domingo, 3 julio 2022

El asistente de visión nocturna te puede librar de un buen accidente

El asistente de visión nocturna te puede librar de un buen accidente. Aunque conducir con prudencia y prestar la atención necesaria a la vía por la que conduces sigue siendo responsabilidad única y exclusiva del conductor, este tipo de asistentes a la conducción te ayudan a librarte de un aparatoso accidente.

Para mantener el total control del vehículo en los desplazamientos nocturnos, el asistente de visión nocturna mejora de sobremanera la percepción en la oscuridad. En condiciones de visibilidad difíciles te ayuda y te muestra el entorno de la calzada. Se activa automáticamente en la oscuridad cuando está encendida la luz de cruce o si el interruptor de las luces se encuentra en automático.

Por ejemplo, en el nuevo Audi A8 el sistema asiste en los desplazamientos nocturnos mostrando una imagen térmica de infrarrojos del entorno de la calzada. Todo lo situado delante del vehículo aparece en la pantalla del Audi virtual cockpit. Las personas y los animales salvajes de mayor tamaño se muestran marcados con una alerta en amarillo. Si se detecta una posible situación de peligro, se cambia el marcado a color rojo. También aparece un triángulo de precaución en la pantalla y se activa un aviso de alarma sonora en caso de peligro.

Otro ejemplo claro es el asistente de visión nocturna que trae el nuevo Opel Grandland. El nuevo modelo germano se ha puesto al día con la incorporación de tecnologías y sistemas de asistencia a la conducción. Estos asistentes permiten mejorar el confort y aumentar la seguridad de todos los ocupantes.

Dentro de estas tecnologías que incorpora el buque insignia de los SUV de Opel, destaca el sistema de Visión Nocturna. Al igual que la iluminación matricial Intelli-Lux LED Pixel, ayuda a los conductores a detectar a las personas y animales incluso antes de ser percibidos por la vista.

Este asistente de visión nocturna viene perfectamente integrado en el nuevo frontal del Opel Grandland y cuenta con una cámara de infrarrojos que hace que la conducción de noche sea más segura. Detecta a personas y animales hasta 100 metros por delante del vehículo en el sentido de la marcha gracias a la diferencia de temperatura con el entorno que les rodea. Cuando la cámara detecta un peatón, un ciclista o un animal cerca de la carretera, se muestra su posición en el cuadro de instrumentos.