sábado, 13 agosto 2022

Audi reutiliza motores eléctricos para convertir un molino de viento en un generador de electricidad

La firma de automóviles Audi ha transformado un molino de viento mallorquín en desuso en un generador de electricidad capaz de suministrar una potencia de hasta 15 kilovatios (kW) utilizando motores recuperados del Audi e-tron.

En un comunicado, la compañía ha apuntado que esta acción se enmarca en el proyecto (M)icrogrid, que busca demostrar que tecnología e innovación son el camino para avanzar hacia una movilidad más sostenible.

Para ello, se recurre a motores de segunda vida reacondicionados procedentes de los vehículos eléctricos de la flota interna de Audi. Acoplado al mecanismo del molino mediante los componentes necesarios y convenientemente adaptado para trabajar en el rango adecuado, las aspas impulsadas por el viento hacen girar el motor eléctrico, que transforma la energía mecánica en energía eléctrica, la cual es utilizada para autoconsumo, y el remanente se vuelca directamente en la red.

Además, el proyecto ha sido realizado bajo la dirección técnica de Francisco Trigueros, ingeniero español de desarrollo técnico en el área de innovación de Audi, mientras que el molino elegido para este proyecto es uno de los más de 600 molinos harineros y de viento de Palma de Mallorca, conocido con el sobrenombre de ‘Son España’.

Audi da una segunda vida a los componentes

Por otro lado, Audi ha asegurado que, una vez en marcha el proyecto, va a estudiar el comportamiento del sistema y su funcionamiento en distintas condiciones de uso, para definir futuros modelos de cooperación y de ampliación.

Para la responsable de Gestión de la Innovación I+D en Audi, Julia Sendtner, este proyecto muestra el potencial de reutilizar componentes de segunda vida, ya que incluso después de que el motor eléctrico haya cumplido su propósito en el Audi e-tron, proporciona energía a otros modelos eléctricos con el fin de “impulsar aún más la movilidad sostenible”.

Por su parte, el vicepresidente y conseller de Transición Energética, Sectores Productivos y Memoria Democrática del Gobierno balear, Juan Pedro Yllanes, ha afirmado que el proyecto es un ejemplo que conjuga transición energética, economía circular y restauración del patrimonio.