BMW Serie 2 Active Tourer. Nuevos caminos
DESDE 28.500 EUROS

BMW Serie 2 Active Tourer. Nuevos caminos

La marca alemana explora nuevos terrenos con su primer monovolumen, un modelo pensado para hacer crecer la familia, aunque sea a costa de perder algún rasgo de su histórica identidad.

Javier Montoya

Javier Montoya Twitter

31 de Octubre 2014 14:41

Comparte este artículo: 0 0

Visto que el segmento monovolumen cuenta con muy poca presencia de marcas premium, BMW decidió atacar ese tipo de coches para abrir una nueva vía de negocio. Aunque haya sido a costa de renunciar a ciertos genes que han conformado su historia. Adiós a la tracción trasera como seña de identidad; y adiós a una estética claramente deportiva como se podía apreciar en prácticamente todas sus gamas y modelos, que aunque fueran berlinas o familiares, siempre tenían un toque y un punto picante.

4,34 metros de largo

No es que el BMW Serie 2 Active Tourer tenga una línea brutalmente monovolumen, pero sí es cierto que sus rasgos piensan más en el espacio y su mejor utilización y así abren el abanico de posibles clientes a una serie de conductores que no se habrían planteado apostar por un modelo de la firma bávara como su próximo coche... Y ahora tal vez lo hagan con un modelo que puede haber perdido carácter, pero ha ganado otras cosas. Por ejemplo, la tracción delantera puede no tener el "feeling" BMW, pero sí se nota en un interior que ha ganado habitabilidad.

Los "espantosos" túneles de transmisión que todo usuario de la marca ha padecido en los asientos traseros y que condenaban al ocupante del asiento central a sentarse casi a "horcajadas" dan paso aquí a un espacio mucho más cómodo y diáfano; más y mejor aprovechable atrás. No sobra el espacio en anchura, pero tres personas se pueden acomodar sin problemas.

Modularidad justa

La modularidad, sin ser como en un monovolumen de los conocidos, no está mal, y los asientos se pueden desplazar hacia adelante. El asiento, en configuración 40-20-40 se puede mover, pero no son butacas individuales, como en otros monovolumen y, por tanto, van fijos al suelo. Buen maletero con 468 litros de capacidad mínima que puede llegar a los 1.510. Claro que en esa capacidad está incluido el hueco de la rueda de repuesto -que no tiene-.

En cuanto al equipamiento, en este nuevo modelo BMW ensaya también una nueva política basada en un buen equipamiento de serie -ordenador de viaje, anclajes isofix, llantas de aleación,  climatizador, sensor de lluvia, volante multifunción...- que se puede ampliar con  cuatro niveles de equipamiento (Advantage, Luxury, Sport y M-Sport) por un precio ajustado, frente a la interminable carta de opciones de otros BMW.

218i. Un motor de tres cilindros

Y además de los nuevos caminos que ensaya con el tipo de carrocería o la tracción delantera, este Active Tourer también es pionero por ser el primer modelo de la marca con motor tricilíndrico. Su gama de motores, por ahora se conforma con dos gasolina de 136 y 218 caballos y un diésel de 150. El primero de ellos, la gran novedad, cuenta sólo con tres cilindros, pero ofrece buenas prestaciones y una buena suavidad de marcha; aunque hay pequeños detalles, como el cambio, que merecen una mejora. Pero en general se olvidan prejuicios anteriores sobre este tipo de motores. 

Se pueden elegir con cambio manual de 6 marchas o automático -de 6 marchas en el 218i y de 8 velocidadaes en el 218d.- y todos ellos garantizan buenas prestaciones y unas cifras de consumo muy ajustadas, ayudadas por la tecnología Efficient Dynamics con dispositivos como recuperación de la energía de frenado, dirección asistida electromecánica, función Auto Start Stop, indicador de cambio de marchas...

Una gran dinámica

Falta por hablar de qué ocurre en un BMW cuyo eje de tracción es el delantero. Durante la rueda de prensa, nos comentaron que la intención de los ingenieros de la marca era crear un modelo que fuera tracción delantera pero que recordara los genes de un tracción trasera. En realidad, con tantas ayudas electrónicas como incorporan los coches actuales, las diferencias entre tracción y propulsión casi han desaparecido. El Serie 2 Active Tourer es agradable y cómodo, pero ese punto deportivo que pretendían transmitir no lo encontramos en un modelo con mayor altura al suelo y unas suspensiones más enfocadas al confort.

Pero este BMW se abre a un tipo de público que hasta ahora no pensaba en la marca como posible opción de compra; y tal vez ahí esté su atractivo.

Artículos recomendados

Sigue Motor16
Salon