiere plasmarlo sobre su vehículo. Además, el abanico actual es tan generoso que podemos elegir entre pintura mate, metalizada, nacarada y, últimamente, las carrocerías bicolor son las que tienen una gran demanda. Es cuestión de gustos, pero te has preguntado alguna vez si hay colores de coche más seguros que otros. Pues ya te adelantamos que sí.

También hay otros factores que determinan el color elegido. Muchos de los que se decantan por el blanco lo hacen porque soporta mejor el calor. El negro o los tonos oscuros son todo lo contrario, pero resultan más elegantes. Y los tonos grises o azulados metalizados digamos que aguantan mejor la suciedad y evitan que tengamos que pasar por el lavado con tanta frecuencia.

Los colores de coche más seguros

Si nos metemos de lleno en el ámbito estricto de la seguridad, hay algunas matizaciones. Y es algo que está contrastado por estudios y estadísticas. Incluso organismos como la Dirección General de Tráfico (DGT) recomienda conducir vehículos con colores claros o plateados, sencillamente porque se ven mejor a distancia.

No obstante es complicado convencer a un conductor en el concesionario para que cambie de color. Quizás el comercial te lo indique, por convicción o simplemente porque es el color disponible y la entrega será más inmediata. Pero como lleves en la cabeza una idea será complicado cambiar. Quizás si supiera un par de datos te replantearías las cosas.

Los colores oscuros se ven menos.

Por ejemplo hay estudios que demuestran que los accidentes en carretera tienen un mayor protagonismo si conduces un coche con tonos oscuros, sobre todo el negro. Y este color es uno de los favoritos cuando se adquiere un deportivo. Quizás una cosa lleve a la otra, pero el dato está ahí. Asimismo las tonalidades oscuras en colores como el verde o el azul influyen a la hora de incrementar esa fea estadística en muchos casos.