Bugatti. Una vuelta al trabajo sin correr riesgos
MEDIDAS DE SEGURIDAD

Bugatti. Una vuelta al trabajo sin correr riesgos

Tras seis semanas, Bugatti ha reabierto su planta de Molsheim, Francia, bajo unas estrictas normas de seguridad e higiene que aseguren la salud y bienestar de todos sus empleados.

Santiago Casero

7 de Mayo 2020 12:04

Comparte este artículo: 6 5

Si algo ha caracterizado a Bugatti a lo largo de su historia han sido sus potentes, radicales, exclusivos y veloces coches. Muchos de ellos han significado más que un número de ventas al acabar el año, varios han sido los que han entrado en la historia al batir distintos récords; de velocidad, potencia, precio... Sin embargo, por mucho que el ADN de Bugatti esté compuesto casi en su totalidad por velocidad pura, es tiempo de ir despacio, de no correr. La compañía francesa ha vuelto a abrir su fábrica en Molsheim tras seis semanas de forzosa detención a raíz del Covid-19 y lo ha hecho de una manera segura, corriendo el menor riesgo posible.

Toda precaución es poca

Aquí es donde se construyen el Chiron, el Divoy algunos derivados de los mismos. Vehículos que están pensados para la velocidad pero que sin duda deberán adaptarse a este nuevo ritmo impuesto por el panorama mundial al que estamos expuestos. El fabricante seguirá unas recomendaciones de seguridad del gobierno francés y de distintos expertos internacionales. De este modo, solo estarán en la fábrica aquellos empleados a los que no les sea posible seguir realizando el trabajo desde casa. Para todos aquellos que comiencen a frecuentar la planta, que no serán muchos ya que se va a trabajar bajo mínimos, Bugatti les proporcionará mascarillas a la entrada al trabajo. Dicha mascarilla deberá llevarse en todo momento puesta y el lavado de las herramientas cada vez que se usen y una constante higiene de manos también será obligatorio. Además, también se promoverá el respeto por la distancia mínima de 1,5 metros, elemento clave a la hora de no contagiarse, sobre todo en espacios cerrados. Y es que el fabricante se está tomando muy en serio la seguridad a la hora de garantizar que no se produzcan casos en su fábrica ya que obligará también a sus empleados a tomarse la temperatura cada mañana con el fin de descartar posible fiebre o cualquier otro síntoma de la enfermedad.

Por el momento la reapertura es un gran paso para la compañía ya que por lo menos, y gracias a las distintas medidas impuestas, se vuelven a fabricar coches a mano de nuevo, tras mes y medio en el dique seco.

COVID19

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon