viernes, 30 septiembre 2022

De la Citroën C15 a la Berlingo, una historia de amor por la España vacía

Desde el principio de sus días Citroën ha sido sinónimo de vehículos industriales y comerciales. Tanto que gran parte de lo que hoy conocemos como vehículos industriales se lo debemos a la firma francesa. Así son los 95 años de Citroën industriales.

95 años de Citroën industriales

1927 marca el inició de su romance con el Citroën B15, sin dejar de lado modelos como el TUB de los años 30. Ni podemos olvidar al Tipo H de la posguerra, los derivados del Citroën 2CV y el propio Citroën Berlingo.
Actualmente la gama se ha puesto al día al correr de los tiempos con la comercialización de versiones eléctricas de todos sus vehículos comerciales. Tecnología en la que la marca comenzó a trabajar en 1987 con el mítico C15.

type h 1964 62f0bf63e4480 Motor16

La vinculación de la marca con los vehículos industriales viene de la fundación de la empresa, en 1919. Sólo un año después de revolucionar el mercado automovilístico europeo con el Tipo A, el primer turismo fabricado en serie en el Viejo Continente.

Ya empezaron a montarse espacios de carga en los chasis de algunos de estos vehículos. Pero habría que esperar hasta 1927 para ver los primeros vehículos industriales “de verdad” fabricados por Citroën. El B15, con una carga útil de 1.000 Kg y una gama de carrocerías y siluetas que le permitían adaptarse sin problemas a cualquier tipo de actividad profesional.

2 cv azu 1955 et c15 2005 62f0bf79f0d5c Motor16


Con los Citroën Tipo 23 y Tipo 45 de 1930 con tracción delantera se liberaba totalmente el espacio que hay detrás del motor, lo que hizo posible un espacio de carga inmenso, para las dimensiones de este automóvil, y totalmente plano. Podía transportar hasta 850 Kg y tenía una anchura de carga de 1,29 m y 1,52 m de altura.

Otra de sus innovaciones fue la puerta lateral deslizante, de 70 cm de ancho, que hacía mucho más fácil la carga y la descarga. Un motivo que no tuvo especial repercusión por la Guerra Mundial.
En 1947 empezó la fabricación del Tipo H, todos los furgones que se comercializan actualmente son una versión más estilizada y confortable de este modelo. Se lanzó en España en 1962 y se fabricó durante algunos años en Vigo.

1962, comerciales fabricados en Vigo

El espíritu revolucionario del 2CV también llegó al mundo de los vehículos comerciales, con el lanzamiento de numerosas versiones “furgoneta”. El AZU, con el que empezó, en 1958, la andadura de la fábrica de Stellantis en Vigo, el AK (1967) o el Dyane 6-400 (1977) contribuyeron a la modernización de las ciudades y los pueblos de España.

Proporcionaban a agricultores, ganaderos y toda clase de profesionales y empresas una herramienta de trabajo dura, resistente, fácil de manejar y mantener y, sobre todo, muy económica. Estos vehículos fueron su primer automóvil, que utilizaban para el trabajo y el ocio. 95 años de Citroën industriales.

Las cualidades de estos modelos auparon a la marca, ya a finales de los años 60, al primer puesto del mercado español de vehículos comerciales. Todavía se pueden ver algunas de estas furgonetas, en buen estado de conservación, circulando por las carreteras de nuestro país.

2 cv ak 400 1975 62f0bf67882ae Motor16


El Citroën C15 recogió las mejores virtudes de sus antecesores reforzando aspectos como la fiabilidad o la robustez. Se ensambló en Vigo entre 1984 y 2005, alcanzando 1.181.407 unidades producidas.

Este vehículo, derivado comercial del Citroën Visa, fue el primero en el que la fábrica gallega asumió el rol de Centro Piloto, lo que suponía estar muy presente tanto en su diseño como en su desarrollo. Ese trabajo dio sus frutos: fue el primer modelo en la historia de la planta en superar la barrera del millón de unidades producidas.

A la sombra de un diésel indestructible

Su motor diésel indestructible y su fama como vehículo para todo fueron las claves de su éxito. En 1996, Citroën volvía a revolucionar el planeta automóvil con el lanzamiento del Berlingo, un nuevo concepto que superaba la hasta entonces clásica furgoneta derivada de un turismo, apostando por un modelo con un diseño original y versátil pensado, como se decía en una campaña publicitaria de la época, “para la faena y el paseíllo”.
Hoy, la gama de vehículos comerciales Citroën está formada por cuatro modelos: el Citroën Berlingo Van, el Citroën Jumpy, el Citroën Jumper y el objeto de movilidad AMI Cargo.