viernes, 30 septiembre 2022

Audi. Cuando el sonido pasa al primer plano

Cada español se pasa, de media, 9 horas y media en el coche por semana, es decir, más de una jornada laboral a la semana metidos dentro de nuestro coche.

Sabiendo esto, es normal que Audi se esté tomando las cosas muy en serio en materia de sonido con sus coches.Y no solo hablamos del sistema de audio, que también, sino de todo tipo de sonidos o ruidos que emita o que no deba emitir el coche.

Motor16

¿Qué es el fondo sonoro de un coche?

Para entender un poco lo que nos quiere decir Audi con esto, analicemos primero qué es el fondo sonoro de un coche. Fondo sonoro es todo aquello que percibimos a bordo de él, constantes ruidos y sonidos que nos rodean y que nos crean una atmosfera que nos conecta con lo que estamos haciendo. Así, el sonido del motor, de los neumáticos o incluso del viento contra la carrocería, componen, entre otros, este fondo sonoro automovilístico. En él también encontraríamos los distintos pitidos del coche: por no ponernos el cinturón, por que nos estemos quedando sin gasolina, etc. como también los clics de los botones o el zumbido de las ventanillas al subirse o bajarse.

Pero no se crean que todo suena como suena por que sí. Tras cada uno de los sonidos de los Audi, hay un equipo que ha analizado e intentado corregir o mejorar todos ellos. Por ejemplo, lo ideal es que los sonidos de señalización, como los intermitentes, transmitan los mensajes de forma discreta. Los botones, ruedas o interruptores del coche deben emitir sonidos suaves pero nítidos, que sepamos y escuchemos que lo hemos accionado. Por el contrario, los sonidos de advertencia intrusivos sólo deben activarse cuando sea necesario captar la atención del conductor de manera veloz.

Los cazadores de ruidos

Ahora bien, todos estos sonidos están estudiados precisamente para que hagan un ruido concreto, pero, ¿qué pasa con los que no queremos que aparezcan? Para abordar este tema, Audi tiene un equipo completo de expertos en diversas áreas, llamado Rustle and Rumble (Crujidos y Traqueteos), que trabaja a conciencia para probar y evaluar las distintas partes de cada nuevo modelo de Audi, en busca de esos ruidos que no queremos escuchar.

Para ello, el equipo trabaja tanto en pistas y carretera como en los modernos aparatos de hidropulsión. Se trata de un banco de pruebas servohidráulico con cuatro niveles.Este hace vibrar el vehículo, ya que los ruidos molestos, como traqueteos o crujidos del habitáculo, se provocan mediante vibraciones de hasta 50 hercios. Además, no se prueba únicamente de manera conjunta el coche, se realizan pruebas a los componentes individuales o de todo el chasis.

Motor16

Y es que, desde que se inventaron, los coches siempre han luchado por insonorizarse y aislarse más y más, puesto que un habitáculo silencioso suele ser sinónimo de calidad y confort. Sin embargo, con la llegada de los coches eléctricos, esto cobra un nuevo sentido, pues al carecer de un motor de combustión haciendo ruido y ensordeciendo otros muchos sonidos del coche, los eléctricos tienen que lidiar con intentar compensar este silencio, de manera que no se escuchen nuevos ruidos que hasta ahora pasaban desapercibidos. Hablamos desde el sonido de los neumáticos contra el pavimiento hasta la aeroacústica, que es el ruido del viento contra la carrocería.

Para ello, Audi utiliza material aislante textil y microfibra para absorber el ruido en los revestimientos de los pasos de rueda. Además, las superficies como el suelo, de donde provienen muchas vibraciones y ruidos, se recubre con un material especial, haciendo que la chapa metálica vibre menos. Y no solo así se dan por satisfechos, los propios motores eléctricos están encerrados en cápsulas que reducen el ruido, mientras que el revestimiento de los bajos está diseñado para que el sonido sea absorbido mejor.

Y si las vibraciones han de atajarse de manera fulgurante, no es menos importante la aeroacústica. Cuando el coche circula a más de 85 km/h, el ruido del viento se acentúa. Sin embargo, en el caso del SUV e-tron, por ejemplo, apenas penetra este ruido en el interior, pues las juntas de las puertas, los retrovisores y los vierteaguas han sido diseñados de manera extremadamente refinada.

Así que está claro que la compañía se toma muy en serio el hecho de evitar sonidos no deseados, pero no solo se puede conseguir mediante la fabricación, también a través de la tecnología, de la mano, por ejemplo, del sistema de Cancelación Activa de Ruido. El sistema se basa en unos micrófonos que están integrados en el revestimiento del techo y miden el nivel de ruido en el interior. Un dispositivo de control invierte las ondas molestas y emite otras neutralizadoras a través de los subwoofers.

El sonido 3D

Pero dejemos de lado los sonidos y ruidos que no queremos, para centrarnos en los que sí queremos escuchar. Y es que, para muchos usuarios, el coche es el medio en el que escuchan la mayor parte de la música de la que disfrutan al día. Es por esto que, para Audi, crear un habitáculo que sea fiel a lo que el artista musical crea, es un aliciente en cada nuevo modelo. Para ello ofrece su sistema de audio 3D, que refleja el sonido en las tres dimensiones de un espacio.

Motor16

Pero vayámonos al principio para entender cómo funciona. Cuando se inventó la grabación de audio, el sonido se reproducía por un solo altavoz. Más tarde, en los años 60, se estableció el sonido estéreo, que se grababa mediante dos micrófonos situados en posiciones distintas y que se emitía a través de dos altavoces: izquierdo y derecho. Esta sensación de sonido espacial recibe el término 1-D.

El 2-D por su parte, hace referencia al sonido envolvente, una tecnología multicanal que se empezó a extender a partir del cambio de milenio. La música procede de un subwoofer y de varios altavoces delanteros, traseros y laterales. Según el número de altavoces, se distingue entre sonido estándar 5.1 o el 8.1.

Pues bien, para lograr el mencionado sonido 3D, necesitamos una fuente de sonido adicional que no esté al mismo nivel, es decir, que la altura entre en juego.En 2016, la segunda generación del Audi Q7 ya ofrecía sistemas de sonido Bang & Olufsen con sonido 3D. Para ello se utilizan varios altavoces adicionales que se integran en el pilar A, así como en el revestimiento del techo. El habitáculo se convierte así en un gran escenario, donde la música creada por el artista se reproduce tal y como se grabó en el estudio.

Audi y Sonos: nueva asociación

De esta manera, Audi nos demuestra que se toma el sonido con la vital importancia que tiene en nuestro día a día, mejorando y avanzando cada día para ofrecer al usuario una experiencia de conducción inmersiva, total y confortable. Tanto es así, que se ha asociado recientemente con Sonos, para que el equipo de sonido de su nuevo Q4 e-tron lleve su firma. Esto se debe a que, a pesar de que Bang & Olufsen y su brillante patrón de sonido, se ajustan perfectamente a las exigencias de los modelos de la clase media y de gran tamaño, Sonos cuenta con un sonido con muchos más graves, lo que atrae a otro perfil de cliente, especialmente a un grupo objetivo más joven; por lo que el Q4 e-tron, que supone el modelo de entrada a los eléctricos de Audi, es el coche perfecto para comenzar esta nueva andadura entre las dos compañías.