domingo, 5 febrero 2023

Borgward muere. Y lo hace por segunda vez en su historia

Retrocedamos en el tiempo hasta la segunda mitad del año 2015. En ese preciso momento asistimos al regreso de la legendaria compañía automovilística alemana Borgward después de estar más de medio siglo fuera de juego. Cierto es que por las entrañas de la ‘nueva’ Borgward no corría sangre alemana, más que nada porque esta nueva empresa fue fundada por el fabricante de automóviles chino Beiqi Foton Motor, una empresa perteneciente a BAIC Group. Esta compró los derechos, el nombre y el emblema en 2014 para crear esta nueva marca.

Incluso la ‘nueva’ Borgward tenía ambiciosos planes, entre los que estaban la construcción de una nueva factoría en Bremen, Alemania, pero nunca se materializaron. Y ahora mucho menos, porque Borgward entra en bancarrota.

Cuatro SUV lanzó en China la ‘nueva’ Borgward desde 2015

Borgward BX3 y BX5. Imagen estudio.

La reeditada compañía alemana estuvo vendiendo SUV de gasolina en China. Allí se matricularon sus BX3, BX5, BX6 y BX7, además de que de este último inlcuso llegó a estar disponible una interesante versión eléctrica. Las ventas de Borgward alcanzaron su punto álgido en el año 2019, cuando se entregaron unos 55.000 vehículos hasta caer en picado hasta las 3.600 unidades que se matricularon el año pasado. De 2016 a 2018 el fabricante de automóviles sufrió unas pérdidas por valor de 535 millones de euros y, solo el año pasado, perdió incluso más que esa cantidad.

Era cuestión de tiempo que Borgward se declarara en quiebra y ahora está tratando de obtener la aprobación judicial para vender sus activos restantes y sanear sus cuentas.

Desarrollados en Alemania y fabricados en China

Borgward iBX7. Imagen movimiento.

Borgward Group AG tenía su sede técnica en la ciudad alemana de Stuttgart, pero la fabricación de sus vehículos se realizaba en China. A lo largo de su segunda vida hubo intentos de aumentar la presencia de la marca fuera del país asiático, llegando a Europa entre otros, pero jamás llegó a materializarse esa idea. La pandemia por el COVID-19 fue el golpe final para este frágil fabricante de automóviles, que no pudo resistir el paso del tiempo.

Destacar que en el año 2019 la empresa Beiqi Foton Motor, propietaria de Borgward vendió una participación del 67% de la empresa a Ucar, que es una empresa china de alquiler de vehículos y de transporte compartido. Con ello se recuperaron parte de sus ventas, pero no lo suficiente como para mantener a flote a este problemático fabricante de vehículos.

Cuando arrancó la segunda oportunidad para Borgward allá por 2015, la empresa tenía planeado comercializar 800.000 unidades al año para 2020, cosa que jamás llegó a suceder. Luxemburgo representó su única presencia en Europa, pero pasó sin pena ni gloria.