lunes, 8 agosto 2022

Bugatti vuelve a las pistas de hielo 60 años después

Desde 1960, en Zell am See, Austria, celebran el GP Ice Race todos los inviernos. La primera prueba fue inaugurada por un Bugatti Type 35 y, ahora, la marca francesa ha regresado al la histórica competición austriaca con dos auténticas joyas: un Bugatti Type 51 y un Bugatti Baby II basado en el Type 35 que tomó la salida en la prueba hace más de seis décadas.

Conviene recordar que el Bugatti Baby II es un auténtico juguete para adultos, puesto que esta réplica 100% eléctrica y a escala 1:2 del Type 35 fabricada por The Little Car Company cuesta la friolera de 30.000 euros y solo se fabricarán 500 unidades. Pero, ojo, porque en su versión más capaz y desbloqueando un modo de conducción especial con la gamosa Bugatti Speed Key, es capaz de alcanzar los 70 km/h y acelerar de 0 a 60 km/h en apenas 6 segundos, por lo que la diversión está asegurada, sobre todo en un lugar idílico como Zell am See, con superficies heladas y paísaje de ensueño.

Coche de seguridad

Eso sí, no creas que el Bugatti Baby II ha viajado a Austria para competir, sino que ha ejercido como Safety Car en algunas de las pruebas celebradas entre el 28 y 30 de enero en el festival ICEolated, al que este año no ha asistido ningún espectador por culpa del COVID-19, aunque otros años se dan cita más de 10.000 personas para presenciar carreras únicas. El pequeño Bugatti Baby II estuvo acompañado por un Type 51 y fue equipado con ruedas de clavos, sirenas y una decoración especial inspirada en los Bugatti Type 35 originales que arrasaron en los circuitos de todo el mundo en los años 30 del siglo pasado.