Bovet 1822 fabrica estos relojes para el Rolls-Royce Boat Tail
3.000 HORAS DE TRABAJO

Bovet 1822 fabrica estos relojes para el Rolls-Royce Boat Tail

Uno de los detalles de los que hace gala el impresionante Rolls-Royce Boat Tail, el coche más caro del mundo, es este impresionante reloj creado a su imagen y semejanza por la firma suiza Bovet 1822.

Julián Garnacho

Julián Garnacho Twitter

13 de Junio 2021 15:00

Comparte este artículo: 0 0

Absolutamente todo en el coche más caro del mundo va acorde con su estilo y su calidad. Muestra de ello es el impresionante reloj que decora el salpicadero del sublime Rolls-Royce Boat Tail, una verdadera obra de arte de la que la firma de Goodwood solo va a fabricar tres unidades. La primera de ellas fue mostrada hace solo unos días y vendida a sus afortunados dueños, quienes se rumorea que son Jay-Z y Beyonce. Pero son solo rumores. Pero fuera quien fuese, han tenido que entregar un cheque a Rolls-Royce por valor de 23 millones de euros.

En realidad hay que hablar en plural cuando nos referimos a ese singular reloj, porque la exclusiva casa suiza Bovet 1822 ha creado una pareja a la imagen y semejanza del Boat Tail. Uno de ellos para caballero y otro para señora. Ahora bien, ambos han sido ideados para poderse lucir en la parte central de este Rolls-Royce Boat Tail, además de que cuentan con engarces que los convierten en relojes de muñeca, de sobremesa o colgantes.

Tienen una caja de oro blanco

El desarrollo de estos relojes ha supuesto un importante desafío para Bovet 1822, porque tanto los propios relojes como el soporte ideado para el vehículo tuvieron que ser probados y autorizados por la industria automotriz en aspectos como la seguridad, algo que nunca antes había sucedido al respecto.

Pero vamos al meollo del asunto y comenzaremos diciendo que ambos relojes presentan una caja de 44 milímetros fabricada en oro blanco. En el interior de esa caja se esconde un sofisticado mecanismo de tourbillon para contrarrestar las fuerzas gravitatorias que sobrecargan los mecanismos mecánicos de los relojes más tradicionales y así no pierden un ápice de precisión cuando permanecen estáticos. Eso permite que ambos relojes permanezcan en funcionamiento sin necesidad de estar en movimiento.

Estos impresionantes relojes pueden lucirse en la muñeca, pero también formar parte del vehículo e incluso convertirse en relojes de sobremesa o para colgar con una cadena creada a juego.Estos impresionantes relojes pueden lucirse en la muñeca, pero también formar parte del vehículo e incluso convertirse en relojes de sobremesa o para colgar con una cadena creada a juego.

Ambos relojes han sido diseñados teniendo en cuenta la criatura de Goodwood, de forma que sus esferas delanteras van a juego con las chapas de madera Caleidolegno que se encuentran en la parte trasera del Boat Tail y que le aportan ese nexo de unión con el mundo náutico. También su Tourbillon se remata con una diminuta figura del 'espíritu del éxtasis' tallada a mano. Bovet 1822 también ha grabado los nombres de sus afortunados propietarios, que parecen haber sido eliminados sutilmente en estas imágenes.

A imagen y semejanza del Boat Tail

La caja sobre la que se fabrica la pieza de señora se ornamenta con un grabado y relleno en laca de color azul, mientras que en el reverso hay una pintura en miniatura de un bello ramo de flores insertado en una esfera de nácar, sobre el que se superpone una silueta del Boat Tail.

La caja del reloj de caballero es más sencilla, además de que el reverso luce ese mismo perfil del Boat Tail, que decora una esfera con la disposición celestial el día de su fecha de nacimiento.

Claro está, Bovet 1822 también ha ideado un estuche muy especial para poder transportar ambas obras de arte.

Como era de esperar, ni la manufactura suiza, ni la firma británica han desvelado el precio de estos relojes únicos, pero si que confirman que son el resultado de 3.000 horas de artesanal trabajo. Y eso tiene un precio.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon