Audi Q3. Solo comparte el nombre con su antecesor
DESDE 35.000 EUROS

Audi Q3. Solo comparte el nombre con su antecesor

Hace justo dos meses que tuvimos la ocasión de conocer en vivo este nuevo Audi Q3, un crossover que la firma de los cuatro aros desarrollaba desde una hoja en blanco y que es completamente nuevo. Es más, tanto cambia con su antecesor que se va a fabricar en Gyror, Hungría, y no en Martorell.

Julián Garnacho

Julián Garnacho Twitter

25 de Septiembre 2018 00:00

Comparte este artículo: 40 7

Pues precisamente ahora ya lo hemos podido conducir por carreteras del Sudtirol, concretamente entre las fronteras de Italia, Austria y Alemania. Reviradas carreteras con inconfundibles formaciones rocosas como son los Dolomitas, temidas por los ciclistas profesionales cuando se deben enfrentan a semejantes desniveles en las etapas reina del Giro de Italia, pero amadas a partes iguales por los aficionados al cicloturismo.

Al igual que cuando lo vimos por vez primera en una recóndita nave a las afueras de Ingolstadt, este nuevo Audi Q3 sorprende a todos por su diseño exterior, que poco tiene que ver con los ya conocidos Q2 y Q5. Y mucho menos con su antecesor. En este apartado Audi se ha esforzado para diferenciarlo de sus hermanos y le ha querido dar cierto toque Audi Q8. Detalles como la parrilla Sigleframe, los marcados pasos de rueda (al mirar por los retrovisores nos da la sensación visual de que conducimos un RS) o los delgados faros y pilotos, siempre equipados con tecnología LED (opcionales son los sofisticados Matrix LED que suman intermitentes dinámicos, pero sólo atrás), le aportan un toque muy personal a este crossover que ha crecido en tamaño frente a su antecesor, pues su carrocería se estira 97 milímetros hasta alcanzar los 4,48 metros de largo (4,66 metros mide un Audi Q5) También es más ancho y más bajo que antes (18 y 5 milímetros respectivamente).

Su diseño exterior se asemeja al del buque insignia de la familia Q. Audi ha estirado su carrocería casi 10 centímetros, lo que se traduce en una mayor habitabilidad interior. Toda la iluminación exterior es LED y hay hasta llantas de 20 pulgadas, paqute S line...Su diseño exterior se asemeja al del buque insignia de la familia Q. Audi ha estirado su carrocería casi 10 centímetros, lo que se traduce en una mayor habitabilidad interior. Toda la iluminación exterior es LED y hay hasta llantas de 20 pulgadas, paqute S line...

La personalización, Audi la ha cuidado al máximo en esta nueva generación (11 colores, tres líneas de acabado, llantas de 17 a 20 pulgadas...), por lo que cada cliente podrá darle su toque personal.

Mucho más espacioso que antes

Si su exterior nada tiene que ver con el anterior Q3, su interior sigue ese mismo camino por la innovación. La adopción de la pantalla Audi virtual cockpit de 10,25 pulgadas (en opción hay otra de 12,3 pulgadas con gráficos mucho más avanzados) y la llegada de sistemas de infoentretenimiento de sus hermanos mayores con pantallas de 8,8 o 10,1 pulgadas dependiendo del sistema MMI elegido por el cliente, le aportan un toque sofisticado a su habitáculo. Ahora bien, su diseño está tan enfocado hacia el conductor, que el acompañante se sentirá relegado a un segundo plano, pues actuar sobre su pantalla táctil le obliga a tener un posición forzada.

La calidad interior es muy elevada y sus sistemas de infoentretenimiento los hereda de sus hermanos mayores. De serie la pantalla central es de 8,8 pulgadas, pero esta de 10,1 es opcional. Quizá está demasiado orientada al conductor, por lo que su ergonomía es muy buena.La calidad interior es muy elevada y sus sistemas de infoentretenimiento los hereda de sus hermanos mayores. De serie la pantalla central es de 8,8 pulgadas, pero esta de 10,1 es opcional. Quizá está demasiado orientada al conductor, por lo que su ergonomía es muy buena.

Ahora bien, es cierto que esto se traduce en un puesto de conducción muy bien concebido, con todo al alcance de la mano y multitud de huecos para dejar objetos, algo que viene bien si tenemos en cuenta el pequeño tamaño de su guantera.

Dentro el apartado de la personalización también juega un gran papel fundamental al ofrecer diferentes tapizados, molduras decorativas, iluminación ambiental, sistema de sonido Bang & Olufsen con 15 altavoces y 680 vatios de potencia... Para darle aún mas colorido, Audi ofrece inserciones en las puertas y el salpicadero en tejido Alcántara, del que ponemos en duda su durabilidad con el paso del tiempo, pues se encuentran en zonas 'comprometidas'. Si eso te preocupa, apuesta por el cuero, que también esta disponible.

