jueves, 2 febrero 2023

Cae el empleo en las fábricas de coches, otra consecuencia de la falta de suministros

La tormenta perfecta que está viviendo el sector del automóvil en nuestro país -como en otros de nuestro entorno- sigue dando datos y cifras, en general poco positivas. Porque la falta de microchips, los problemas logísticos, la latente crisis económica y la inflación que arrastramos desde hace meses, están lastrando la productividad en nuestras factorías y con ello también afectan al empleo en las mismas.

Eso se traduce en unas ventas que arrastran una caída acumulada hasta septiembre del 7,4 por ciento; también en unas previsiones de ventas a final de año que cada vez van disminuyendo más, y por supuesto en unos plazos de entrega que cada vez se van alargando más y llegan al año en modelos de gran volumen.

Baja el empleo en el sector del automóvil según la Encuesta de Población Activa

Pero no son las únicas consecuencias de una situación que realmente no parece tener fecha de caducidad… o de solución. Hay otras consecuencias como la que acabamos de conocer tras la publicación de los datos de la última Encuesta de Población Activa. Todos estos problemas han provocado que el empleo en las fábricas españolas de automóviles se haya reducido.

El empleo en las factorías, a niveles de 2020, el año de la pandemia

Según los datos de la EPA se han recortado en 20.400 efectivos las plantillas de las factorías españolas en el último año. Esto sítua a las plantillas de las fábricas españolas del automóvil en niveles de 2020, el año de la pandemia, cuando la actividad productiva estuvo afectada por la caída de las ventas y de la fabricación.

Al cierre del tercer trimestre de este año, las fábricas empleaban a 215.400 personas, un dato que supone una disminución del 8,6% en comparación con las 235.800 personas a las que daban trabajo en dicho periodo de 2021. Un dato que es prácticamente igual que el registrado a mediados de 2020, cuando las plantas españolas de fabricación de vehículos contaban en sus plantillas con 213.100 personas.

Baja el empleo en el sector del automóvil según la Encuesta de Población Activa
PSA GROUPE, FACTORIA DE FIGUERUELAS, ZARAGOZA

Esto confirma las dificultades de la industria española de automoción, afectada en por bajos volúmenes productivos debido la escasez global de suministro de semiconductores, así como por la incertidumbre económica motivada por la guerra de Ucrania y por el fuerte encarecimiento de las materias primas.

Crece el empleo en la venta y reparación de automóviles y motocicletas

Sin embargo no todo en el sector son malas noticias para el empleo; porque si en la producción hay caída, en la venta y reparación, los datos son más positivos. En concreto, al cierre del tercer trimestre, el crecimiento en el sector de la venta y reparación de vehículos y motocicletas es del 5,7%, con una plantilla total de 343.600 trabajadores.

En el último trimestre del año se ha producido un incremento de 18.700 trabajadores en comparación con las 324.900 personas a las que daba empleo en el mismo período del año precedente.

Baja el empleo en el sector del automóvil según la Encuesta de Población Activa

En conjunto, las dos partes que componen el sector del automóvil en España (fabricación y venta de vehículos) empleaba a cierre del pasado trimestre a 559.000 personas, lo que supone una disminución del 0,3% en la comparativa interanual (-1.700 puestos de trabajo).

Baja el empleo pero la producción se mantiene

A pesar de los problemas en la producción, que se reflejan en la reducción de plantillas, las cifras en cuanto a la fabricación de vehículos reflejan un aumento del 0,6% de enero a septiembre de 2022 en comparación con el mismo periodo de 2021. Eso supone que hasta finales de septiembre se han fabricado 1.601.655 unidades. Un dato esperanzador aunque todavía no permite hablar de una recuperación total del sector, condicionado todavía por la crisis de los microchips y la incertidumbre del conflicto en Ucrania.

La producción está íntimamente ligada a la exportación, que también se ha contraído un 0,8 por ciento en los primeros nueve meses del año, aunque en septiembre la evolución parece positiva, con un 6,1 por ciento de aumento de las exportaciones ese mes respecto al mismo mes de 2021.

Baja el empleo en las fábricas del automóvil según la Encuesta de Población Activa

De esas exportaciones los principales mercados a los que van dirigidas están en situaciones diferentes. Porque entre los países a los más exportamos están Alemania, Francia e Italia, cuyos mercados están en una situación de crecimientos generalizados. Pero en el lado contrario aparecen Reino Unido y Turquía que caen significativamente con una reducción del 18,7% y 22,1%, respectivamente.

Crece la producción de vehículos electrificados

En cuanto a los vehículos que se producen en España hay una evolución por el tipo de sistema de propulsión. Y hay diferentes evoluciones en función del sistema de propulsión utilizado. En concreto, la producción de vehículos electrificados registra un crecimiento anual de un 28,8 por ciento, con 186.642 unidades fabricadas hasta septiembre. Eso supone el 11,6% de la producción total y un crecimiento de 2,5 puntos porcentuales más que el mismo periodo de 2021.

José López Tafall, director general de Anfac

De todos los electrificados, los que más se producen en España son los híbridos enchufables con 102.909 unidades y modelos tan representativos como el Ford Kuga –líder de ventas entre los PHEV en Europa- o el Renault Captur. En cuanto a los eléctricos puros acumulan 83.733 unidades hasta el pasado septiembre, con un crecimiento del 58,5% en comparación con el mismo periodo de 2021.

El panorama del sector del automóvil ofrece, por tanto, claroscuros, como corrobora José López-Tafall, director general de Anfac hablando de la producción: «Las cifras del último mes nos invitan al optimismo, pero todavía hemos de ser cautos. El sector sigue demostrando una alta capacidad de adaptación al contexto, afectado principalmente por la crisis de microchips y componentes, pero hay que consolidar esta recuperación y, sobre todo, avanzar en la transformación del sector. Tenemos los mimbres para mantenernos como referentes en la nueva movilidad».