jueves, 18 agosto 2022

Conducimos el Opel Astra Sports Tourer. Para familias dinámicas


Opel es una de las marcas que, históricamente, ha tratado más y mejor las carrocerías familiares en sus modelos. Desde aquel Olimpia Rekord Caravan de 1953 hasta hoy. Incluso, la familia del Astra –antes Kadett- lleva desde 1963 con variantes de carrocería familiar. Y con la llegada de la firma alemana al Grupo Stellantis, eso no ha cambiado. En la nueva generación del Opel Astra, el familiar Sports Tourer va a tener un gran peso específico.

Porque el nuevo familiar de Opel es capaz de condensar en una carrocería compacta –crece en el voladizo trasero para ofrecer mayor capacidad de carga y también la batalla más de cinco centímetros para ofrecer una mayor amplitud y espacio para los ocupantes traseros- todas las virtudes de versatilidad y espacio que siempre han caracterizado a sus modelos familiares. Además esa carrocería ofrece un estilo deportivo gracias a su baja altura y a su presencia sobre el asfalto.

Esos son los cambios más visibles, porque del pilar C hacia adelante, el coche es igual que el Astra de cinco puertas. Y en la parte trasera es donde se aprecia un estilo diferente, sobre todo por el nuevo diseño de los faros traseros y el nuevo portón, más bajo para acceder mejor a un maletero enorme.

El Opel Astra Sports Tourer brilla por capacidad y versatilidad

Esa es una de las virtudes históricas de los familiares de Opel. Y aquí no iba a ser menos. Con 597 litros de capacidad -516 el híbrido-, el cofre del Opel Astra Sports Tourer se puede ampliar hasta los 1.634 si abatimos asientos -1.553 en el caso de las variantes híbridas debido a que bajo el maletero está la batería-, incluso podemos meter objetos de 1,85 metros de altura. Y ese maletero, además se puede modular pues cuenta con dos alturas.

Múltiples opciones para que tanto pasajeros como equipaje encuentren el acomodo perfecto en el nuevo familiar de Opel. La comodidad y el confort siguen brillando a gran altura gracias, por ejemplo, a los ejemplares asientos habituales de Opel, certificados por AGR, el organismo alemán que vigila que tengan una configuración ideal para evitar problemas de espalda.

Pero más allá de la versatilidad del Opel Astra Sports Tourer en su configuración de carrocería o espacio, también el modelo alemán es versátil por las posibilidades que ofrece mecánicamente. Desarrollado sobre la plataforma multienergía CMF-P del Grupo Stellantis, el nuevo Astra apuesta por una gama donde la electrificación tiene –y tendrá aún más en unos meses- un gran peso específico.

Diésel, gasolina, PHEV y pronto un eléctrico en la gama del Opel Astra Sports Tourer

Pero en la que no se olvidan versiones clásicas, con motores de combustión, tanto en gasolina como en diesel. Así, en gasolina dispone de un motor de 1.2 tricilíndrico con dos niveles de potencia -110 y 130 caballos-. En diesel solo hay una alternativa, con el motor 1.5 de 130 caballos de potencia. El cambio es manual de seis velocidades y además, las dos versiones de 130 caballos, tanto diesel como gasolina pueden optar por el automático de convertidor de par y ocho relaciones.

La parte electrificada de la familia, viene, por el momento de la versión híbrida enchufable, que combina un motor de gasolina de 1.6 litros con uno eléctrico y una caja de cambios de ocho velocidades. Esta varíante suma una potencia conjunta de 180 caballos. Y lo mejor, con un consumo de combustible de entre 1,1 y 1,2 litros cada cien kilómetros. Además los 60 kilómetros que es capaz de recorrer en modo totalmente eléctrico –o los 72 en ciclo urbano- permiten que el uso diario esté prácticamente garantizado para un altísimo porcentaje de usuarios.

Y además, sin renunciar a unas prestaciones muy respetables, como los 7,7 segundos que tarda en acelerar de 0 a 100 km/h o los 225 kilómetros por hora de velocidad máxima que alcanza.

Este es el primer paso de la electrificación, porque más adelante llegará otra versión híbrida enchufable con mayor podería gracias a sus 225 caballos. Y en 2023 todavía un paso más allá con una variante totalmente eléctrica con el motor de 100 kW que hemos visto en modelos de Stellantis como el Peugeot 208, el Opel Corsa o el Citroën C4. Serán 136 caballos la potencia disponible y más de 300 kilómetros la autonomía media que ofrecerá.

A todo esto el nuevo familiar del Opel Astra sumará elementos tecnológicos habituales en la marca. El eslogan que hizo famoso a Opel –‘Tecnología alemana a su alcance’- sigue teniendo sentido. El Astra Sports Tourer cuenta con iluminación matricial Intelli-Lux LED Pixel adaptativa, así como con sistemas de asistencia a la conducción como cámara multifunción en el parabrisas, sistema Intelli-Drive 1.0, Intelli-HUD head-up display, entre otros.

Opel Astra Sports Tourer (2021)

En la toma de contacto, en Alemania, en la sede de la marca en Russelsheim, tenemos a nuestra disposición toda la gama con la que el modelo alemán va a llegar al mercado. Lo primero que llama la atención es la inmediatez con la que nos acostumbramos al interior del coche. Pura racionalidad, en pocos kilómetros parece nuestro coche de toda la vida.

La doble pantalla central es clara y ofrece toda la información de una forma accesible y muy visual. Además se puede configurar con diferentes widgets para que el conductor disponga de la información que más usa. Y la mezcla de pantalla con botones físicos es de agradecer.

El Opel Astra Sports Tourer PHEV combina lo mejor de dos mundos

El primero que probamos es el PHEV, con el que esa doble filosofía de eléctrico y combustión es perfecta. Al arrancar, en ciudad se desliza como un eléctrico, en silencio y con total suavidad. Y en carretera o autovía podemos optar por esa movilidad 0 o por buscarle el jugo. Ahí el motor de combustión brilla y mucho más cuando le exigimos y gasolina y electricidad se ponen a trabajar a la vez.

Entonces vemos los 180 caballos, con adelantamientos rápidos y precisos. La dirección es perfecta, los frenos notables y la comodidad de alto nivel, con un compromiso de suspensiones que no penaliza el confort pero mantiene un tacto duro que se agradece.

Nos toca el diesel en segundo lugar y aunque el motor es una delicia, ese salto de la suavidad y delicadeza de la conducción eléctrica, al ligero traqueteo de este de gasóleo se nota. Pero a cambio, debería ser el elegido, por eficiencia y rendimiento, por todos aquellos que vayan a viajar de manera habitual y no tengan la necesidad de entrar cada día al centro de las ciudades. El cambio automático que equipa es magnífico y este Astra Sports Tourer se convierte en un rodador como los de antes.

Y el remate viene con la versión de gasolina 1.2 de 130 caballos y cambio automático. Por agrado están en el centro entre la exquisitez del PHEV y el diesel. A pesar de su carácter tricilíndrico, solo en muy contados momentos se aprecia ese funcionamiento ‘impar’ del motor. Es un equilibrio también por prestaciones y eficiencia. Y por rendimiento, porque los 130 caballos son más que suficientes para mover con alegría el coche.

El nuevo Opel Astra Sports Tourer está listo para empezar a escribir una nueva página en la ya larga historia de los familiares compactos de Opel. Una página nueva, marcada por la electrificación, pero en la que no se van a echar de menos ninguna de las virtudes clásicas que han ido forjando a lo largo de estos años los modelos familiares de la marca alemana.