miércoles, 5 octubre 2022

BMW electrifica los motores diésel de su Serie 7

Desde hace ya bastante tiempo, la firma bávara está trabajando en la próxima generación de su buque insignia, el BMW Serie 7. Pero eso no quiere decir que hayan dejado olvidado el actual. Ni mucho menos.

Y es que ahora para esta sensacional berlina de representación han preparado diferentes mejoras mecánicas, las cuales afectan a sus eficientes propulsores diésel, todos ellos de tres litros y seis cilindros en línea. Y es que ahora este corazón añade la tecnología híbrida suave de 48 voltios, de forma que los que se vendan en España van a conseguir la etiqueta ECO de la DGT.

Más potencia para 730d y 740d

Como viene siendo habitual en todos los vehículos que adquieren esta tecnología, el BMW Serie 7 suma una pequeña batería de iones de litio, así como un motor de arranque, el cual funciona como generador de corriente y que le inyecta una energía de 8 kW, unos 11 CV adicionales. Según la casa alemana, la llegada de esta tecnología permite ahorrar entre 0,4 y 0,6 l/100 km de carburante.

Los 48 voltios llegan así a los BMW 730d y 730d xDrive (tanto con carrocería normal como en su versión alargada con 5,12 y 5,26 metros respectivamente), una versión que ahora pasa de 265 a 286 CV de potencia, al igual que su par motor escala 30 Nm para alcanzar los 650 Nm. Gracias a ello sus prestaciones se mejoran, porque demandan 5,9 segundos (5,6 los xDrive) para acelerar de 0 a 100 km/h.

Si damos el salto a los BMW 740d xDrive, ahora estos suman 20 CV adicionales, llegando a los 340 CV, mientras que el par motor también suma 20 Nm hasta alcanzar los 700 Nm, disponibles entre 1.750 y 2.250 rpm. Gracias a ello, esta versión apenas demanda 5,0 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h (todos, incluidos los 730d, tienen una velocidad máxima limitada a 250 km/h), dos décimas más rápido que antes.

¿Y para el 750d?

Sobre el que BMW no se ha pronunciado es sobre el corazón que utilizan los BMW 750d, que también nace sobre la base de este mismo motor de tres litros y seis cilindros, pero equipado con cuatro turbocompresores para alcanzar así los 400 CV de potencia. Probablemente este no sume esta tecnología de 48 voltios, pero nada se sabe por el momento.

Por si todo esto no fuera suficiente, BMW ha querido incrementar su eficiencia equipando un nuevo sistema de filtración de gases de escape con un nuevo catalizador especial entre otros detalles que minimizan las emisiones de CO2 y NOx.