Los 97 milímetros de longitud se traducen en un interior mucho más espacioso que antes, ayudado también por la llegada de la archiconocida plataforma MQB, que ayuda a incrementar considerablemente su distancia entre ejes, ya que ha pasado de 2.603 a 2.680 milímetros. Delante no hay estrecheces y detrás hay mucho espacio para las piernas, tanto que Audi se animó a colocar una práctica banqueta deslizable. Son dos piezas 60:40 que pueden regularse hasta 150 milímetros de forma independiente, y que además de permitirnos jugar con este espacio, permite que su maletero oscile entre 530 y 675 litros, lo que son mínimo 70 litros más que antes (el de un Q5 tiene 550). Y si abatimos los respaldos, llega a 1.525 litros. Ahora bien, si adelantamos esos asientos o inclinamos sus respaldos, divididos en partes 40:20:40, su maletero no queda oculto del todo, pues la bandeja rígida no llega a tocar con los respaldos. Ahora bien, si la quitas, estas se puede guardar bajo el piso del maletero.

Para acceder a ese maletero, Audi ofrece un portón trasero de apertura y cierre eléctrico, además de sistema 'manos libres'.

En cuanto a esas plazas traseras, nos hubiera gustado que tuvieran una central más utilizable, pues el asiento no es cómodo, el apoyacodos incomoda en nuestra espalda y el túnel central el voluminoso. Además, el asiento en conjunto no es muy ancho, pues se han recortado sus laterales para colocar huecos para dejar pequeños objetos.

Entre 150 y 230 CV de potencia

Tuvimos ocasión de conducir dos de las cinco versiones que inicialmente llegarán del Audi Q3, pues en gasolina estará disponible en 35 TFSI, 40 TFSI, 45 TFSI con potencias de 150, 190 y 230 CV, mientras que en diésel aparecerán los 35 TDI y 40 TDI con 140 y 190 CV respectivamente.

Comenzamos con el 45 TFSI, cuyo dos litros es ya utilizado por la firma de los cuatro aros. Presume de prestaciones, ya que puede alcanzar 233 km/h de punta y acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 6,3 segundos. Y la verdad es que corre más que suficiente, ayudado por su sensacional cambio S tronic de 7 velocidades, obligatorio junto a la tracción quattro en esta versión. La plataforma MQB le confiere una buena dinámica de marcha, como viene siendo habitual en todos los modelos del grupo que nacen desde ella, pero también cabe decir que estas unidades contaban con suspensiones adaptativas y con Audi drive select, un selector de modos, entre los que encontramos, además de los conocidos Dynamic, Efficiency o Comfort, un programa off-road por si nos animamos a abandonar el asfalto.

Todo ello le permite pasar de un talante deportivo a un cómodo SUV con el que viajar sin que los kilómetros pesen, además beneficiándonos de un ajustado consumo, pues aún con semejantes niveles de potencia es sencillo conseguir medias que rondan los 7,0 l/100 km (sus consumos homologados y emisiones todavía no han sido facilitados por Audi). A esto contribuyen sistemas como la función 'inercia', que engrana punto muerto al dejar de acelerar y que ahora también se activa en modo Comfort, pues antes sólo estaba disponible en Efficiency.

Inicialmente este Audi Q3 estará disponible con motores TFSI de 150, 190 y 230 CV de potencia, mientras que en diésel sólo se ofrecerá la versión de 150 CV. Más adelante llegarán nuevas opciones mecánicas y combinaciones de propulsor-transmisión-tracción. Incluso habrá un RS Q3.Inicialmente este Audi Q3 estará disponible con motores TFSI de 150, 190 y 230 CV de potencia, mientras que en diésel sólo se ofrecerá la versión de 150 CV. Más adelante llegarán nuevas opciones mecánicas y combinaciones de propulsor-transmisión-tracción. Incluso habrá un RS Q3.

Quienes valoren la eficiencia y la economía de uso, el 35 TDI puede ser su versión ideal. Estas recurren al conocido 2.0 TDI con 150 CV de potencia, gracias a lo cual son capaces de alcanzar 211 km/h de punta y de acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 9,3 segundos. Estas unidades sumaban también la tracción quattro, pero se decantaban por una transmisión manual de 6 velocidades, en la que 'choca' la longitud de la palanca, impropia de un modelo del fabricante de los cuatro aros, además de por un pomo de ergonomía mejorable. Ahora bien, su tacto es magnífico y si no eres frecuente visitante de atascos o de grandes ciudades, no es mala alternativa al S tronic.

No es tan silencioso como el TFSI, pero su rumorosidad no molesta en su habitáculo, además de que los consumos obtenidos son bastante ajustados. Y como el TFSI también contaba con suspensiones adaptativas y selector de modos, por lo que su dinámica nada tiene que envidiar a la de cualquier compacto del mercado. Además todos los Q3 se decantan por una suspensión trasera multibrazo y no por la barra de torsión que emplean las versiones descafeinadas de los modelos menos potente del grupo Volkswagen.

Al igual que hereda de sus hermanos mayores los sofisticados sistemas de infoentretenimiento, de ellos pide prestado sus avanzados sistemas de ayuda a la conducción, pues estos nuevos Audi Q3 podrán contar con todo lo que imagines para incrementar la seguridad activa.

Solo decir que se vana poner a la venta el próximo mes de noviembre y que tiene un precio de partida de 33.500 euros en Alemania. Ahora bien, en España solo se ha confirmado que su precio de lanzamiento podría rondar los 35.000 euros. Y eso son 6.290 euros menos que la versión más asequible de su hermano mayor, al que este nuevo Q3 le va a poner las cosas muy complicadas.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16